ESCENARIOS

         
         
         
         
         
       
         
 

El Templo de los Gemelos (双児宮 – SouJiKyuu / Sōjikyū, Géminis)

GÉMINIS / GÉMEOS / GEMEAUX / GEMELLI: Es la tercera de las doce casas casas del Santuario de Atenea, morada de Saga, Gold Saint de Géminis. La casa es bastante más pequeña que las dos precedentes, de hecho es una de las casas más pequeñas, su forma también varía notablemente, aunque está estructurada también con tres alas, esta vez la central, donde se encuentra la entrada, está retrasada con respecto a las otras dos, siendo la entrada más sombría de todas

Las dos alas laterales se sostienen sobre columnas enlazadas con paredes de mármol sobre las cuales están esculpidas las figuras de dos niños gemelos provistos de alas, el del lado derecho representa la mitad buena y lleva una lira en la mano, mientras que el del lado izquierdo representa la mitad malvada, con una serpiente alrededor de su brazo. Las imágenes de los dos niños gemelos y alados de las dos fachadas del templo se encuentran también sobre la entrada del templo. No hay aparentemente correlación con algún monumento.

Estructuralmente esta casa es similar a la de Tauro, pero la estancia central está precedida de numerosos corredores, la ilusión de Saga la convierte en un inmenso y profundo laberinto de pasillos y columnas interminables.


Fanarts de Andrea Silva, alias Thereallycapricorn (Italia)

Una posible inspiración arquitectónica para el templo de Géminis sea el Altar de Zeus situado en Pergamo, construcción colosal alzada sobre un podio, un monumento religioso emblemático de la época helenística, construido originalmente en la acrópolis de Pérgamo (pequeña ciudad del Asia Menor), que fue edificado hacia el año 160 A.C. bajo el reinado de Eumenes II (197-159 a. C.). Sus frisos monumentales, que representan una Gigantomaquia y la historia de Telefo, son una de las obras maestras de la escultura griega antigua y representan la culminación del "barroco helenístico" (además el estilo escultural influenciará en parte al autor de los altorrelieves del Arco de Triunfo de Paris).

En la época clásica se levantaban templos dedicados a los grandes dioses o a los dioses locales de cada ciudad y delante de ellos se colocaban los altares para los sacrificios; los altares eran construcciones de poca importancia. Más tarde, durante el período helenístico, fueron construidos grandes altares monumentales, dedicados a una deidad, por lo común a Zeus.

Tiene una estructura casi cuadrada de 38 x 36 metros de lado, constituida por una gran escalinata que rodea una plataforma sobre la que se dispone el altar o ara propiamente dicha; a este cuerpo central se unen dos brazos o antepechos que avanzan hacia el frente y encuadran el altar.

Los fragmentos hallados del templo dedicado a Zeus fueron trasladados a Berlín a partir de 1879, ciudad donde se inauguró el Museo de Pérgamo (Pergamonmuseum) en 1930 que exhibe su reconstrucción.

Uno de los aspectos más relevantes de este edificio lo constituye la decoración escultórica de los frisos del podium, medios relieves que son ejemplo de expresividad, movimiento y detallada narrativa.

Las paredes del altar tienen más de 100 esculturas en relieves que representan la lucha de los dioses contra los gigantes (aunque en realidad es un símbolo de los enfrentamientos entre los griegos y los bárbaros, asignando al propio rey de Pérgamo el papel del dios vencedor y Atenea la diosa protectora).

En esta narración de la Gigantomaquia se ve representado el triunfo de Zeus y de Atenea frente a sus enemigos los gigantes. Los dioses derrotan de forma contundente a los gigantes en diferentes combates singulares. Los personajes desnudos ostentan una anatomía musculosa y voluminosa. Los vestidos parece que se muevan por un fuerte viento.

