MENUS

GENERAL
NOVEDADES
NOTICIAS
FORO Info-Red
LINKS

LA OBRA
¿QUE ES SAINT SEIYA?
MASAMI KURUMADA
INSPIRACIÓN
SHINGO ARAKI
SEIJI YOKOYAMA
TOEI ANIMATION

MANGA DeathMask.it

ANIME DeathMask.it

SIDESTORIES
GIGANTOMACHIA
PELICULAS DeathMask.it

OVAS HADES

KANZENBAN
TENKAI-HEN
EPISODIO G
NEXT DIMENSION
THE LOST CANVAS

ESTUDIOS
ARTICULOS
PERSONAJES
Olympus Gods
Gold Saints
Silver Saints
Bronze Saints
Black Saints

Corona Saints
Steel Saints
Sonota Saints
Blue Warriors
God Warriors
Mariners
Specters
Titans
Gigas
Berserks
Fallen Angels
Celestial Angels
Miscellanea
Satellites

FRASES DEL ANIME
ESCENARIOS

INFORMACIÓN
CDZ MUNDIAL
CALENDARIO

ARTBOOKS

MANGA VS ANIME
MERCHANDASING
Burning Blood
ACTION FIGURES
Saint Seiya figures.tk

MYTH CLOTH
ZODIACO
Alucine.com
CONSTELACIONES
Alucine.com
DICCIONARIO
MITOLOGIA
Mundomitologico.com

MULTIMEDIA
VIDEOJUEGOS
PLAYSTATION
MUSICA OST mp3
Saint Seiya Vintage

VIDEOS Llusantronic.net
GALERIAS
GIFS
SCREENSHOTS DeathMask.it
WALLPAPERS
CALENDARIO
Saint Seiya World

AVATARES

FANDOM
FAQ
QUIZZ

FANARTS

Carlos Lam Reyes

Marco Albiero
The Ponk

Trident

Juni Anker
Cerberus Rack

Spaceweaver

Excell

Afo

Drachea Rannak

VPP

Hikaru84

Juan Carlos Brito

Irene Rodriguez

Camille Addams

Bena

Zaionic

Etamin Draconis

Abottle

MauRi

Matelandia

Georgef1

Queen-Uriel

Lunaatena

Dark-Sebas242

Caleb-di-Wampyr

Thereallycapricorn

JesusDelPozo

FANGAS
FANZINES
FANFICTIONS
FANVIDEOS
Cartas Magic SSMTG
Animaciones
Videojuegos
Parodias
Doujinshis
Deformed
Otros fanworks
COSMOPLAY
ENCUESTAS
PROYECTO FANFIC
TORNEO
¿AYUDAR AL SITE?
E-MAIL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MASAMI KURUMADA

Eduardo de Zeus (México)
Tauro Aldebarán
(España)
Saint Of Athena

SUMARIO
Ficha personal y Biografía
Links de Kurumada en Internet
Análisis de cada una de sus obras (desde 1.974)
Comentarios de Kurumada en sus 28 mangas de Saint Seiya

Fuentes de información

LE SCRIBE DU SANCTUAIRE (Francia) : web francesa de dossieres y artículos sobre Saint Seiya, autoría de Vincent, sans pseudo (Francia)

AXIA FORUM (Brasil) : Foro brasileño de Saint Seiya
Post de Saint Mystic (Portugal)
"Masami Kurumada e suas obras"

Ficha personal y Biografía

(podéis encontrar una recopilación bastante fiel y completa de las entrevistas a Kurumada en icavalieridellozodiaco.net y en Next Dimension Fan Group )

Masami Kurumada (車田正美) Mangaka japonés

Fecha de Nacimiento: 6 de Diciembre de 1953.
Lugar de nacimiento: Tokio (Japón)
Signo Zodiacal: Sagitario.
Grupo sanguíneo: A

Masami Kurumada es un dibujante de manga japonés o «mangaka» conocido por haberse especializado en mangas de lucha con personajes bishonen y/o maho shonen, siendo uno de los autores punteros del semanario Shônen Jump. Seguramente uno de los autores más famosos y apreciados, no usa un pseudónimo sino su verdadero nombre para firmar los mangas. Hasta sus 18 años había considerado usar "Gô Saotome" o "Jôji Samidare" como sobrenombre, pero finalmente los dejó. Cuando era niño no le gustaba su nombre y se lo quería cambiar, ya que Masami es también usado para las niñas. Pero llegó a comprender que el propio nombre es una cosa que debe hacer brillar uno mismo.

Kurumada es famoso como creador/autor de mangas populares como Ring ni Kakero, Fûma no Kojirô, Saint Seiya ("Los Caballeros del Zodiaco", su obra más universal y exitosa, que ha conmovido al mundo, no ha habido ningún manga shônen que haya podido competir con eso) y B't X. Sus protagonistas masculinos son un reflejo del clásico y moderno arquetipo social de hombre verdadero, con rasgos y cualidades muy masculinas, de coraje, sacrificio, suficiencia y heroísmo. Obtuvo su mayor éxito con Saint Seiya y un premio a la mejor inspiración con Ring ni Kakero.

Entrevista revista Kami Pro – Japón (2010)

Kurumada: "La producción de un manga te agota física y mentalmente, al igual que un luchador profesional. (Risas.) He recorrido este camino por más de 35 años."

Es un padre hogareño (su hijo se llama Seiya (!), nació después de la serie), y una persona relativamente seria. No muy asidua a presentarse en público ni a conceder entrevistas. Kurumada es un hombre muy difícil de encontrar. Para evitar el asedio de los fans (que son muchos), su nombre fue retirado de la guía telefónica de Tokio.

Como mangaka conviene destacar su carácter meticuloso, obsesivo y calculador. Un buen ejemplo de esto es la excesiva importancia y elaboración de las características psicológicas de sus personajes, así como su afán por encontrar los nombres más apropiados para cada uno de ellos. Se exige y autocrítica al máximo. A la hora de crear un manga le preocupan especialmente los diálogos intentando dotarlos de una gran carga dramática, para Kurumada esto último, junto con una buena línea argumental y la aparición de interesantes personajes (en general, no sólo los protagonistas) son el mejor aval para obtener éxito con un manga.

