ESCENARIOS
Las 12 Casas

                 
                 
                 
                 
               
                 
                 
                 


El Templo de la Doncella (処女宮 – ShouJoKyuu / Shojokyū, Virgen)

VIRGO / VIRGEM / VIERGE / VERGINE: Es la sexta de las doce casas del Santuario de Atenea, la mitad del recorrido, morada del poderoso Shaka, Gold Saint de Virgo. Estructuralmente también está formada por tres alas, de iguales dimensiones que las casas precedentes, con la central avanzada respecto a las laterales. La gran particularidad de esta casa es su techo central, con tres partes y no con dos caídas. Es una curiosa mezcla entre un templo griego en su mayor parte y de un templo budista, debido a que el pórtico de la entrada está flanqueado por dos columnas y dos estatuas budistas gigantes, en honor a lo que representa el caballero protector. Esas 2 estatuas que flanquean la entrada han sido copiadas perfectamente de modelos reales. Igualmente, este templo dispone de un radiante y enorme jardín colindante, el Jardín de los Salas Gemelos (inédito en los planos aéreos del templo ^^).

Shaka de Virgo es considerado el hombre más cercano a los dioses debido a su poder, así como a su sabiduría, capaz de invocar la sabiduría del Buda y considerándose como su actual encarnación. Con su poder del “tesoro del cielo” es capaz de destruir todo ser viviente que se encuentre a su alrededor, dicha técnica es liberada cuando abre sus ojos.

En este escenario tendrá lugar el combate Ikki vs Shaka. Esta es la pelea en la que los fans comenzaron a preguntarse si todos los Saints tienen poderes equivalentes, constatando que por ejemplo Deathmask tiene sólo una verdadera técnica de combate y Shaka cuenta al menos con 7. Lo que caracteriza a este combate es que en 114 episodios no hay un solo duelo que destaque tantas referencias sobre una cultura y una mitología, un viaje alrededor del budismo (Rikudô Rinne y Tenbu Hôrin, mandalas etc.).

Fanarts de Andrea Silva, alias Thereallycapricorn (Italia)

Indudablemente, las dos majestuosas estatuas (las cuales fueron decapitadas por los rayos que provocó el subconsciente de Ikki al final de la batalla) que guardan la entrada se inspiran en las estatuas del estilo Gandharâ, una corriente artística del budismo hindú desarrollada esencialmente en Pakistán y Afganistán. Todos los adeptos de esas regiones no se cortaban los cabellos y los juntaban en un moño, a la manera del Usnisa de Buda, estas dos estatuas son Budas que pertenecen al grupo de los primeros budas de tipo grecorromano. Aquí tenéis varias imágenes que se acercan, por el vestido y el peinado (factores cambiantes de una región a otra, lo que permite dibujar una amplia topografía estilista de las artes budistas en Asia) al estilo de los dos gigantes de Shaka.

La primera imagen (muy parecida a la estatua izquierda del templo de Virgo) es un Buda construido entre los siglos II y III de nuestra era. Esta escultura fue ejecutada en la región pakistaní de Gandharâ y pertenece al grupo de los primeros budas de tipo greco-romano, su estilo particular realza los pliegues de las ropas, se inspira en las obra griegas helénicas atormentadas (aquí la vestimenta personifica el alma serena o presa de la duda, según los espacios y las regularidades de los pliegues) el Buda de Gandhara duda interiormente, ello se transcribe en el aspecto trágico de la toga monástica. Los juegos de luces acentúan sus pliegues que forman una perfecta dualidad entre la luz brahmánica y las tinieblas de Mara. Al principio la civilización budista no representaba a Buda como una persona pero si como un símbolo, con las huellas de sus pies, el árbol bajo el cual meditó etc. Este arte anicónico finalizó en el siglo I.

Hay que señalar que estas estatuas aparecen desprovistas de halo, señal de divinidad.

El Buda de la derecha de la entrada del templo adopta la posición del samâpada (actitud de descanso, casi de meditación, de pie y sin flexión de rodillas, en reposo, casi en meditación) más erguida que la izquierda.

La estatua izquierda opta por una actitud llamada del “sello” de la Rueda de la Ley ("Dhamarcakra mudrâ" o "Dhamarcakra pravartana mudrâ") se trata de un gesto de apaciguamiento, de la protección contra todo miedo, de puesta en movimiento de la Rueda, aunque las dos manos estan demasiado alejadas una de otra para simbolizarla, seguramente un error del staff técnico del anime, esta posición es por excelencia el signo que simboliza el primer sermón de Buda pronunciado en Sârnâth, cerca de Benarés, en el Parque de las Gacelas que es "La puesta en oscilación de la Rueda de la Ley".

Es el gesto del cambio, donde el ser debe dudar con todas sus fuerzas, no subestimar su alrededor y sentirse listo para cualquier eventualidad, para poder reestablecer su confianza interior en las visiones del mundo que lo rodea. En el caso de la ilustración del Anime, se trata del gesto de pacificación, de la protección contra todo miedo ("abhâya mudrâ") mientras que el aura que lo rodea es un signo de divinidad en Asia Central.

Más información en el Artículo "Shaka y el Budismo"

Esta etapa del viaje a través de las 12 casas sea quizás la más emblemática para muchos fans, pues el sexto templo será escenario del combate de culto más espectacular de toda la travesía, 3 episodios para el grato recuerdo, Ikki vs Shaka, un duelo de titanes. Algo nos hacía presagiar que asistiríamos a un enfrentamiento especial cuando Aioria advirtió a los caballeros de bronce que no dejaran que Shaka abriera sus ojos, y Shiva y Agora se enorgullecían constantemente de los poderes de su maestro cuando combatieron contra Ikki.