En la parte oriental puede verse a Artemisa, la diosa de la caza pisando el cuerpo de un gigante muerto al mismo tiempo que su perro muerde mortalmente en la nuca a otro gigante que se resiste y lucha contra el canino vaciándole con su garra un ojo. Otra escena representa a Zeus acompañado por un águila, luchando contra tres gigantes. En la cara norte de la escalinata los dioses empujan a los gigantes escaleras arriba hasta arrinconarlos. Aparecen las divinidades del mar, como Océano y Anfitrite con su hijo Tritón. Las figuras presentan sus atuendos mojados que se pegan a los cuerpos; incluso puede verse a Nereo con escamas en la cabeza y con aletas.

El más célebre detalle de este monumento es Atenea, cuya cara está muy escamotada, agarra por los pelos a uno de los hijos de Gaia que asiste impotente a la escena. Este altar y su decoración parecen apropiados para el caso de Saga y sus relaciones con los dioses, sabiendo que Atenea lo ha perdonado.

También hay un cierto parecido con el Erechteion de la acrópolis de Atenas.

El Erechteion es un templo que fue erigido en el 2º período de la acrópolis por un arquitecto desconocido. Dispone de 2 pequeñas construcciones anexas en cada lado, el de la derecha es un pequeño santuario o logia llamado las Caryatides (nombre de las 5 columnas en forma de mujeres del pórtico) la de la izquierda es un poco diferente, lo que hace al templo globalmente asimétrico (contrariamente al templo del caballero de Géminis). Delante del Erechteion había un foso, con un mini templo, donde crecía el olivo sagrado de Atenea que ella había hecho brotar con su lanza.

Podemos percibir un pequeño paralelo curioso y no anodino: el Erechteion de la acrópolis está de cara al Partenón, un poco como un gemelo menor. En el santuario de Atenea de Saint Seiya, el Gran Patriarca se hospeda en el templo central (parecido al Partenón), y el caballero de oro de Géminis se hospeda en el tercer templo (parecido al Erechteion)... ¿circunstancia casual?

Por mucho tiempo el Templo de Géminis estuvo vacío, sin embargo un extraño Cosmos poblaba esa casa, creando un laberinto ligado a otra dimensión y controlado a distancia, por muchas veces que se recorra siempre se vuelve a la entrada. Sin saber a quién se estaban enfrentando los Bronze Saints no sabían que hacer, sólo la cadena de Andrómeda conseguirá atravesar la dimensión y alcanzar al ser que controla el laberinto. Al final, ¿quién es?.

Este templo fue una verdadera pesadilla, será el teatro de las ilusiones de Saga a los Bronze Saints, que las proyectaba desde el Templo del Patriarca merced a su Cosmo, parecía que no se podía salir del mismo. El interior es una clara imagen de la personalidad de su guardián misterioso, oscuro, inquietante y estresante, como bañado por un Cosmo que alterna zonas de sombra y de luz, símbolo del desdoblamiento de personalidad (Bien y Mal) que sacude el alma dual de Saga.

Hikari to Yami no Meikyū. 光と闇の迷宮 → (ひかりとやみのめいきゅう) “El Laberinto de la Luz y la Sombra”. Nombre de la ilusión que está dentro del Templo de Géminis.

Sōjikyū no Meikyū. 双児宮の迷宮 “Laberinto de Géminis”.

Este templo fue una verdadera pesadilla, será el teatro de las ilusiones de Saga a los caballeros de bronce (creará un laberinto, una réplica del templo y por intermediario de su armadura tratará de engañar a sus adversarios, ocultando la salida de la casa y luchando a distancia), que las proyectaba desde el salón del Pontífice merced a su Cosmo, parecía que no se podía salir del mismo. El interior es una clara imagen de la personalidad de su guardián misterioso, inquietante y estresante, como bañado por un Cosmo que alterna zonas de sombra y de luz, símbolo del desdoblamiento de personalidad (Bien y Mal) que sacude el alma dual de Saga.

Estructuralmente, la casa de Géminis es similar a la de la casa de Tauro, pero la estancia central esta precedida de numerosos corredores, la ilusión de Saga la convierte en un inmenso y profundo laberinto ilusorio de pasillos y columnas interminables que regresa a los invasores al punto de partida. En la mitología griega, se hace referencia a Teseo que mató al minotauro y tuvo que atravesar el laberinto de Dédalos.