Dentro de sus predilecciones argumentales están las referencias a las diferentes mitologías de las que él es un gran aficionado, así como la lucha entre el bien y el mal. Su origen en el Shonen Jump marcó que la mayoría de sus personajes principales sean adolescentes. Emplea el sacrificio humano y los "enfrentamientos consanguíneos" para aumentar esa carga dramática que tanto aprecia. Es un gran defensor de los valores del trabajo, la constancia, el valor, el altruismo y la justicia; lo que queda bien plasmado en toda su obra.

Además hay que atribuirle el mérito de haber marcado una época y un estilo propios con Saint Seiya; en dicha obra maestra además innovó muchísimo. Como "peros" a su estilo hay que achacarle la poca dedicación que realiza a los dibujos de sus mangas (te guste o no su estilo es mucho mejor dibujante de lo que aparenta); lo cual resta muchos puntos a su lectura. También es reprochable su excesivo parecido en todos los diseños de sus personajes (parecen clónicos) y su reincidencia continua en el uso y contenido de tramas similares.

Masami Kurumada nació en Tokio, pura raza de Edo, donde vivió con su padres siendo el hijo único del matrimonio. Simultáneamente a su nacimiento, Tokio aún estaba en periodo de reconstrucción de los estragos sufridos en la guerra, aunque no fue necesario mucho tiempo para que todo esto quedase atrás y la vida de las personas se hiciera más confortable. En esta época fue donde el maestro Kurumada vivió su infancia. De pequeño puede decirse que Kurumada era un joven normal, quien jugaba con sus amigos en el parque o al final de las callejuelas, rentaba libros en alguna librería y los leía. Lo que le gustaba en particular a ese joven normal, era el manga.

Entrevista publicada en el Cosmo Special (1988)

Kurumada: “Me gusta mucho el manga desde que era muy pequeño, siempre he leído muchísimo, sobre todo cuando estaba en la enseñanza primaria, en tercero y cuarto. Me gustaba mucho Tetsuwan Atom e Iga no Kagemaru, especialmente esta última, que fue la obra que me dejó una impresión más profunda. El shônen como manga era realmente interesante y con mucho sentido. Después, más o menos en la enseñanza media me aficioné al "gekiga" (estilo de manga con un contenido y estilo más adulto). Coincidiendo con el boom de estos libros en las tiendas, dibujaban autores como Takao Saito y Mitsuyo Sonoda. Al ver esas ilustraciones, sentí que los dibujos de los mangas eran demasiado corrientes; sin embargo la ilustración, la composición y la técnica de esos libros me parecieron que reflejaban frescura. Lo más importante fue cuando en la Shônen Jump vi la obra del maestro Hiroshi Motomiya. Recibí un gran impacto; así era como yo pensaba que debía de ser un manga. Era una época en la que la Shônen Jump aún no salía semanal y la leía por casualidad en los puestos de ramen. (Risas.) Pero desde que veía la portada a color y la abría, sentía una atracción irresistible. Creo que si no hubiera visto la obra del maestro Motomiya, es muy posible que no me hubiera convertido en mangaka.”

Entrevista Editorial Star Comics – España (2001)
¿Cuál fue el primer manga que leyó? ¿Cuáles mangas le gustaban cuando era chico?

Kurumada: “No recuerdo bien cuál fue el primer manga que leí, pero cuando estaba en el tercer año del colegio primario me gustaban Tetsuwan Atom ("Astro Boy") e Iga no Kagemaru. Fui muy influenciado por el maestro Hiroshi Motomiya: después de todo, fueron sus obras las que me llevaron a convertirme en mangaka.”

Entrevista revista Henshin #31 – Brasil (2002)
¿Qué lo llevó a hacer mangas?

Kurumada: “Bueno, a mí siempre me gustaron los mangas. Por ejemplo, yo leía bastante los mangas de ninjas de Mitsuteru Yokoyama (creador de Giant Robot) y de Sanpei Shirato (autor de Kamui Gaiden). Antiguamente existían tiendas que alquilaban mangas, como si fuesen los videoclubes de hoy día, y yo alquilaba y leía mangas en esas tiendas por 5 o 10 yenes.

Esa era la época de "Gekiga" (nombre del estilo de manga para adultos, con contenido dramático). Takao Saitô (autor de Golgo 13) es un gran representante de ese estilo. En cuanto a mi manga, es más al estilo de Osamu Tezuka quién tenía un trazo más redondeado, mientras que el estilo "Gekiga" era más violento y tenía un trazo más serio. Yo tuve influencia de los dos. El resultado de eso fue Saint Seiya.”

Entrevista Fuji TV – Japón (2003)
¿Qué fue lo que lo hizo decidirse convertirse en un mangaka?

Kurumada: “Después de terminar el secundario (preparatoria), yo no tenía intenciones de ir a la universidad y seguir una vida normal. Entonces participé en un concurso de la Shônen Jump, y me dije a mi mismo que al menos lo intentaría una vez para ver. Ahí fue cuando comencé a escribir, dibujar y crear historias. Viéndolo en retrospectiva, realmente me lancé repentinamente contra este mundo. Usualmente, la gente que desea convertirse en mangaka posee un don para dibujar, y eso es lo que los motiva a continuar por ese camino. Pero la belleza de los dibujos no es importante. Porque hacer los dibujos tiene que tener un significado, por eso es necesario primero pensar los nombres, lo cual es la tarea mas difícil. En el caso de una publicación semanal, me la paso seis días pensando en los nombres y las últimas 24 horas son para terminar los dibujos.”

Entrevista publicada en el Artbook Sora (2003)

Kurumada: "Lo que prefería de joven eran dos historias de Mitsuteru Yokoyama, Iga no Kagemaru y Tetsujin 28 Gô; eran obras que a los jóvenes de esa época les gustaba leer más que otras. Más tarde, cuando crecí, vi por primera vez una revista

*Iga no Kagemaru, de Mitsuteru Yokoyama fue publicada en 1961 en la revista Shonen sunday; un manga que cuenta la vida de Kagemaru, un ninja de una organización secreta que lucha por la paz en un mundo corrompido.