El interior de este templo se nos presenta, sin lugar a dudas, de la forma más espectacular posible, con un radiante y enorme jardín, presagiando todo lo que vendría después, Shaka hace reinar la armonía gracias a su meditación.

Episodio 56 – difundido en Francia el 28 de noviembre de 1987 –
Título original: “Shaka ! Mottomo kami ni chikai otoko”
(¡Shaka!, el hombre más cercano a un dios)
Etapa: Ikki vs Shaka 1

Seiya, Shun y Shiryu se dirigen a la casa de Virgo con la advertencia de Aioria de no permitir que Shaka abra los ojos, porque todo lo que está a su alrededor morirá. Al entrar se ven inmersos en una ilusión perfecta, se quedan maravillados al contemplar un mundo paradisíaco dotado de cierto aire de espiritualidad, plagado de vegetación y fauna, fruto del cosmos pacífico y místico de Shaka. Shaka hace reinar una atmósfera extraña de calma y armonía en su templo a través de su Cosmos y la meditación. Su casa respira paz y tranquilidad, es un poco a la inversa de la casa de Cáncer.

Tras atravesar el espejismo, los tres se adentran en el verdadero templo de virgo y llegan a una gran sala, donde el caballero de oro de Virgo los espera impasible mientras descansa, en una posición clásica de meditación budista, con los ojos cerrados y las piernas cruzadas, levitando sobre la representación de una flor de loto, suponemos que de mármol, que decora el hall. Para dar mayor más énfasis al nuevo adversario, a su espalda se levanta un muro que tiene esculpido en relieve destellos de luz, representando la iluminación del Buda.

Justo al final del pasillo principal se encuentra la sala de meditación del Gold Saint. En esta sala hay unas pequeñas escalinatas que suben a una especie de altar donde hay un sitial (asiento solemne de ceremonia) con forma de una flor de loto, sobre la que el Gold Saint de Virgo medita y espera pacientemente a aquellos que intenten cruzar su templo. Justo en la pared tras el sitial, donde está esculpida también una flor de loto, se esconde una puerta que conduce al Jardín de los Sales Gemelos. Cuando el Gold Saint es derrotado, su armadura permenece expuesta en esta sala como muestra de respeto al fallecido. En la Saga de Hades, sobre la silla en forma de flor de loto donde el Gold Saint de Virgo medita hay unas cortinas que se sostienen por una corona dorada en forma de cúpula.

Los caballeros de bronce se quedan absortos ante la omnipresencia de Shaka, enseguida lo rodean, cautos y temerosos, pero este no se inmuta ante su presencia, Seiya se desespera, recrimina al caballero de oro que se crea tan superior como para no dirigirles la palabra y lo ataca, pero Shaka bloquea y repele su ataque, lo derriba zarandeándolo por los aires, sin hacer el menor esfuerzo y sin abandonar su posición.

Tras el sobresalto, Shaka se levanta y recrimina a su vez a los caballeros de bronce su falta de respeto por interrumpir su meditación, lanzándose sobe él como una horda de lobos hambrientos sobre un cordero, Seiya advierte a sus compañeros sobre los extraños poderes de su nuevo adversario, este es aún más poderoso de lo que habían imaginado.

“¿!Acaso no tenéis ningún respeto caballeros!?. Debería haber sospechado que una banda de rebeldes no temía ningún sacrilegio... Habéis interrumpido mi meditación. Os precipitáis sobre mi como una horda de lobos hambrientos sobre un cordero.” (Shaka)

Tras el fracaso de Seiya, Shiryu decide atacar a su vez al caballero de oro con su técnica más selecta, el Rozan Shō Ryū Ha (la cólera del dragón), Shaka sonríe irónicamente ante la actitud inocente del caballero de bronce y espera impasible a que este desencadene su golpe cósmico. Cuando Shiryu se lanza contra él bloquea su puño con una sola mano y detiene en seco el ataque, Shiryu no comprende por qué no puede completar su técnica. Shaka se burla de él, le replica que le cuesta creer que un golpe tan débil puede invertir el curso de un torrente y que si no soltara su brazo la armadura y los huesos del dragón empezarían a temblar y a romperse. Finalmente, Shaka suelta a su presa y lo empuja hacia atrás con violencia.

Cuando llega su turno, Shun entra en acción, lanza su Nebula Chain (cadena nebular) contra Shaka, pero, incomprensiblemente, esta no alcanza su destino, se detiene en seco ante Shaka ante la incredulidad del caballero de Andrómeda, en un instante y tras pronunciar una palabra “Kān” (o Ham), Shaka hace que la cadena regrese y ataque al propio Shun, aprisionando su cuerpo hasta asfixiarlo. Shaka le advierte que si pronunciara otra palabra más la cadena le rompería todos sus huesos, Seiya le exhorta que suelte a Shun, Shaka lo zarandea por los aires y hace que ambos se golpeen entre sí y caigan por los suelos.

 
 

La sílaba Ham (pronunciada Kân en japonés) sirve a Shaka para protegerse. En el budismo esotérico, esta sílaba se asocia a Fudô Myôô (Acalanâtha de su nombre sánscrito), uno de los myôô (reyes encendidos) guardianes de la ley de Buda. Se podría pues considerar que Shaka invoca la protección de Fudô en calidad de representante de Buda.

Tras comprobar el alcance del poder de sus contrincantes, y haber repelido todos sus ataques, Shaka considera que no son rivales dignos y decide matarlos a todos rápidamente. Eleva su Cosmos, para ello pronuncia la sílaba Ōm, y utiliza su técnica Tenma Kōfuku ("La Bendición del Señor de las Tinieblas") contra Seiya y sus amigos, invocando la fuerza del Buda lanza múltiples rayos de energía. Los Bronze Saints ven repentinamente imágenes de Buda, demonios y dioses y son violentamente arrastrados por una ola de energía hasta desvanecerse, todos caen vencidos en un segundo sin poder oponer la menor resistencia.