Episodio 44 – difundido en Francia el 29 de agosto de 1.987 –
Título original: “Futago-kyû ! Hikari to yami no meikyû”
(¡El templo de Géminis!, un laberinto de luz y tinieblas)
Etapa: Aldebarán 2 + Saga 1

Seiya llega solo a la casa de Géminis y accede a su interior. Sus tres compañeros acaban por llegar a la entrada del templo, pero oyen un ruido sospechoso. Sin embargo, la persona que sale y viene hacia ellos no es un Gold Saint, sino el propio Seiya, quien les dice a sus amigos que intentó cruzar el templo, pero sintió un extraño Cosmo durante su carrera, pasando por una alternancia de zonas claras y oscuras que se mezclan. Cuando finalmente, creyó ver la salida y cruzar la casa sin problemas, terminó de vuelta en la entrada cara a cara con sus tres camaradas. Los 4 Bronze Saints deciden atravesar juntos el templo pero vuelven a sentir un extraño Cosmos de sombras y luces, que probablemente pertenece al Gold Saint de Géminis.

Mientras tanto, Aldebarán es visitado por Mu, que se teletransporta cerca de él. El Gold Saint de Tauro declina su oferta para arreglarle su cuerno roto, asume plenamente su derrota y se sienta a reír. Mu no comparte su opinión, porque sabe que Aldebarán habría podido masacrar a todos los Bronze Saints combatiendo seriamente, y le pregunta por qué ha retenido sus golpes. Aldebarán confiesa que la sinceridad de los Bronze Saints le hizo pensar que no podían ser rebeldes y que, además, un potente Cosmos protegía regularmente a Seiya. Mu confirma sus sospechas: Saori Kido es la diosa Atenea. Aldebarán se niega a creerlo, convencido de que su diosa se encuentra en el Santuario más allá del Palacio del Pontífice. Mu le sugiere que el Papa podría haber mentido, lo que continúa preocupando a Aldebarán, ya que sólo un ser de corazón puro puede ser elegido para representar a la diosa. Sin embargo, esta discusión le hace pensar en los rumores que cuentan que los cadáveres encontrados en el Santuario serían de personas que han servido y han visto la cara del Papa, y que fueron asesinados por él mismo. Aldebarán está lleno de dudas y Mu espera que la lucha de los Bronze Saints aclarará estos misterios.

Tanto Aldebarán como Mu saben que desde hace mucho tiempo, la casa de Géminis ha estado vacía, o al menos nunca han visto a su guardián. Entonces, Aldebarán y Mu sienten un poderoso Cosmos que procede de la Casa de Géminis, y se dan cuenta que su Gold Saint protector, de quien ellos mismos no saben casi nada, ha regresado a su templo, y bien podría ser la más terrible prueba en el camino de los Bronze Saints.

 
 

Enfrente de la casa de Géminis, los Bronze Saints de Dragón, Cisne y Andrómeda oyen pasos y ven que alguien sale de la casa. Esta persona es Seiya, quien se sorprende al ver que de nuevo está donde empezó. Según Seiya, él entró a la casa y la recorrió toda con la esperanza de salir de ella, pero en lugar de eso, salió de nuevo a la entrada.

Intrigados, Seiya sugiere que ahora entren todos juntos, los cuatro Saints intentan de nuevo la travesía de la casa, se arman de valor y entran corriendo, pero cuando parecen encontrar la salida, sucede lo mismo, se dan cuenta de que en realidad estuvieron dando vueltas en el interior de la casa, pues la salida es en realidad la entrada. Las dos veces han corrido a través de lo que parece ser un laberinto, sólo para salir nuevamente en la entrada, pero esta vez la situación se complica, ante los ojos incrédulos de los caballeros todos ellos se encuentran de nuevo en la entrada, pero no de una, sino de dos templos de Géminis prácticamente adosados (!!).