*Tetsujin 28gou (hombre de acero 28) de Mitsuteru Yokoyama, se publica en 1961 en la revista "Shonen", cuenta las aventuras del robot gigante Tetsujin 28 y el joven Shotaro, un gran exito que fue llevado al anime también.

Ese fue su encuentro con la Shônen Jump, que en un manga se lo podría definir como "el destino", le ha permitido conocer diversos mangakas, uno de los cuales le ha dejado una gran impresión: Hiroshi Motomiya.

Entrevista publicada en el Artbook Sora (2003)

Kurumada: “La obra de Hiroshi Motomiya ha tenido un impacto impresionante en mí; el título era a colores, y pasando de página producía un efecto ardiente. "¡Esto sí es un manga!", me decía a mí mismo. No era un manga del tipo infantil, y tenía también una historia muy dramática que me impactó mucho. Es muy probable que si en aquella época no hubiera leído Otoko Ippiki Gaki Taishô, no hubiera conocido a Mankichi Togawa y no hubiera recibido aquellos incentivos... yo no me hubiera convertido en ese tipo de mangaka.”

Otoko Ippiki Gaki Taishô fue publicado en 1968 en la Shônen Jump, con grandes resultados para Hiroshi Motomiya. El protagonista, Mankichi Togawa, con sólo su puño y su extraordinario coraje, reunía y guiaba bandas de jóvenes delincuentes en todo el país, y el tema principal del manga es precisamente estos tipos de bandas. Cuando Kurumada inició la preparatoria, no podía imaginar que aquel manga cambiaría su vida. Tiempo después, al finalizar su tercer año de preparatoria, el joven Kurumada decide ir a buscar su nuevo camino.

Entrevista revista Anime Land #97 - Francia (2003)
Sus obras siguen la misma línea que aquellas creadas por Ikki Kajiwara. ¿Se trata de un género en el que se reconoce?

Kurumada: “Sí, yo soy un gran admirador de ese estilo narrativo. El sacrificio, la superación de uno mismo, una amistad difícil de destruir... Sí, a menudo esa clase de historias son muy duras y con finales tristes... Es verdad. Todas las grandes historias muestran héroes que luchan hasta la muerte. Tienen a menudo un epílogo dramático, que puede ser incluso la muerte misma...”

Quería ser marinero, pero durante la escuela secundaria percibió que su sueño era convertirse en mangaka. Un impulso en este sentido fue la lectura de Ashita no Jo, el famoso manga de boxeo de Tetsuya Chiba. Desde temprana edad, Masami Kurumada tuvo pasión por el dibujo, el joven Kurumada comenzó a diseñar historias y a presentarlas en diversas competiciones, cuando iba a la escuela participaba en concursos de mangas, como tantos otros de sus colegas mangakas, y decidió realizar con plena autonomía una historia sobre boxeo, Otokoraku.

Entrevista publicada en el Cosmo Special (1988)

Kurumada: “Desde que era pequeño, como hace todo el mundo, hacia dibujillos y amagos de manga en las hojas desechables o en sucio, en los márgenes... No comencé a dibujar en hojas para ilustración hasta que me gradué; pero no sabía cómo dibujar, incluso dibujaba en tinta azul. (Risas.) (En la Shônen Jump, aunque los originales sean en tinta negra, muchas series se publican en tinta de otro color, predominando el azul.) Como ya he dicho, me había dejado llevar por la impresión de las ilustraciones y la obra de Motomiya, pero no sabía bien como dibujar las viñetas o construir los diálogos. Además, la historia que contase tenía que ser interesante. Yo sólo quería ser como el maestro Motomiya."

Kurumada se dio a conocer a través de un concurso de manga para noveles organizado por la editorial Shueisha, con tan sólo 20 años llegó a ganar el máximo galardón al presentar el primer trabajo de su extenso curriculum, titulado Otokoraku (1974), la historia de un joven adolescente, que tras varias tentativas, logró que fuera publicada por la Shueisha, la cual consta de 3 volúmenes. Esta obra le permitió ganar un concurso de aspirantes a mangakas y volverse asistente de un par de artistas profesionales cuando ni siquiera había cumplido los 20 años. Fue así como un editor lo contrató para que trabajara como su asistente, mejorando su estilo durante los siguientes tres años de su vida.

Entrevista publicada en el Cosmo Special (1988)

Kurumada: “Cuando estaba en el último año de la enseñanza superior, en la revista Shônen Jump daban el premio "Hope Step" a una obra profesional, y también el "Young Jump", y ahí fue donde envié la primera obra que salió de mis manos. Mientras dibujaba esa historia, sólo tenía una cosa en la mente: "no hay absolutamente nadie que dibuje mejor que yo"; sin embargo no me dieron ni una mención. (Risas.) Hasta me fui a la propia editorial a preguntar el por qué; incluso corrieron rumores de que fui a intimidarlos. (Risas.) Fue entonces cuando en la redacción me dijeron que el número de asistentes de Samurai Giants se estaba quedando insuficiente, así que me pidieron que colaborase, y de este modo empecé a trabajar por primera vez como asistente profesional. Debía de ser el mes de noviembre del año de mi graduación.”

De amateur al mundo profesional. Kurumada fue tomando experiencia colaborando en esta historia sobre Samurais, y a pesar de estar sumido por la vorágine de trabajo que supone la vida de asistente, poco a poco se iba acercando al día de su debut.

Entrevista publicada en el Cosmo Special (1988)

Kurumada: “En aquel entonces absolutamente todo era nuevo para mí, de veras que hasta que no me hice asistente no sabía ni como diseñar una página. (Risas.) Recuerdo haberme impresionado mucho con el resultado final de las cuartillas. También cometí muchos errores. En un manga sobre béisbol en el que trabajaba, el público tenía que gritar "UOOOONN", pero a mí me pareció que quedaría mejor "UOOOO" así que lo cambié por mi cuenta. (Risas.) El maestro se sorprendió mucho y no se enfadó, pero era mejor que no lo volviera hacer.