Shaka se pregunta cómo fue posible que semejantes caballeros de bronce, con tan bajo nivel de poder, hayan conseguido llegar hasta la casa de Virgo. La única explicación que encuentra a esta pregunta es que los caballeros de oro de las casas zodiacales precedentes hayan traicionado al Pontífice.

“¿Cómo es posible que caballeros con tan poco poder hayan podido llegar hasta la casa de Virgo?, sólo encuentro una explicación posible, desgraciadamente, y es que los otros caballeros dorados que guardan las otras cinco casas deben haber traicionado al Gran Patriarca.” (Shaka)

Los tres caballeros de bronce permanecen inconscientes en el suelo, pero Shun aún no se rinde, solloza e intenta levantarse, pues no ha perdido totalmente el conocimiento, ante esto Shaka se acerca Shun, señalando que tiene todas las cualidades de un Dios, excepto una: la compasión. Sin embargo, considera que no hay mejor prueba de piedad que abreviar los sufrimientos de una bestia salvaje herida mientras aun agoniza.

“Es una lástima caballero, debiste abandonar el combate como los otros, no deberías haber resistido, pues la muerte hubiera sido suave para ti. Debes saber para tu desgracia que no tengo ninguna piedad hacia los débiles, aunque si reflexionamos sobre ello, es una muestra de piedad hacia una bestia salvaje abreviar sus sufrimientos ejecutándola de un solo golpe.” (Shaka)

Asumiendo su acto de piedad, coloca su mano sobre Shun para rematarlo, pero justo antes de que ejecute el golpe fatal es detenido de repente por algo que le lastima su mano, haciéndole un corte sangriento, y ve en el suelo una pluma de Fénix.

Tras vencer a Shiva de Pavo y Agora de Lotus, caballeros de plata discípulos de Shaka, en la Isla Kanon, donde se recuperaba en el interior de un volcán de las heridas glaciales en el brazo que le infringió Hyoga; Ikki, el Caballero del Fénix, ha llegado al Santuario para ayudar a sus amigos.

En un principio Ikki de Ave Fénix se muestra desafiante, pero el poder del caballero dorado es sorprendente. Shaka considera una ofensa haberle hecho derramar su sangre, le dice que ha cometido un grave error al lastimarlo y ahora deberá pagar las consecuencias, luego afirma que Ikki ya se encuentra en el infierno y le aconseja que mire al suelo. Pronto se da cuenta de que detrás de la aparente sabiduría de este hombre se esconde un ser sádico y obsesionado con el poder.

Ikki constata que de la pequeña herida de Shaka brota un lago enorme de sangre que cubre el interior del templo y en el que se encuentra atrapado, el río de sangre asciende inexorablemente para ahogarlo. Shaka le dice que si quiere salvarse debe pedirle perdón, ponerse de rodillas y adorarlo como si fuera un dios, condiciones que Ikki se niega a cumplir. No obstante, Ikki intensifica su Cosmos y con el calor de su cosmoenergía logra evaporar la sangre ilusoria. Entonces Shaka admite que lo ha subestimado.

Shaka le revela que fue él quien le impidió moverse en la isla Kanon e Ikki se da cuenta del formidable poder del Gold Saint de Virgo. De repente aparecen nenúfares y un niño que lleva la luz sale de uno de ellos. Ikki se pregunta qué significa esta visión y le cuesta creer que Shaka sea realmente la reencarnación de Buda.

 
 

Shaka paraliza a Ikki con su Cosmos y utiliza el Riku Dō Rin Ne, una técnica capaz de enviar a Ikki a unos seis reinos de la reencarnación. Ikki sale propulsado por los aires, a la deriva a través de los seis mundos de la transmigración de las almas. El cuerpo de Ikki sin vida permanece en el suelo de la Casa de Virgo, Shaka se pregunta qué destino habrá elegido el Fénix.

Episodio 57 – difundido en Francia el 5 de diciembre de 1.987 –
Título original: “Mu no kyôfu ! Mé o aketa Shaka”
(¡Escalofrío de la Nada!, Shaka ha abierto los ojos)
Etapa: Ikki vs Shaka 2

Los 6 mundos de la Metempsicosis de Shaka

El Rikudô Rinne o transmigración a través de las seis vías, es un ataque de Shaka muy original que necesita de un libro del budismo para detectar que hace referencia a un concepto budista llamado la metempsicosis, es decir, las reencarnaciones que sufren los hombres en función de los actos que han cometido en sus vidas precedentes.

Los seres humanos comunes se reencarnan en seis mundos que globalmente se llaman el Meikai (mundo de la errancia). Usando su “telaraña” de ilusiones, Shaka lleva a Ikki a través de los seis niveles del infierno, que son conceptos budistas. Dependiendo del nivel del karma positivo de una persona, después de la muerte uno volverá a reencarnar otra vez en el lugar que mejor le corresponde como castigo de sus acciones pasadas y para darle el valor que necesitan para avanzar en su estado espiritual.