Un guiño al signo de Géminis es que Saga encuentra irónico desdoblar el templo cuando los caballeros de bronce tratan de cruzarlo. Una vez la casa de Géminis se dividió en 2 casas los Bronze Saints acuerdan separarse, Shun y Hyoga entran en el templo de la izquierda mientras que Seiya y Shiryu entran en el de la derecha.

Todos ellos acuerdan dividirse en dos grupos, Hyoga y Shun entran en el templo de la izquierda, mientras que Shiryu y Seiya irán al templo de la derecha, también deciden que aquel grupo que cruce con éxito un templo irá hacia el templo de Cáncer preocuparse de la suerte del otro. Luego juran llegar al palacio del Papa sin detenerse para socorrer a los compañeros que se queden atrás.

Ambas parejas serán prisioneras temporalmente del Templo de Géminis, pero la ilusión no funcionará contra Seiya y Shiryu.

Episodio 45 – difundido en Francia el 5 de septiembre de 1.987 –
Título original: “Kyôfu ! Ijigen e no hyôryû”
(¡Terror!, la deriva hacia otra dimensión)
Etapa: Saga 2

Un guardia llega al palacio del Pontífice para advertirle del avance alarmante de los Bronze Saints, pero es detenido en su camino por sus compañeros, que le informan que el Pontífice ha iniciado una de sus meditaciones, que a veces pueden durar mil días, y que por lo tanto es imposible molestarlo, cualquiera que contravenga esa regla asume el riesgo de ser condenado a muerte.

Hyoga y Shun corren sin fin a través del templo. Después de haber errado en una casa vacía y aparentemente sin final, Shun y Hyoga oyen una risa funesta, una voz espectral los interpela para decirles que nunca podrán encontrar la salida. Aparece ante ellos un aura dorada y por fin se muestra el guardián, el Gold Saint de Géminis, con el rostro oculto en penumbras bajo su casco a dos caras, siendo inútil descifrar su identidad.

 

Hyoga y Shun al fin se encuentran frente a su adversario, pero la cadena nebular de Andrómeda no reacciona ante este Gold Saint, dotado de una extraña apariencia, debido a los dos rostros que decoran el casco de su armadura. Shun opina que parece un fantasma, puesto que no se puede percibir su cara, y llega a la conclusión que han sido engañados por una ilusión.

Hyoga está inquieto y no puede esperar más, ignorando las palabras de Shun, decide actuar y lanzar una ofensiva con el Diamond Dust (Polvo de Diamantes), pero al alcanzar al Gold Saint el soplo glacial del Cisne les es devuelto inmediatamente en su dirección, como reflejado en un espejo.

Tras recibir su propio ataque, Hyoga y Shun se levantan magullados, haciendo caso omiso a las nuevas advertencias de Shun, cuya cadena no experimenta la presencia del enemigo, Hyoga persiste en atacar, esta vez con la Aurora Thunder Attack (Trueno de la Aurora) que sufre la misma suerte, el segundo ataque les es devuelto también. La terrible embestida del tornado glacial sacude a ambos Bronze Saints y los propulsa por los aires.

 
 

Durante este tiempo, en el templo de la derecha, Shiryu y Seiya hacen frente a otra réplica del mismo Gold Saint de Géminis. Shiryu, quien debido a su ceguera en ese momento no es sensible a las ilusiones, no experimenta ni capta la presencia de su adversario y frena el ardor de Seiya, listo para desencadenar el Pegasus Ryû Sei Ken. Shiryu lo detiene y le dice que si ataca su propia fuerza se le regresará. El Bronze Saint del Dragón le explica que siente como el Cosmos que actúa sobre el templo procede de un lugar más alejado.

Confiando en sus otros sentidos, Shiryu se concentra y logra visualizar la salida del laberinto, allí donde Seiya sólo puede ver un muro y la figura del Gold Saint. Entonces, agarra el brazo de su amigo y se pone a correr en esa dirección, arrastrando a Seiya hacia ella. Seiya está consternado porque cree que Shiryu se ha vuelto loco y que ambos van directos contra un muro.