Mientras realizaba mis labores de asistente poco a poco iba dibujando mi propia obra, para ello siempre trataba de volver a casa lo más pronto posible. En aquel entonces vivía solo en un apartamento que había alquilado en Shakujii. Mis padres decían que a pesar de haber salido de casa no había conseguido nada y que no tardaría mucho en volver. (Risas.) Y la verdad es que con lo que ganaba como asistente no me alcanzaba ni para pagar el alquiler, así que tuve que buscarme un trabajo a tiempo parcial.

Finalmente, a los 20 años, pude debutar con la presentación de Sukeban Arashi, dos años y medio después de haber comenzado como asistente. El trabajo que durante mis años de asistente había dibujado empleando muchas noches en vela y que constantemente había enviado a la editorial, veía la luz.”

Entrevista Editorial Star Comics – España (2001)
¿Cómo logró entrar al mundo del manga profesional?

Kurumada: “Cuando tenía 18 años leí por casualidad un número de la revista Shônen Jump en la cual había una publicidad sobre un concurso para nuevos autores. Así realicé mi primer manga, y con él participé del concurso; pero antes de eso no había tenido nunca la idea de convertirme en un mangaka. Al final aquella historia no ganó ningún premio, pero un redactor me presentó un mangaka ya consolidado de quién comencé a trabajar como asistente. De este modo comencé también a realizar mis mangas que contaban cosas que sucedían en el estudio donde trabajaba.”

Entrevista Fuji TV – Japón (2003)

Kurumada: “El manga de mi debut fue Sukeban Arashi, cuando tenía 20 años. Debido a la crisis del petróleo, la revista Shônen Jump pasó a ser más delgada, y las obras en publicación vieron sus páginas reducidas en cantidad. Esta debía ser una publicación regular, pero eventualmente se convirtió en un one-shot. Después de completar Sukeban Arashi, trabajé medio tiempo en limpieza de edificios, hasta que comencé con Ring ni Kakero. Los dialectos de lenguaje de trabajadores/artesanos que se muestran en Ring ni Kakero, provienen de mi experiencia en mis trabajos temporales. El "-ccha" que utiliza Kiku, es dialéctico de la prefectura de Yamaguchi. Mis padres son de allí.”

Entrevista publicada en el Artbook Sora (2003)

Kurumada: “El primer trabajo que mandé fue una breve historia a colores, realizada durante las vacaciones de verano en el tercer año de preparatoria, cuya trama trataba sobre bandas juveniles, y estaba seguramente muy influenciada por Otoko Ippiki Gaki Taishô. El editor que vio mi trabajo me informó que el número de asistentes que trabajaba en Samurai Giants no era suficiente, y que yo podría realizar ese trabajo, utilizándolo como una especie de entrenamiento para convertirme en mangaka. Cuando entré en el estudio, me sorprendí al ver los bocetos, y pensaba que todas las viñetas del manga debían ser dibujadas a mano. Cuando después me puse a examinar los bocetos hechos a mano, pude ver que las viñetas eran aplicadas en el tablero, y pensaba: "¡Beh, entonces puedo hacerlo yo también!". En aquel momento, sin tener las nociones básicas de un mangaka, realicé un trabajo que tenía intención de presentar. Mientras realizaba mi trabajo de asistente, tenía también un trabajo a tiempo parcial, y en el tiempo que me quedaba libre comencé a dibujar mi propia historia para luego mandarla a la Shônen Jump.”

Masami Kurumada se formó en la "antigua escuela" de dibujantes japoneses. En una época en la que Japón estaba en pleno renacimiento económico, donde la necesidad de reafirmarse estaba presente más que nunca entre sus habitantes. Un periodo rico en mangas que subrayan el valor, coraje y la perseverancia. Su estilo involucra variadas personalidades y características especiales a sus personajes, los relatos incluyen diferentes culturas, leyendas y mitología. La esencia de sus historias nos transporta a lugares muy remotos de nuestro espíritu, comparte nuestras emociones y nos hace sentir lo maravillosa que es la vida si se vive con esperanza.

Entrevista revista Anime Club - (1996)
Sentimos que existe, por parte de usted, una intención de transmitir un mensaje de coraje a sus lectores. Cuando usted crea una historia, ¿tiene ese claro objetivo?

Kurumada: “Yo creo que el manga existe principalmente para el ocio, así que no pienso en colocar un mensaje especifico. Escribo esperando que los lectores queden contentos con mi historia, pero si además de quedarse contentos ellos pudieran captar algo más, como dibujante me sentiría totalmente realizado.”

Con todo su debut oficial como dibujante de mangase produjo en 1974, después de trabajar aproximadamente 2 años como asistente, con la obra Sukeban Arashi (“El destructor de jefes de pandilla”, 1974), su primera obra "profesional", en la revista Shonen Jump semanal núm. 33 de Shueisha, con apenas la edad de 21 años, obteniendo de inmediato un gran reconocimiento. Sukeban Arashi era un manga de "banchôs" (“jefe de banda”), una historia de estudiantes fuera de la ley, de delincuentes. Era la historia de una chica gritona.

Al comenzar a publicar Sukeban Arashi, esta poderosa obra hizo que el autor destacara nítidamente en la cabeza de los lectores. Su debut fue su primera victoria, una obra que para él es difícil de olvidar. En este primer trabajo dividido en varios capítulos, narra la historia de Rei Kojinyama, una joven enérgica, la obra será recogida posteriormente en 3 tankobon. A partir de ese momento la colaboración entre Kurumada e Shueisha se hace más estrecha. Su estilo involucra variadas personalidades y características especiales a sus personajes, las historias relatadas incluyen diferentes culturas, leyendas y mitología.