Jigoku-kai    
     
     
  Gaki-kai
Shura-kai
Chikushô-kai    
     
 
Jin-kai
Ten-kai

Este ataque de Shaka consiste en "hacer caer" mentalmente a su víctima en uno de los 6 mundos o senderos: el mundo infernal (Jigoku-kai), el mundo de los demonios (Gaki) espíritus devoradores o hambrientos, de los mitos japoneses (Gaki-kai), el mundo de los semidioses o espíritus maléficos guerreros (ashuras) (Shura-kai), el mundo de las bestias (Chikushô-kai), el mundo de los hombres (Jin-kai) y el mundo celeste, de los dioses (Devas) o existencias celestiales (Ten-kai), también llamado mundo paradisiaco (Gokuraku no Sekai) por Shaka. La víctima no se traslada o cae a ninguna parte, pero "cree" encontrarse en uno de esos mundos en función de sus diferentes pecados y finalmente "cae en el infierno de sus remordimientos" que lo lleva a su propia destrucción. Eso explica porque Shaka esta inmunizado, y encaja mejor con el concepto budista de metempsicosis.

La técnica que usa Shaka se llama Rokudou Rinne (Ciclo Eterno de Renacimiento por los Seis Reinos) y no te "mata" sino que te manda directamente a tu próxima vida (que práctico!). Shaka llama a los Caballeros de Bronce "fantasmas hambrientos" y cuando lanza su técnica con Ikki lo manda al Ashura (osea, el Infierno). También Shaka nombra como sitio más peligroso al Cielo (o sea, donde reencarnas como un Dios Hindú) eso es porque a pesar de que el budismo no niega la existencia de dioses, no les atribuye ninguna importancia especial. La vida de los dioses en el cielo es larga y apacible, aunque están sujetos a los mismos problemas que puede tener cualquier otra criatura, por lo que están expuestos a una eventual muerte y a una futura reencarnación en un estado de existencia inferior. No son los creadores del Universo, ni tampoco controlan el destino de la humanidad, por lo que para el budismo, el rezar o hacerles sacrificios no tiene ninguna utilidad. De las distintas modalidades de reencarnación, la humana es la mejor, porque las deidades están tan absortas en sus propios placeres que pierden de vista la necesidad de redención. Por lo tanto, la posibilidad de ser un iluminado es válida sólo para los seres humanos.

El Pontífice, en su su baño, no puede creer que los Bronze Saints hayan llegado hasta la Casa de Virgo, pero sabe que Shaka, con una lealtad feroz hacia él, los masacrará a todos.

Shaka se acerca a Ikki, que yace inconsciente en el suelo, seguro de que el combate ha finalizado y que el Fénix cayó en el infierno de la hambruna o en el de las bestias.

Cuando está lo suficientemente cerca, Ikki se levanta súbitamente y utiliza su Phoenix Genma Ken (Golpe Fantasma) sobre Shaka, el rayo hipnótico atraviesa el casco de oro y el cerebro de Shaka, que no puede creer que Ikki siga aún con vida y haya escapado de los Seis Mundos de la Reencarnación, a lo que Ikki le responde que debería saber que conoce el infierno mejor que él pues ha entrado y salido muchas veces del mismo.

Shaka expande de nuevo su cosmos, arrastrando a Ikki a otro mundo. Ikki se encuentra en el Sai no Kawara. Shaka se reúne con él y le confirman que es en ese lugar donde los niños huérfanos construyen montículos con piedras de memoria de sus padres. Un niño que le resulta familiar camina por allí. Se trata del propio Ikki niño, hace diez años, que ahora lleva a su hermano menor Shun, aun bebe, en brazos. El bebé se vuelve cada vez más pesado y los pies descalzos del joven Ikki se hunden en el suelo rocoso agudo, mientras que la voz lejana de Shaka le insinúa constantemente que abandone a su hermano, el niño se niega. Shaka le señala que podrá sobrevivir sin el bebé, porque es una pesada carga, pero Ikki sigue decidido y cree que un día van a encontrar un mundo mejor. Ikki exige ser liberado de esa tortura, comprende que Shaka ha logrado que la ilusión del Phoenix Genma Ken (golpe fantasma) no le afecte y sea el propio caballero del Fénix la víctima de su propio ataque.

 

"La ilusión del Fénix no puede asustar sinó a los espíritus débiles con los que has podido combatir en el pasado" (Shaka)

Shaka no pierde la calma, le pregunta porque se obstina tanto en un combate perdido. Ikki rechaza abandonar a sus amigos y Shaka le dice que todavía está bajo la influencia del Riku Dō Rin Ne.

La orilla de Sai

Sai no kawara (en japonés), la orilla de Sai, es el lugar donde Ikki se encuentra después de que Shaka le haya devuelto su Genmaken (Ilusión del Fénix). En la concepción budista del Infierno, es el lugar donde se encuentran las almas de los niños muertos antes de sus padres. Estos han construido torres de piedras en honor de sus progenitores, que los demonios vienen a destruir sin cesar. Pero el boddhisattva Jizô (Ksitigarbha en sánscrito) viene en su ayuda.

Tras volver de la ilusión, con un movimiento de la mano Shaka destruye la armadura del Fénix como si fuera vulgar cartón y mediante telequinesia manipula el cuerpo de Ikki para colocarlo en una posición forzada; Shaka vuelve a ejecutar el Riku Dō Rin Ne e Ikki trata de escapar del ataque, fuera de su alcance a miles de kilómetros del Santuario corriendo a través de las galaxias y cree haber alcanzado un lugar lo bastante lejano, pero no lo logra, al levantar la cabeza descubre con estupor que está en la mano de Buda y se da cuenta que tan sólo se ha desplazado algunos metros. Shaka se le acerca y le dice que es como un mono en la palma de Buda que no entiende lo que le sucede, pues sus poderes no pueden compararse con los del caballero de oro.

 
 

"Tus poderes no pesan más que un mono en la palma de Buda comparados con los míos. Pensabas haber recorrido millones de kilómetros para encontrarte fuera del alcance de mis golpes; pero en realidad, tan sólo te has movido unos metros." (Shaka, bella alusión a la leyenda del rey de los monos)

Shaka vuelve a atacarlo con su técnica destructiva, haciendo esta vez que su cuerpo se deshaga en cenizas en medio de unas llamas azulades, en un instante, todo ha acabado...