 

Tras un resplandor luminoso ambos se encuentran en el exterior del templo, junto a las escaleras que conducen al templo de Cáncer. Seiya no puede creerlos, Shiryu le explica que todo era una ilusión, aunque sigue intrigado por la misteriosa alternancia entre sombras y luces del Cosmos que los envolvió. Ambos se ponen en marcha hacia la casa de Cáncer recordando el juramento que hicieron a la entrada de este templo, confiando en que Hyoga y Shun no tardarán en alcanzarlos.

En la cámara del Pontífice, Saga está meditando y ve como Seiya y Shiryu continúan avanzando, se muestra contrariado, pero comprende que Shiryu ha logrado escapar de su ilusión óptica gracias a su sexto sentido, más agudizado de lo normal por su ceguera. A continuación decide concentrar su atención en Hyoga y Shun para eliminarlos definitivamente.

 

Shun está preocupado por Hyoga, que ha sido afectado severamente por el retorno de su propio ataque y yace inconsciente a sus pies. Una sonrisa emana del Gold Cloth de Géminis y una voz profunda les anuncia que van a morir. Shun ataca con su Nebula Chain, pero su tentativa es inútil porque la cadena triangular se detiene justo frente a la cabeza del Gold Saint y cae al suelo. Shun prefiere entonces adoptar una actitud defensiva e implementa su Andromeda Nebula para crear círculos de protección infranqueables alrededor de él y Hyoga, aun inconsciente. El Bronze Saint desafía a su oponente a entrar en esa zona, ya que las cadenas reaccionarán enviando una descarga de 10.000 voltios si da un paso adelante y camina sobre ellas.

Para su enorme estupor, el Gold Saint avanza sin vacilación, insensible a la corriente de la cadena. Shun está definitivamente persuadido de que su enemigo no está ahí, pero por primera vez un Cosmos aparece alrededor de la armadura de oro y utiliza la técnica Another Dimension. Una brecha dimensional se abre y absorbe los cuerpos de los dos Bronze Saints. Shun se las arregla para evitar ser tragado y permanecer en esta dimensión fijando sus cadenas de Andrómeda a sendos pilares de la casa de Géminis, pero no puede evitar que Hyoga sea proyectado y arrastrado a otra dimensión más allá de lo desconocido, Hyoga es aspirado y parte a la deriva, fuera de su alcance. De repente, la brecha se cierra y el Gold Saint explica a Shun que Hyoga ha partido para errar en otra dimensión. El Gold Saint vuelve a utilizar la técnica Another Dimension, y esta vez rompe una de las cadenas que retiene a Shun, mientras se prepara para romper la segunda.

Episodio 46 – difundido en Francia el 12 de septiembre de 1.987 –
Título original: “Hoero ! Kôbô-ittai no Nebula Chain”
(¡Arde!, la Cadena Nebular que defiende y ataca a la vez)
Etapa: Shun vs Saga

El Gold Cloth de Géminis destruye la segunda cadena y envía a Shun a la deriva. Cuando todo parece perdido, de repente, una extraña fuerza molesta al Cosmos del Pontífice, lo confunde y logra detener el efecto de la Another Dimension. Shun aterriza en el suelo. Al recuperarse de la caída, Shun se da cuenta que la ilusión ha desaparecido y que puede ver la salida de la Casa de Géminis abierta frente a él, por lo que se pregunta qué pasa.

El Pontífice busca a quien ha osado perturbarlo. Sospecha de Atenea, Mu, Aldebarán o incluso Dohko. Pero acaba por localizar un Cosmos hostil en la isla Canon, un lugar utilizado por los Saints para curar sus heridas. Entre la humareda del volcán logra distinguir a Ikki (!!), el Bronze Saint del Fénix se encuentra allí inmerso en la meditación cerca del cráter del volcán.

La cosmoenergía del Bronze Saint del Fénix logró salvar in extremis a su hermano menor enviando un choque mental al Pontífice, quien controla la armadura de Géminis. Ikki se comunica telepáticamente con su hermano y le explica a Shun que está en el cráter de un volcán curando sus heridas de batalla, pero pronto se unirá a ellos.