Después de esta tímida pero simpática introducción, conecta con una historia corta Mikereko Rock en 1975 y luego su primer gran éxito Ring no Kakero! (“¡Acércate al ring!”, 1977) centrada en el mundo del boxeo (dibujada entre 1977 y 1981), una obra con 25 tomos, iniciada en 1977 y finalizada en 1985, que le traería fama y reconocimiento, y que el propio Kurumada (y los japoneses) considera su favorita, siendo esta su obra cumbre en Japón (de hecho en allí, está más valorada que Saint Seiya), fue publicado por Shonen Jump y será la base de muchas de sus obras posteriores. Su estilo es vigoroso y su desarrollo particularmente incisivo, ello se percibe sobretodo en las escenas de acción. Es una serie que se desarrolla en el mundo del boxeo, tenía como hilo argumental un boxeo lanzado hasta el límite de lo épico (una exageración que se repetiría en todas sus obras siguientes), cuyos protagonistas representan al Tigre y al Dragón de la mitología china, la cual ya marcaría algunos de los rasgos de sus posteriores éxitos.

Entrevista publicada en el Cosmo Special (1988)

Kurumada: “La verdad es que en un principio Sukeban Arashi iba a ser protagonizada por un chico, igual que todo lo que había hecho hasta entonces, también desarrollándose en ambiente estudiantil. La realidad es que siempre he querido hacer una obra como Otoko Ippiki Gaki Daisho del maestro Motomiya. No podía evitarlo, pero tenía que admitir que en ese momento ese era un tema muy recurrente, así que opté por una protagonista que se comportara como un barón. El caso es que yo quería debutar en la Shônen Jump lo antes posible, pero estaba un poco confundido con el argumento, no sabía cómo era la mejor manera de enfocarlo. Por un lado quería dotarle de la fuerza y virilidad de las obras de Motomiya, pero por otro quería darle ese toque que podría hacer que también gustase a las chicas. Pensaba que si podía dotar a la obra de una atmósfera suave y a la vez masculina, podría entusiasmar tanto a los lectores de shônen como a los de shôjo, eso sería lo ideal.

Y así fue, empecé a recibir muchas cartas de fans, y entre ellas también había muchísimas que eran enviadas por chicas. La serie se hizo tremendamente popular y los lectores la alzaron al primer puesto con sus votaciones. Después, debido a la crisis de los combustibles, se hizo muy difícil y caro poder hacerse con papel, por lo que el número de páginas tuvo que reducirse notablemente y la publicación se acortó, teniendo finalmente que dar por terminada la obra. Me sentí muy mal, nunca olvidaré ese sentimiento de frustración.”

Entrevista publicada en el Artbook Sora (2003)

Kurumada: “Después de haber sido asistente por aproximadamente dos años, finalmente publicaron mi primer manga, Sukeban Arashi. La idea era volverme independiente, pero no podía esperar despegar con aquella historia; mi camino en el mundo del manga, en realidad, inició con Ring ni Kakero.”

Después de esta tímida pero simpática introducción, conecta con una historia corta titulada Mikereko Rock en 1975 y luego su primer gran éxito: Ring no Kakero! (“¡Acércate al ring!”, 1977) centrada en el mundo del boxeo (dibujada entre 1977 y 1981), una obra con 25 tomos, iniciada en 1977 y finalizada en 1985, que le traería fama y reconocimiento, y que el propio Kurumada (y los japoneses) considera su favorita, siendo este manga su obra cumbre en Japón (de hecho en allí, está más valorada que Saint Seiya), fue publicado por Shonen Jump y será la base de muchas de sus obras posteriores. Con Ring ni Kakero comenzó la época dorada de Kurumada, el creador de éxitos. Su estilo es vigoroso y su desarrollo particularmente incisivo, ello se percibe sobretodo en las escenas de acción. El manga se desarrolla en el mundo del boxeo, tenía como hilo argumental un boxeo lanzado hasta el límite de lo épico (una exageración que se repetiría en todas sus obras siguientes), cuyos protagonistas representan al Tigre y al Dragón de la mitología china, la cual ya marcaría algunos de los rasgos de sus posteriores éxitos.

Entrevista revista Kami Pro – Japón (2010)
¿Fue sencillo para usted decidir qué clase de escenas de combate quería dibujar en el manga?

Kurumada: “Bueno, ese era uno de los temas que pensaba hasta el final. Así qué primero pensé en lucha profesional o incluso sumo, pero creo que el boxeo fue la elección más inteligente. Sin embargo, hubo un tiempo en el que pensé en hacer un manga sobre lucha profesional. Algo así como una versión de Ashita no Joe con luchadores profesionales femeninos.”

Entrevista publicada en el Cosmo Special (1988)

Kurumada: “Mi frustración por la cancelación de Sukeban Arashi se convirtió en un resorte que posiblemente me llevó a mi siguiente obra: Ring ni Kakero. Cuando comencé a dibujarla no tenía la menor idea sobre boxeo o lucha libre; ni siquiera sabía cómo debía de dibujarla. Mi objetivo principal era entusiasmar a los lectores; si conseguía dibujar un manga apasionado, seguro que lograría ese entusiasmo. Dibujé muchas batallas, incluso llegando a rebasar los límites del boxeo. Al final, parecían súper-batallas entre hombres ultra poderosos, pero a mí me parecía bien así. Realmente si miras mis mangas, verás que siempre he tenido la misma dinámica. (Risas.) Combates entre boxeadores, ninjas, héroes sacados de la mitología griega... Pero en definitiva todo gira en torno a lo mismo; dibujo mucha violencia. (Risas.) En realidad, lo más difícil de elaborar Ring ni Kakero fueron los diálogos, el argumento en sí. Se dice que los textos son la vida del manga, y hoy día me sigue resultando difícil.

Este año la Shônen Jump cumple su 20º aniversario, y fueron solamente unas 40 o 50 obras las que superaron los 50 capítulos. La supervivencia es muy difícil. Yo nunca me creí capaz de construir una obra a ese nivel, y no creí que pudiera volver a triunfar en las votaciones de los lectores. Yo me aseguraba de pensarlo todo muchísimo, costumbre que aún conservo en la actualidad. Siempre soy muy meticuloso en lo que hago, y creo que si ahora tengo un presente, es por haber hecho esto en el pasado.”