... pero para su gran sorpresa el Fénix no muere y resucita, Ikki regresa con su armadura ensamblada e intacta, le confía a Shaka que su maestro le dijo que el Fénix es la mejor de todas las constelaciones, pues la armadura goza del poder de regeneración y puede volver a reconstruirse una y otra vez, sin límite, siendo cada vez más poderosa después de cada regeneración. Shaka admite el poder extraordinario de la armadura de bronce y afirma que eso la hace superior incluso a las armaduras de oro, pero a pesar de todo Ikki no podrá vencerlo, el Fénix entra en cólera, le replica que a pesar de que pueda eliminarlo él no morirá, volverá y lo atacará sin cesar, una y mil veces, hasta que lo venza. A continuación Ikki lo ataca varias veces con su más terrible ataque, el Hō Yoku Tenshō (puño del Fénix), pero no logra lastimar lo más mínimo a Shaka que por dos veces, lo bloquea con una mano, como si fuera una ligera brisa, y luego lo esquiva con suma facilidad, Ikki se rinde a la evidencia, no puede vencerlo.

Shaka entiende que no puede acabar con Ikki de una forma violenta a causa de sus resurrecciones, confiesa que se equivocó y se prepara para volverlo inofensivo, le hace la reflexión que tiene la manera de evitar que el Fénix renazca una y otra vez, Ikki lo observa desconfiado, gracias a la técnica más selecta del caballero del signo de Virgo, el poder del Tenbu Hōrin (Tesoro del Cielo). El combate llega a su máximo clímax, Shaka ejecuta una técnica muy elaborada y que supone una delicada tortura. Ikki se encuentra en un lugar decorado de pinturas de Buda...

Shaka: “Voy a ejercer sobre ti el ataque más poderoso del que dispone el caballero de oro de Virgo, el Tesoro del Cielo.... el ataque del Tesoro del cielo es un ataque fundado sobre la verdad de nuestro Universo, posee la llamada armonía perfecta, que asocia el arte del ataque y la defensa en una sola combinación imparable. Con la cual voy a privarte de tus sentidos uno detrás de otro.”

Ikki: "Mientes, no te creo"

Tras mantener sus ojos cerrados durante todo el combate, Shaka los abre para estupefacción de Ikki, tal y como previno Aioria cuando el caballero de oro de Virgo abre los ojos toda forma de vida a su alrededor desaparece... de inmediato la armadura de bronce del Fénix se evapora como el agua e Ikki queda paralizado, sin poder mover un solo músculo de su cuerpo. Su sentido del tacto ha sido destruido.

Mandala - Vincent sans pseudo, Fra

A nivel decorativo, cabe destacar que durante la ejecución de la técnica suprema de Shaka de Virgo, ablación de los sentidos, "Tenbuhôrin" - “el Tesoro del Cielo”, una decoración aparece en torno él y a su víctima, su templo es cubierto con preciosos y enormes tapices orientales con representaciones de Buda. Estos dibujos son "mandalas". La etimología de esta palabra nos reenvía al sentido de centro y periferia: el mandala es efectivamente supuesto como una representación del universo con su periferia -lo que es visible por los sentidos y en consecuencia conocido- y el centro -lo que es invisible y desconocido-. Más concretamente, el mandala ilustra los misterios del alma y los caminos que deben recorrerse para comprender el universo. La mayor parte del tiempo, estos mandalas se pintan sobre tela y sirven de decoración en los templos o de apoyo para el que medita, guía de la meditación.

El mandala constituye una representación del universo y el orador ha de introducirse, concentrándose de forma paulatina, en cada uno de sus estados y absorbiendo la lógica de su forma, de fuera hacia dentro. El mandala ilustra los misterios del alma y los caminos que deben recorrerse para incluir el universo. Comúnmente los mandalas se pintan sobre telas y sirven de decoración en los templos o de apoyo para el que medita.

Con el Tesoro del Cielo, Shaka deja inmóvil a Ikki. Shaka le explica que ha perdido el sentido del tacto, y que ahora va a perder sus otros sentidos. Shaka le quita a Ikki su sentido del olfato y le pregunta cual sentido quiere perder ahora. Ikki exhorta a Shaka que le diga por qué sirve al Pontífice; ya que, si en verdad es el caballero más cercano a Dios y dispone de la sabiduría del Buda, ¿Cómo es posible que no se haya dado cuenta que el Pontífice es una reencarnación del mal?, insinuando que acaso no merece la armadura que viste. Shaka permanece en silencio enojado, dice que ya sabe de qué sentido va a privarle a continuación. Shaka levanta su mano y castiga a Ikki por sus palabras retirándole el sentido del gusto, y así, Ikki pierde la facultad de hablar y profanar el Santuario.

 

La mirada agresiva de Ikki incita a que Shaka decida quitarle el sentido de la vista. El Gold Saint se decide por fin a responder a las preguntas de Ikki antes de acabar con él.