En Grecia, el Pontífice percibe como el Cosmos del Fénix disminuye y regresa a su sueño, Shun está seguro que ha sentido el Cosmos de su hermano. El Bronze Saint de Andrómeda se complace de haber recibido esta ayuda providencial, pero no se atreve a salir del templo, preocupado por Hyoga, quien desapareció en otra dimensión. Tarda demasiado tiempo en decidirse y la salida se cierra, al tiempo que se reconstituye la ilusión de Géminis.

El Gold Cloth vacío se burla de él, diciéndole que debería haber escapado, a lo que Shun responde que no podía abandonar a su amigo. El Gold Saint usa de nuevo el Another Dimension. Shun es aspirado, al no disponer de sus cadenas para retenerlo ni de la ayuda de Ikki es de nuevo proyectado en otra dimensión, donde se desplaza entre las galaxias.

Cuando Shun se encuentra en peligro de perderse en otra dimensión recibe un mensaje telepático de su hermano que le anima a no darse por vencido. Atenea también entra en contacto con él para recordarle que él se comprometió a luchar hasta el final, entonces comprende que no debe contar más que en sí mismo para vencer, recuerda las palabras de aliento que su hermano Ikki le dio cuando eran pequeños, se dice a si mismo que debe tratar de despertar al Séptimo Sentido.

Shun comprueba que su cadena de Andrómeda no parece responder, es entonces cuando Shun comprende que en realidad ha estado peleando con una armadura sin dueño y que todo lo ocurrido dentro de la casa de Géminis ha sido una ilusión. Shun se recupera y logra estabilizarse, se pone de pie en la brecha dimensional, toma fuerzas, enciende su cosmo y hace girar a la cadena defensiva a través de su cuerpo. Las extremidades rotas se desplazan hasta él y se enganchan de nuevo para reconstruir su cadena.

Shun explica a su adversario que la cadena posee una extremidad circular para la defensa y una extremidad puntiaguda para el ataque, capaz de localizar a su enemigo dondequiera que esté. Después de concentrarse, ordena a su cadena que llegue hasta el verdadero enemigo. Encendiendo su Cosmo, utiliza una nueva técnica Thunder Wave, lanza su extremidad triangular que cruza las dimensiones para atacar la fuente de las ilusiones, la cadena ofensiva avanza en zigzag a gran velocidad y entra en el casco vacío del Gold Cloth de Géminis, en donde debería estar el rostro de un caballero, perdiéndose en una oscuridad, luego atraviesa galaxias para aparecer en el Palacio del Pontífice y golpearlo en la cara, haciéndole caer su casco.

Saga admite haber subestimado a Andrómeda y piensa que ha llegado el momento de matarlo, pero súbitamente una voz lo interrumpe. Esta voz le dice que acepte la derrota y deje pasar a Shun. El Pontífice se muestra sorprendido pues pensaba que su interlocutor había desaparecido mucho tiempo atrás, acaba aceptando y concede la victoria a Shun, pero advierte que la próxima vez no tendrá piedad.

Justo en ese momento, la cadena vuelve de nuevo a su propietario a través del casco de oro arrastrando el rosario del Pontífice. De pronto la armadura de Géminis cae inanimada, se desmonta, vacía, antes de retomar su forma Object de origen, las ilusiones se disipan y el muro que escondía la salida desaparece. Cuando Shun recoge sus cadenas, se extraña de que vengan enrolladas junto con un rosario, objeto que ignora a quien pertenece. Se queda pensativo por un momento y siente como una gran tristeza emana del Gold Cloth, para después partir rumbo a la casa de Cáncer, confiando que Hyoga logre encontrar una salida al Another Dimension. Por primera vez Shun deja de depender de su hermano Ikki, con el que tiene una fuerte conexión.

Versión Hades

 

 

videojuego PS3 Saint Seiya Senki, Saint Seiya: Sanctuary Battle (Europa)