Entrevista publicada en el Artbook Sora (2003)

Kurumada: “Estaba aún definiendo mi estilo, y cuando lo pienso ahora, desde el punto de vista artístico del dibujo, me sentía muy inseguro. Sin dudas, entrar en el mundo profesional y comenzar a dibujar de repente significa una serie de cosas: como un aumento de la popularidad, de los consejos por parte de los editores y de los comentarios de los lectores... Sin embargo, por otra parte, cuando una persona está concentrada en el dibujo no le importa mucho aquello que ocurre a su alrededor. Yo me decía: "¡Si yo me siento bien, eso es suficiente!".

Las primeras dudas y problemas comenzaron a llegarme durante la primera temporada de Ring ni Kakero, como se podía ver también en los comentarios y preguntas de los lectores. La primera parte de la serie no alcanzó una gran popularidad, sin embargo... a partir del momento en que me nació la idea del Boomerang Hook, mis dudas y vacilaciones desaparecieron. Además, tuve una gran respuesta por parte de los lectores, y pensé que con una sola idea había cambiado todo.

El toque final de los protagonistas fue, según Kurumada, sin duda las técnicas especiales. La idea de las técnicas especiales, en el futuro ha condicionado muchísimo las obras de Kurumada. Fue precisamente trabajando en Ring ni Kakero, que Kurumada entendió cuán importante era el significado del nombre de un manga.

Entrevista publicada en el Artbook Sora (2003)

Kurumada: “En aquella época, mientras yo pensaba lo contrario, todos me decían que si no tenía éxito pronto no me podría convertir en un mangaka. Y era cierto, hay muchas personas que saben dibujar, ¿verdad? Y mejor que yo, tantos como las estrellas que hay en este universo. Todavía, ninguno me puede sacar de la cabeza que un manga es "sólo un nombre", y que ese "nombre", en el lenguaje del manga, es el dibujo mismo. Cada mangaka tiene su estilo propio, y antes de publicar algo, un volumen o lo que sea, debe saber cómo separar cada escena, como distribuirlas, como hacer revelar las emociones, que onomatopeyas utilizar, etc. Y estas cosas juntas, definen su nombre. En base a eso, se habla con el editor y se define la trama, y en el momento en el cual ambos estamos convencidos del resultado, comienza la realización de la obra.

Cuando entiendes que gran parte de un manga es el nombre, y eso ocurrió mientras realizaba Ring ni Kakero, entiendes también que el nombre es una cosa bien diferente a la historia. Debía lograr pensar en cómo convencer al lector al pasar de página rápidamente, porque una buena idea como el Boomerang Hook, sin un nombre adecuado, no era suficiente. El nombre, para mí, era eso que garantizaba un impacto en el lector, como me sucedía a mí con Otoko Ippiki Gaki Taishô; era eso lo que me llevaba a cambiar de página.”

Entrevista Fuji TV – Japón (2003)
¿Qué es un jefe de edición para usted?

Kurumada: “En primer lugar, un fan de la obra; y alguien capaz de juzgar objetivamente como jefe de edición. En otras palabras, un compañero.

En la época en que hacia Ring ni Kakero, mi jefe de edición, yo y todas las personas implicadas aún éramos jóvenes solteros, así que era común que pasáramos las noches en el estudio bebiendo mientras intercambiábamos ideas, antes de ir a dormir. El regalo mas valioso que puede hacer un jefe de edición, son sus ideas. Hablar de una película que él vio, o de alguna persona interesante que vio en el tren, etc...”

Entrevista Fuji TV – Japón (2003)
¿Ha hecho usted boxeo?

Kurumada: “No, yo solamente investigué un poco. Primero pensé en el concepto de "un chico y su hermana mayor tratando de escalar niveles (en la sociedad)", y luego pensé en un deporte que pudiera mostrar eso. Al final, fue el boxeo.”

Ring no Kakero sentaría las bases de casi todos sus mangas posteriores, personajes masculinos con atributos físicos muy similares (elenco estable de protagonistas), que dan mucha importancia al honor y la honestidad, haciendo hincapié en la amistad, el coraje y el sacrificio. Este debut le proporcionó el empuje suficiente como para empezar una brillante carrera dentro de la editorial Shueisha. Su fama fue en aumento junto al repertorio de sus obras.

De inmediato, y a lo largo de los años ochenta, dibujará Fuuma no Kojiro (“Kôjiro de los Fûma”, 1986), que cuenta la odisea de un personaje alrededor de una espada sagrada, obra de ciencia-ficción sobre un grupo de jóvenes con poderes paranormales, el antecedente directo de otra de sus creaciones más famosas, Otoko Zaka (1988), sobre un hombre de la calle y las duras pruebas que ha de afrontar en la vida, y Raimei no Zaji (1988).

Fûma no Kojirô y Otoko Zaka, toman nuevas temáticas; pero siempre desprendiendo la masculinidad que, con sus obras, Kurumada quería hacer llegar a sus lectores. Este también es el momento en el que en sus obras empieza a desbordarse la sangre. Estas dos series han sido un éxito notorio en Japón, todas ellas predecesoras de lo que sería el trabajo definitivo de Kurumada: Saint Seiya (1986).

Entrevista publicada en el Cosmo Special (1988)

Kurumada: “En el mundo del manga existe el mal presagio de la segunda obra. Se dice que la obra que sigue a un gran éxito será un fracaso, y ciertamente cuanto más éxito y popularidad haya alcanzado tu obra anterior, mucha más presión tendrás para desarrollar la siguiente, ya que hay expectativas que cumplir y mucha gente pendiente. Aquí es donde podríamos decir que se demuestra si la fuerza del autor es auténtica, es como una prueba o examen. En mi caso, cuando acabé Ring ni Kakero, estaba entusiasmado con empezar mi siguiente obra. Tenía tres posibles obras en mente: La primera era Fûma no Kojirô, otra era Otoko Zaka y por último, una sobre sumo, aunque esta nunca pensé seriamente en hacerla. Ni siquiera ahora me apetece dibujarla. (Risas.) Finalmente me decidí por Fûma no Kojirô, con la intención de dejar vivos los puntos más interesantes de Ring ni Kakero. En un principio, la temática de Ring ni Kakero era simplemente el boxeo, pero acabó derivando en auténticas súper-batallas. Ahí se luchaba con guantes, y en "Fûma", digamos que con uniforme. En realidad no cambiaban tanto las cosas. (Risas.)

