ESCENARIOS
 
OLIMPO

SANTUARIO ATENEA

ASGARD
IMPERIO SUBMARINO

Mitología griega
La leyenda de la Atlántida
Los 7 Pilares oceánicos

INFRAMUNDO

Caballero 13 (España)

Makai Tō / Makai Shima. 魔界島 ("Isla maléfica" literalmente : 魔界: mundo del mal + 島: isla) es la Isla de los Espíritus, también conocida como la Isla Espectro. Isla del Caribe en forma de cráneo que es la guarida de Geist y sus hombres. Cuando los Ghosts / abyss saints fueron expulsados del recinto sagrado debido a sus acciones y métodos por el Gran Patriarca, diez años antes, fueron desterrados a esta isla, cuya forma evocadora le vale su apelación. Como Geist era un aprendiz más joven que Shaina, que tiene 14 años, es imposible que el Patriarca que expulsó a este grupo sea Shion, y lo más probable es que fuera Saga en estado bondadoso. Los caballeros de los abismos se adaptaron a la isla y la convirtieron en una trampa mortal.

                 
 
                     
               
             
                   

Carib Kai no Makai Tō. カリブ海の魔界島 → (カリブかいのまかいとう)“La Isla de los Espíritus de Mar del Caribe”. Según este escrito podemos deducir que la Isla Espectro de Geist se encuentra en el Mar del Caribe.

La isla espectro es aquella a la que acuden Seiya y sus amigos para recuperar el casco de la armadura dorada de Sagitario que los llamados caballeros de los abismos, liderados por Giste/Geist, les arrebataron en una confrontación en un petrolero de la fundación Kido. Se trata de una isla desconocida situada en medio del océano pacífico con un aspecto bastante tétrico. El hogar de Giste y compañía, tiene forma de calavera, como en los juegos de Espada y Brujería, es salvaje, parece deshabitada desde hace muchos años y en ella se aprecia un castillo en lo alto de una cumbre, denominado indistintamente Majō. 魔城 “Castillo Embrujado” o Genkaku Jō. 幻覚城 (げんかくじょう) “Castillo de Ilusiones”, (literalmente : 幻覚: ilusión + 城: castillo) morada de Geist.

Dai Abare! Carib no Ghost Saint. 大暴れ! カリブの幽霊聖闘士 → (だいあばれ!カリブのゴーストセイント) “¡Gran Batalla! Los Santos Fantasmas de Caribe. Es el nombre del episodio número dieciocho de la serie clásica de Saint Seiya. Tanto en España como en Latinoamérica se lo llamó “Los Caballeros de los Abismos”. Se estrenó en Japón el 21 de Febrero de 1987. Según se aclara en el inicio del episodio, los kanjis 幽霊聖闘士 se deben leer como ゴーストセイント (Goosuto Seinto). Pero en realidad su lectura real es Yūrei Seitōshi. Que se traduce como los Santos Guerreros Fantasmas o Espíritus. Éste es un recurso muy usado tanto en el manga como el anime para que el público al que está dirigido pueda entender a que se refiere la aclaración. Gigas, el ministro del Pope, pide a Shaina, que designe a alguien que pueda recuperar el casco dorado. Shaina elige a Geist (espíritu en alemán) y sus Santos acuáticos quienes se encuentran exiliados en la Isla del Espectro. Estos Santos secuestran uno de los barcos petroleros de la Fundación Grad y exigen que los Santos lleven el casco dorado. Seiya acepta el desafío, pero luego de derrotar a sus enemigos, estos escapan gracias a la ilusión creada por Geist.

Seikashika! Makai Tō no Kessen. 生か死か! 魔界島の血戦 → (せいかしか!まかいとうのけっせ) “¡Levantarse o Morir! La Batalla Sangrienta en la Isla del Mundo de los Espíritus”. Es el nombre del episodio número diecinueve de la serie clásica de Saint Seiya. En España y Latinoamérica se lo llamó “La Isla Espectro”. Se estrenó en Japón el 28 de Febrero de 1987. Seiya y sus compañeros acuden al Isla del Espectro, donde se enfrentan a Geist y sus subordinados. Luego de una difícil lucha, Seiya consigue llegar al castillo de Geist a quien derrota. De esta manera, Seiya finalmente recupera el casco de la Armadura Dorada.


Esta isla está bordeada por altos acantilados de 90 grados, que dificultan el acceso desde el mar a los intrusos, pero parece probable que los Ghosts Saints dispongan de túneles submarinos para entrar y desplazarse en el interior, como sugiere la escena donde Geist los llama en una gruta junto a una marea de agua. Los acantilados y el perímetro de la isla están habitados por enjambres de insectos que pican por todas partes, aunque es posible que fuera el delfin negro quien domesticó a los insectos de la isla para que ataquen a los potenciales visitantes.

Doku Gaichū. 毒害虫 → (どくがいちゅう) “Insectos venenosos” Atacaron a Seiya y compañía tras intentar subir un risco en la Isla Espectro.

Giste es una mujer caballero que vive exiliada en esa isla por orden del patriarca (Saga) junto con sus tres caballeros de los abismos: serpiente marina, delfín (aunque lo llaman tiburón en el anime y por sus colores sería una orca) y medusa, como castigo por causar catástrofes contra la naturaleza.

Estos son llamados para derrotar a Seiya y los demás caballeros de bronce, y así recuperar la totalidad de la armadura dorada de Sagitario en beneficio del Santuario. Para ello son enviados a sabotear un petrolero de la fundación Kido, llamando así la atención de esta y, lo que más les interesa, que les traigan el casco de oro. Tras fallar en su intento, Giste aparece creando una ilusión de barcos piratas atacando el petrolero y gracias al desconcierto producido roban a los protagonistas el casco y desaparecen en el horizonte sin dejar rastro.