“Ya está, la única cosa que te une aun al mundo es el oído. Entonces, mientras aun puedas comprender alguna cosa, escúchame: Formo parte de los caballeros que han merecido vestir la armadura de oro, me he comprometido a luchar siempre por el bien y la justicia, y a no usar mis poderes por razones personales o maléficas. Y la única verdad que existe en este mundo vano es que... desgraciadamente, nada es seguro. No hay justicia perfecta así como no hay mal perfecto. Por las enseñanzas que he recibido, yo sé reconocer el bien o el mal cuando los encuentro. Y a mi conocimiento, el Gran Patriarca defiende... la justicia !. y por eso le sirvo, no por cobardía o por miedo. Ahora que he respondido a tu pregunta, voy a privarte de tu quinto y último sentido para siempre jamás. Que tus orejas sean sordas para la eternidad!!!.” (Shaka)

Shaka le explica que, según su visión, no hay maldad perfecta ni justicia perfecta, pero él es capaz de diferenciarlos, y considera que el Maestro del Santuario representa a la justicia y a Atenea. Después de esto, Shaka le quita a Ikki su último sentido del oído. El Fénix cae a las tinieblas mientras la lluvia cae como lágrimas sobre la estatua de Atenea.

 

Episodio 58 – difundido en Francia el 12 de diciembre de 1.987 –
Título original: “Sôretsu ! Yûjô ni chitta Ikki”
(¡Heroico!, Ikki ha caído por la amistad)
Etapa: Ikki vs Shaka 3

Ikki no es más que un cadáver con vida para Shaka. El Bronze Saint se ve niño, en compañía de los otros huérfanos de la fundación Graad. Los niños no pueden oírlo y Shun, maltratado, no ve a su hermano.

Shaka se prepara para dar el golpe de gracia a Ikki, totalmente indefenso y a su completa merced, con el Riku Dō Rin Ne, pero Shun interviene y bloquea su brazo con la cadena, Shaka encuentra ridícula esta intervención, pero Ikki lo insta a que lo suelte, pues quiere ser él quien lo enfrente. A pesar de que Ikki ha quedado desprovisto de sus sentidos ordinarios aún conserva su voluntad y su cerebro, que Shaka no ha logrado suprimir...

Debido a la explosión del cosmos renovado de Ikki, Seiya y Shiryu recobran lo conciencia, despiertan y ven que Shaka abrió los ojos y se preguntan qué ha sucedido mientras estuvieron inconscientes, Shaka prepara un nuevo ataque con el Riku Dō Rin Ne para destruir el último y más poderoso de los sentidos de Ikki, su pensamiento.

Para sorpresa de Shaka, no pasa nada. Una barrera de energía rodea y protege el cuerpo de Ikki. Rayos naranjas se extienden violentamente por toda la Casa de Virgo, causando grandes daños a su entorno. Las ondas de energía siguen aumentando en intensidad, mientras que Shaka concluye que Ikki utiliza sus conocimientos del Phoenix Genma Ken para atacar, puesto que sólo le queda pensamiento. Shaka vuelve a usar el Tenbu Horin para acabar con él, e Ikki cae en la nada, sus ondas de energía desaparecen con él.

No obstante, Ikki se comunica con sus amigos mediante su Cosmos, comprenden que ha alcanzado el séptimo sentido. Ondas de energía emanan de nuevo del cuerpo de Ikki con más fuerza aun. Shaka admite que su propio Cosmos no es tan poderoso. Columnas de energía naranja de se levantan en toda la Casa y giran alrededor de Shaka. Ikki desaparece y su Cosmos parte por los aires perforando el techo del templo antes de caer sobre el propio Shaka, que a continuación se encuentra completamente inmovilizado.

 
 

Ikki se materializa detrás de Shaka y explica que fue capaz de lograr este milagro inspirándose en lo que hizo Shaka al usar el Tenbu Horin. Shaka mantenía constantemente los ojos cerrados con el fin de intensificar su Cosmos, la percepción de todos los sentidos, incluido el Séptimo, se intensifican de forma natural para compensar el sentido que falta. Al abrir los ojos, Shaka podía liberar así un Cosmos suficiente para utilizar el Tenbu Horin, pero luego se debilitaba y volvía a su nivel normal.

Al perder sus cinco sentidos, Ikki logra entrar fácilmente en un estado de meditación, el mismo método que usa Shaka para acumular su cosmos, al comprenderlo Ikki comenzó acumular su cosmos y pudo despertar su Séptimo Sentido. Ikki forzó a Shaka para que le quitara los sentidos y así este bajara su nivel.

Shaka no puede creer que Ikki se haya sometido a todos los sufrimientos del Tenbu Hōrin voluntariamente con la esperanza de aumentar su Cosmos, ni puede entender por qué Ikki piensa dar su vida con tal de vencer. Ikki responde que era la única manera de vencerlo y le explica que lo hace por Atenea.

La energía alrededor de ellos se vuelve roja, a punto de explotar. Shaka no entiende el significado de una victoria donde uno pierde la propia vida. Las columnas del templo se derrumban e Ikki hace explotar su Cosmos despidiéndose de Shun. Al no poder moverse, la única opción de atacar a Shaka era estallar el cosmos, pero eso implica que el cuerpo también estallaría, Ikki escogió llevarse a Shaka a otra dimensión y liberar el camino a sus amigos.

Después de la detonación en la casa de Virgo sólo queda la armadura dorada de Virgo, cuyas piezas se han ensamblado en su forma Object y la cual yace inerme donde concluyó la batalla (los cuerpos de Ikki y Shaka fueron consumidos por la cantidad de energía). Los Bronze Saints maldicen su debilidad. Shun no puede creer que su hermano haya perecido en la batalla y se inca frente la armadura de Virgo llorando. Seiya y Shiryu deciden dejar solo a Shun en su duelo y parten hacia la casa de Libra. Tras unos instantes, la energía de Ikki se presenta en forma fantasmal para recordarle a Shun que debe ser fuerte, no importando los sacrificios que se tengan que hacer; debe seguir en la lucha, cumpliendo su deber de proteger a Atena. Con lágrimas en el rostro el caballero de Andrómeda se replantea el valor ejemplar de su hermano a quien le da las gracias jurándole que nunca más mirará atrás. Shun seca sus lágrimas y alcanza a Seiya y a Shiryu para ir a la casa de Libra, la lluvia cesa.