Fûma no Kojirô evolucionó inevitablemente en Otoko Zaka, y es que, realmente, por dibujar una obra como esa fue que me hice mangaka. Desde que era un niño, desde que debuté, esta era la obra que siempre había querido hacer. Por eso, cuando empecé con ella, me invadía un gran sentimiento de satisfacción. Sin embargo, el resultado no fue el que esperaba. (Risas) Esta historia tuvo una vida muy corta, yo quería dibujar algo como Otoko Ippiki Gaki Daisho de Motomiya. Quizás me obsesioné demasiado en superarlo y fue todo lo contrario, no salió nada bien.”

Entrevista publicada en el Artbook Sora (2003)

Kurumada: “Después de Ring ni Kakero, todos los personajes de mis obras han poseído invariablemente una técnica especial; la única excepción es Otoko Zaka, que no por casualidad termino siendo una obra inconclusa. Otoko Zaka es un personaje sin técnica ni estilo.”

Kurumada trabajaba en el manga desde mediados de los años 70, era un apasionado de las armaduras, la astronomía y las mitologías, fascinado en particular por las leyendas griegas, elementos que le inspiraron para crear a Saint Seiya. Sus primeros mangas son indicativos, Ring ni Kakero y Fuma no Kojiro estaban ya fuertemente impregnados de esa influencia. Más ardiente, el indomable espíritu de desafío de Kurumada le llevó a crear un invencible manga de acción. Después de Otoko Zaka llegó Saint Seiya, con la que de inmediato comenzó a caminar por las sendas del éxito.

Entre los años 1985 y 1991 Kurumada plasmará sobre el papel su obra culminante, el pináculo de su increíble crecimiento, Saint Seiya, su manga de mayor éxito y serie de culto conocida internacionalmente como “los Caballeros del Zodíaco”, con la que asociará con éxito excelente lo fantástico y la mitología. Se trata de una obra extraordinaria desde el punto de vista narrativo que fusiona las tres pasiones de Kurumada: las armaduras, la astrología y la mitología, integra todos los componentes del recito épico de la antigüedad, complicado con elementos trágicos, sobre un fondo mitológico, siendo publicada desde el año 1986, reuniendo 28 volúmenes, y que más tarde, casi inmediatamente, es adaptada al anime, en una teleserie que alcanza un total de 144 episodios, más 4 películas alternativas a cargo de Shingo Araki y Michi Himeno para Toei Animation.

Entrevista publicada en el Cosmo Special (1988)

Kurumada: “El desarrollo de Saint Seiya, como ya he dicho, se basa en los mitos griegos y así seguirá siendo en lo sucesivo, tengo intención de profundizar aún más en ese mundo. Aún hay muchos mitos que pueden entrelazarse en la historia, es posible que sea una serie de tipo único. Aunque también hay que tener en cuenta que por muy popular que sea ahora mismo Saint Seiya, en la Shônen Jump, la lucha entre las diferentes series es constante y terrible, cada vez aparecen más y más nuevos autores con obras interesantes, y casi se ha convertido en una especie de competición o torneo por ver cuál es la más potente. Es decir, medir el poder de atracción de la obra. Para mantenerte escribiendo una obra larga tienes que ser preciso y contar la mejor historia, aunque a veces en la Shônen Jump no tienen mucho sentido. (Risas.) Hay que mantener el poder de la obra semana tras semana, y para eso hay que tener siempre ideas frescas. En la Shônen Jump, si una de tus obras no tuvo éxito, el desafío de volver a resurgir es tremendamente difícil. Si apareciera alguien nuevo que me superase, creo que tendrá problemas. (Risas.)

Pensando en eso, lo único que puedo decir es que si quieres dibujar manga tienes que entrar en este mundo, y la gente joven que lo consiga tampoco es que vaya a tenerlo fácil o tener alguna ventaja. Pero siendo así, lo más divertido es obsesionarse con esto. Si estas cosas te gustan, será mucho más fácil que triunfes en el mundo del manga; después de todo el manga es un mundo de obsesiones. (Risas.) Esta vida es mucho mejor que la vida ordinaria. Te proporciona una divertida vida de adulto. Entrar en el mundo real es muy duro y difícil, para mí la vida ordinaria es mucho más pesada, indudablemente. En mi caso, cree Ring ni kakero impulsado por el ímpetu de la juventud; en Saint Seiya soy más técnico. En Ring ni Kakero me dejaba llevar por las emociones; por el contrario, en Saint Seiya, aunque también sienta esa voracidad en algunos puntos, soy más frío. Es posible que sean obras completamente distintas... Aunque no exteriormente.

Ahora veo que, aunque gaste todo mi entusiasmo en crear una obra, ya no creo en eso de ir más allá del propio manga y dejar en él un mensaje personal a los lectores. Que sea fácil de leer y que sea entretenido, eso es todo lo que debe de ser un manga; o dicho de otra manera, leerlo en el tren, pensar que es interesante y al llegar a la estación tirarlo. El manga no es más que un simple entretenimiento. Desde su primera publicación hasta ahora, la Shônen Jump ha aumentado considerablemente su tirada, y creo que es porque también ha acogido esa idea, así que ambos tenemos la misma filosofía. Dibuje lo que dibuje en adelante, esta es una idea que no cambiaré.”

Las aventuras de Seiya y sus amigos arrasaron dentro y fuera de Japón, su expansión internacional lo convirtió en un éxito rotundo, especialmente en Francia y Latinoamérica; donde una multitud de aficionados crecieron a su sombra. Su trama argumental se centra en una antigua leyenda que habla de unos caballeros sagrados que aparecen en el mundo siempre que éste se encuentre en una grave crisis.