Con los medios técnicos de la fundación, logran interceptar el paradero de los ladrones con una foto de satélite. Nuestros protagonistas se trasladan en helicóptero a la isla en cuestión pero no consiguen aterrizar normalmente debido a un temprano ataque de Giste que destruye el aparato. La narración no tarda mucho en dirigirse a una dirección determinada: hacer que los ataques de los bichejos de la isla y los tres caballeros de los abismos vayan eliminando a los caballeros de bronce uno a uno (y perdiendo la vida en el intento), hasta dejar a Seiya como único candidato a héroe del capítulo.

Caen todos al mar y se tienen que pelear, primero con el caballero-espectro de la serpiente marina en las inmediaciones de la costa, que es vencido por Hyoga, el cual queda maltrecho por el choque. Una vez en tierra escalan uno de los acantilados gracias a las cadenas de Shun pero son atacados por millones de insectos durante la ascensión, ya en la cumbre se miden con el caballero-espectro del tiburón, que es derrotado por Shiryu.

La isla acoge un denso bosque-selva, llamado "bosque de las sombras", donde viven muchos murciélagos sedientos de sangre que atacan a cualquier intruso. El bosque es atravesado por un río largo en el que los abyss saints pueden ocultarse fácilmente, ideal para las emboscadas. Los caballeros de bronce son atacados por bandadas de murciélagos, siendo Shiryu el más afectado por las picaduras. Shun y Seiya avanzan juntos por el río hasta se planta frente a ellos el caballero-espectro de la medusa, que derrotan conjuntamente, quedándose pero atrás Shun, afectado por las descargas eléctricas de su adversario. Seiya consigue salir ileso de los combates y se dirige solo al castillo de la isla.

Kyūketsu Kōmori. 吸血蝙蝠 → (きゅうけつこうもり) “Muerciélago Chupasangre”. Habitan en la isla Espectro.

Majō. 魔城 “Castillo Embrujado”. Castillo donde habitaba exiliada Geist en la Isla de los Espíritus.

Genkaku Jō. 幻覚城 → (げんかくじょう) “Castillo de Ilusiones” Morada de Geist. En ese lugar se dio un gran combate entre Seiya y Geist por el casco de la armadura de Sagitario, al final ganó Seiya.

En el corazón de la isla, sobre una enorme roca, los abyss saints construyeron, o hicieron contruir, un magnífico castillo en el que reside su líder, Geist.

El castillo es de concepción medieval europea clásica y no muestra particularidades especiales ni dentro ni fuera, tiene grandes muros, está muy fortificado y se sitúa en lo alto de una cumbre o monte para ser menos accesible al enemigo. Posee varias torres y almenas e innumerables ventanas por todas sus caras. Tras pasar la típica puerta medieval situada tras un gran foso, Seiya accede al interior del castillo. De hecho, el anime nos muestra sólo una parte del castillo, aquella en la que Geist se encuentra con la máscara de oro.

 

El interior es espacioso y frío además de carecer de cualquier ornamentación en las paredes o techo (a excepción de alguna columna). Todo el lugar está en penumbra, también debido a que afuera es de noche. Seiya sube las escaleras y llega a una gran sala circular situada seguramente en alguna almena del castillo, esto se explica por su forma y porque es en una almena donde estaba Giste cuando llegó el helicóptero y desde la que lanzó su ataque hipnótico.

En esa sala hay una pared que tiene una gran escultura de un monstruo o un diablo y bajo ella un gran número de cascos de la armadura de oro de Sagitario. Seiya consigue descubrir cuál es el original lanzando un ataque contra ellos y destrozando las copias.

Por mucho que quieran hacernos creer que forma parte de la lógica del combate, a nadie escapa el hecho de que decirle a una mujer que se es capaz de distinguir su presencia entre las dobles debido a su olor, es equivalente a llamarle sucia… con todas las letras. O sea, que ya comenzamos faltando al respeto.

Basta con que Giste deje los jueguecitos ilusorios, salga de su escondite y se ponga seria para que Pegaso se vea reducido e inmovilizado por sus garras. Pero claro, los guionistas siempre tienen un as guardado en la manga. Al igual que pasó con Fénix, enseguida una voluntad justiciera se apropia de la armadura de oro, acudiendo en defensa de su protegido e impactando de forma brutal en Giste, que lógicamente no se esperaba tal ataque procedente de un objeto supuestamente inerte. Tras rozar la muerte, Seiya consigue vencer a Giste con la ayuda del casco de oro.

 

Lo peor está por llegar. Con su rival en el suelo, boca abajo y atontada por el golpe, Seiya se lanza al más vergonzoso de los ataques que se han visto jamás en la serie: usa los Meteoros de Pegaso contra un adversario en situación de indefensión. Ni siquiera los más villanos se han atrevido a caer tan bajo.

Y para rematar la faena, vemos que la dura contrincante, sin su máscara, nos desvela un bellísimo rostro vencido por las lágrimas de la derrota. Sus palabras son ya la gota que colma el vaso: nada más y nada menos que define a Seiya como "recto y leal en el combate". No ha tenido suficiente la pobre con ser vencida de forma tan vil, sino que encima le obligan a soltar semejante chorrada. Pues anda que, si llega a ser sucio, se la habría tirado antes de morir.

En fin. Cuesta creer que los guionistas no se hayan dado cuenta de que han sumergido a Seiya en el lodazal de lo más miserable y abyecto.

Pegaso abandona el castillo coincidiendo curiosamente con la salida del sol que nos deja ver el castillo con un bonito color blanco y toda la isla bien iluminada.