 

Al final del combate constatamos como el cielo se despejó de nuevo y se detuvo la lluvia. Las dos estatuas de Buda de la entrada fueron decapitadas por un rayo durante el duelo. La meteorología que acompaña a esta terrible lucha (un combate de culto entre los fans por su carga emocional y simbólica) tiene sentido. La lluvia que cae sobre el altar es el símbolo de la victoria obtenida entre lágrimas, las lágrimas de Shun después de la muerte de su hermano y las lágrimas de Cassios (enterrado justo después por Aioria, desgarrado por su sacrificio). De hecho, es en este punto cuando el Gold Saint de Leo lo entierra cerca de la casa de Shaina.

La terrible tormenta que se desató sobre el Santuario tras el mediodía, y ese rayo devastador, son algo que simboliza el destino, que habría podido girarse en detrimento de los caballeros de bronce (Shaka era probablemente el oponente más potente al que nunca tendrán que hacer frente, además de ciertos dioses). El sacrificio de Ikki mostrará más adelante el camino a los demás, que se sacrificarán a su vez en las casas de Capricornio, Acuario y Piscis. Hay claramente una ANTES y un DESPUÉS de la casa de Virgo. El corazón de Shun se endureció, las palabras de su hermano permanecerán en su memoria durante mucho tiempo... El sol que vuelve a aparecer después de la tormenta simboliza la victoria contra el más terrible de los Gold Saints. Pero es un sol bañado por humedad. La humedad tras la tormenta. Es una victoria amarga y lograda con el dolor y las lágrimas....

Debate: Ikki y Shaka en otra dimensión

La "muerte aparente" de ambos personajes ha suscitado más de un debate entre fans. Al explotar su cosmos, Ikki arrastra a Shaka a "Otra Dimensión" durante más de 6 horas, con su acción Ikki permite que los demás caballeros de bronce avancen. Tras ese lapso de tiempo, Shaka contacta a Mu por telepatía para pedirle ayuda y así traer de vuelta al Santuario a Ikki con él.

En el momento de la explosión percibimos que Shaka ya dudaba de la legitimidad del Gran Patriarca, pues en el último momento le pregunta irónicamente a Ikki que no hay ninguna necesidad de sacrificarse, que su acción es ridícula, y él le replica que lo hace por Atenea. La razón por la que Shaka no vuelve antes sea quizás porque, o bien no pudiera, por algún motivo místico - físico, o porque meditara sobre su participación en la batalla y si la causa de los caballeros de bronce fuera o no verdaderamente justa. El hecho de que Shaka ayude a Ikki a regresar no implica que este no pudiera volver solo, su gesto sólo demuestra que Shaka ha reconocido por fin su error y desdramatiza la escena del sacrificio de Ikki.

En el manga, la estructura del templo de Virgo es mucho más simple, está compuesta tan sólo por columnas griegas que rodean un recinto cuadrado con techo plano sobre el cual se aprecia el simbolo zodiacal de Virgo.

Versión Hades

En la saga de Hades, la forma del templo mantiene una similitud con la del anime clásico salvo por la modificación de las dos estatuas de Buda en la puerta de entrada que pasan a ser dos doncellas, una de ellas sostiene un arpa y la otra una vasija / tinaja, ambas tienen el cabello suelto y están coronadas por una tiara alada, sus vestidos son togas griegas que llegan hasta el piso, ambas sonríen como si invitaran al pasante a entrar por el sexto templo; además en las escaleras que conducen al templo se pueden notar algunos pilares sobre los cuales hay pequeños querubines.

Versión Next Dimension

El Jardín de los árboles gemelos de Sal 沙羅双樹の園 (pron. jp. sarasōju no en)

En el manga y las ovas de la saga Hades se descubre que una puerta secreta se abre en el muro donde descansaba Shaka, y conduce a un gigantesco y hermoso jardín exterior en la parte trasera del templo, inspirado en el culto budista, un campo similar a los campos elíseos, el cual está completamente lleno de pétalos y hermosas flores esparcidas por todos lados, nadie no lo había visto aún, es un lugar que permanece desconocido durante la travesía de los caballeros de bronce (podría hasta parecer una dimensión separada), un prado donde sobresalen los 2 árboles gemelos de Sala (沙羅双樹の園 pron. jp. sarasōju no en, literalmente 沙羅双樹: Salas gemelos, 園: jardín) con una misma silueta. Se trata de un lugar muy simbólico ya que fue aquí donde el histórico Buda encontró la muerte en la India, recostado entre dos árboles.

El sal o sala (Shorea Robusta) es un árbol originario del subcontinente indio. El sal ha tenido tradicionalmente gran predicamento en la cultura y, sobre todo, en la religión (en el hinduismo, en el budismo y en el jainismo). Según el Tripitaka Buda meditaba bajo un sal cerca de Kushinagar cuando le sobrevino su paranirvāna (muerte física) y su cuerpo fue cubierto por las flores del árbol. Así mismo, la leyenda cuenta que al morir Buda cuatro pares de sales se volvieron blancos. Cuando el histórico Buda finalmente alcanza la iluminación y abandona este mundo, se dice que debía recostarse entre los sales.

Shaka lleva a Saga, Shura y Camus a un lugar donde podrán luchar, dicho por él mismo como 死に場所だ (Shini Bashoda) “El lugar de la muerte”. Éste es el Jardín de los Sales Gemelos 沙羅双樹の園 (Sarasōju no En), un lugar sagrado ya que se dice que en un lugar como éste murió Buda.

Aquí Shaka decidirá sacrificarse y morir, entre los 2 salas, exactamente como la leyenda de Buda, en la posición del Loto. Sala es el nombre de una flor de origen hindú, se dice que tenía la peculiaridad de brotar por la mañana y sus flores mueren por la noche, se utiliza como ejemplo de que la prosperidad en el mundo no durará eternamente. Es el lugar escogido por Shaka para morir frente a Saga, Shura y Camus que utilizan el Athena Exclamation.

---

Chakra Mooladhara (“chakra de la raíz”) - Vincent sans pseudo, Fra

Está situado en el cóccix, ubicado en el perineo (entre los genitales y el ano), donde se supone que está latente la serpiente kundalini, y es representado como un loto de cuatro pétalos. El chakra raíz es el soporte para la interconexión con la Tierra. El responsable de los conocimientos leves del tiempo y del espacio a través de la memoria. Es también el trono de los instintos básicos como supervivencia, sexualidad, individualidad, egoísmo, materialismo y dominación. Tres de los cuatro pétalos tienen compilados los patrones de memoria y karmas interrelacionados de esta vida. El cuarto pétalo gobierna memorias de vidas pasadas. Las personas viven principalmente en este chakra durante los primeros siete años de vida, adquiriendo habilidades como el habla, relaciones y modos culturales.

Este símbolo aparece dos veces en Saint Seiya: la primera vez sobre la lanza de oro de Krishna, Mariner General de Chrysaor, y la segunda vez sobre la puerta que, en la Casa de Virgo, conduce al Jardín de los árboles Salas Gemelos. Se trata de la representación del primer chakra, el chakra Mooladhara / Muladhara (que significa "raíz"). Los chakras son puntos de energía en nuestro cuerpo, y están situados a lo largo de la columna vertebral. El chakra de la raíz se encuentra por encima del hueso sacro y representa el elemento tierra.

Twin Sala Garden - Sōsara no sono (双沙羅の園)

Durante la batalla de Hades, Shaka lleva a sus oponentes (Saga, Shura y Camus) a un hermoso y vasto jardín próximo a su templo, al margen de las escalinatas, creado y tendido por el propio gold saint de Virgo y accesible por una puerta en uno de los laterales de la casa, donde crecen bellas flores y se elevan 2 prominentes árboles gemelos. Un lugar muy simbólico ya que fue aqui donde el histórico Buda según el Tripitaka encontró la muerte, cuando el histórico Buda finalmente alcanza la iluminación y abandona este mundo, se dice que debía recostarse entre los árboles Sala y alcanzar la iluminación. Este jardín es introducido como lugar donde Shaka prepara su muerte premeditada, el jardín está diseñado para escenificar una muerte similar para Shaka.

En la Saga de Hades aquí es donde se desarrolla la pelea entre Shaka de Virgo y los Gold Saints revividos Saga de Géminis, Camus de Acuario y Shura de Capricornio. Los tres atacan a Shaka de Virgo con una Exclamación de Atenea que mata al Gold Saint de Virgo y deja destruido el jardín, excepto los árboles gemelos que inexplicablemente sobrevivieron a la explosión. De este jardín salieron los pétalos con los que Shaka envía el mensaje del Arayashiki a Saori Atenea. Ya es conocida la leyenda de que Buda murió en medio de dichos árboles alcanzando la iluminación, razón por la cual Kurumada eligió este mismo lugar y a este Saint, el cual es un Buda, que con su aparente muerte alcanzó el Octavo Sentido

En el manga precuela / secuela Next Dimension, durante la anterior guerra santa contra Hades, Suikyō de Garuda logra llegar hasta el templo de Virgo y es llevado a la Sala Gemela por la bebé Atenea. Aquí la armadura de Copa de Suikyo llega también y es llenada por el rocío de los Sales Gemelos para que Suikyo pueda recuperar sus fuerzas y seguir su camino, después de ello Suikyo manda un mensaje a Shijima sobre el legendario Santo de Oro de Ofiuco. Según Suikyō los pétalos de los árboles pueden atravesar las dimensiones, y es así como llegan hasta la cámara del Pontífice.

Nota: (TWIN SAL) "Sal" inglés no significa nada. Hay que desconfiar de los términos ingleses que Kurumada emplea en el manga, pues hay muchos falsos. No se trata, como lo dice el manga, de los "árboles de Twin Sal" ni de "árboles gemelos de Sals", sino de los " árboles de Sara". ¿Por qué "Sara" en vez de "Sal"? porque "Sal" no existe en inglés, y en japonés la "L" y la "R" se pronuncian de la misma manera, Sara o Sara-sôju es un término de origen budista.

La muerte bajo los salas gemelos: La escena donde Shaka se enfrenta al trío de renegados en el jardín de los salas gemelos hace referencia al lugar donde Sakyamuni alcanzó el nirvana. Se dice que en este lugar, había dos árboles salas en cada punto cardinal y que en el momento en que alcanzó el nirvana, los árboles del este y el oeste y los del norte y el sur, se fusionaron para formar dos árboles.

Shaka había sido invencible hasta ahora, pero permitió que sus adversarios lo mataran porque ya era hora de que avanzara a un nivel metafísico más alto. Uno de los secretos que él siempre supo era que la muerte no es el fin de todas las cosas. Shaka también muere bajo los salas gemelos meditando sobre la temporalidad de las cosas, una de las nociones principales del budismo. Se da cuenta del carácter efímero de una vida humana con relación al universo y que él también, como todo lo que existe, desaparecerá algún día.

Más información en el artículo "Shaka y el Budismo"

 

videojuego PS3 Saint Seiya Senki, Saint Seiya: Sanctuary Battle (Europa)