El tema principal de la Saint Seiya (armaduras, poderes cósmicos y demás) es una de las constantes que se han ido repitiendo en algunas de sus obras, la base partió de su primer éxito, Ring ni Kakero, trama en la que dos jóvenes boxeadores hacían combates hasta límites insospechados. La mayoría de sus obras siguientes tratan sobre personajes que usan armaduras y disponen de poderes sobrenaturales, y sobre todo, valores como la superación, la constancia, el amor fraternal, la amistad... etc. Su estilo de dibujo es muy clásico y a lo largo de su carrera ha ido evolucionando llegando a tener un nivel hermoso.

Sus siguientes trabajos fueron publicados de forma exclusiva por la revista Shônen Jump, de la editorial Shueisha, hasta 1994, siendo la última en editarse Silent Knight Shô (1993), (dos volúmenes recopilatorios entre 1992 y 1993) que era prácticamente una copia de Saint Seiya, la cual por la notable semejanza con su obra precedente no logra ser un gran éxito y es licenciada de forma prematura, luego vino Raimei no Zaji (“Zaji, el del estruendo”, 1993). Su carrera a partir de este momento parecía terminada, pero...

Kurumada: "Era muy difícil seguir escribiendo en Shonen Jump porque, encontrándome en constante competencia con los artistas más jóvenes, tuve que seguir ofreciendo historias con el mismo poder y con nuevas ideas. Ejercer de mangaka exige tener mucha imaginación, y para los jóvenes es seguramente más fácil entrar en este mundo, puesto que no tienen una posición económica estable, y tienen un montón de pensamientos acerca de su futuro, logran usar su imaginación de forma más libre. Puedo decir que viven continuamente en el mundo de la imaginación. En cambio, si uno ha logrado un gran éxito y por lo tanto oportunidades económicas, tiene muchos menos incentivos para cultivar su propia imaginación.

Por ejemplo, cuando realizaba Ring Ni Kakero yo era joven y usé toda mi fuerza para hacerlo lo mejor posible. El caso de Saint Seiya, sin embargo, fue muy diferente, porque su éxito había sido planeado también por otras personas, por lo que no era sólo mi idea. Si no hubiera tenido la ayuda de estas personas probablemente se habría convertido en otro tipo de obra. En mi opinión, sin embargo, hacer un manga no es una forma de enviar un mensaje a unas pocas personas, y Saint Seiya fue programado para ser un éxito a gran escala. En Shonen Jump siempre ha sido esta la filosofía, y la mía es la misma. En el futuro seguramente escribiré otro cómic con la misma filosofía."

En 1996 Kurumada abandonó Shueisha y publicó “Evil Crusher Maya” en la revista Shônen Gangan de la editorial Enix, antes de marcharse a Kadokawa Shoten, donde publicó en las páginas de Shonen Ace “Burning Blood”, y su siguiente éxito, B't X, su primera obra de corte futurista en la que el dibujante llega a la cumbre de su arte, pues los dibujos son magníficos, y la historia, aunque próxima a Saint Seiya, es verdaderamente muy buena, dedicada al mundo de las máquinas y la fantasía, una nueva historia con más armaduras mágicas y épicos enfrentamientos que fueron relatados a lo largo de 16 volúmenes recopilatorios.

"B't X" mantendría ocupado a Kurumada hasta principios del año 2000, tras varios años de recibir el apoyo del público, la revista Kadowaka Shôten la publicó repartida en 16 volúmenes, fue comercializada entre los años 1994 y 2000, con esta obra Kurumada pudo regresar al camino del éxito. Tan es así que apenas terminada de diseñar esta saga, todos los fanáticos estaban esperando su continuación.

Después de terminar B't X, Kurumada regresó a Shueisha donde publicó la segunda parte de Ring ni Kakero, titulada simplemente Ring ni Kakero 2, recuperación de una de sus primeras obras con una acertada puesta al día.

Al principio Kurumada fue clasificado como dibujante poco dotado, probablemente por su estilo poco innovador, se le achaca que no tenga un buen trazo gráfico y esto puede verse reflejado en la anatomía de sus personajes que, además de ser calificados de simples, son algo desproporcionados; sin embargo, resulta muy eficaz a la hora de crear el marco en el que se desarrollan las historias, todas ellas muy bien ambientadas. Kurumada creó uno de los fenómenos más contagiosos del universo del manga, aquel de los héroes con armaduras, con poderes fantásticos sacados de su propio cuerpo y de los elementos que los rodean. Sus historias involucran un mix de diferentes culturas, mitologías, leyendas y religiones que convierten a sus obras en únicas y capaces de encandilar a los lectores, fascinados por la caótica alternancia de personajes y situaciones.

Además de ser un artista refinado, culto y competente, logra dar personalidad a los protagonistas incorporando elementos del firmamento, los vientos, las nubes, etc.. muestra además grandes dosis de escenografía (es sorprendente como logra administrar centenas de personajes, todos diferentes entre sí). Este autor, heredero de la vieja escuela de dibujo japonesa, es uno de los más famosos del País del Sol Naciente. Desconocido para gran parte del público, es el responsable principal de un mito como lo es Saint Seiya.

Kurumada : "En mi época de niño, los adultos no veían el manga con buenos ojos. El mundo tenía el prejuicio de que el manga era un entretenimiento inútil. Hoy en día, el manga está mucho más conceptualizado que algunas otras formas de literatura o incluso películas.”

Las cualidades que caracterizan a Kurumada son su gran capacidad de narración y el desarrollo de sus historias, que mantienen a cualquier lector sin poder sacarle un ojo de encima. Aunque su estilo ha evolucionado significativamente durante su ya larga carrera como profesional, sigue estando más cercano al manga clásico, sobretodo en los rostros, más que a los estilos que triunfan actualmente.

Una cosa si es cierta, nunca tendréis problemas para descubrir a los protagonistas de sus mangas, todos (o casi todos) parecen gemelos de Seiya. Ante la duda, el fanático puede valerse de este método infalible para advertir si el manga que tiene en sus manos es de Masami Kurumada o no; ya que el autor no puede contenerse y siempre incluye un personaje idéntico a Seiya (que suele ser el protagonista principal).

- Ryuji (de Ring ni Kakero) 1.977 (=Seiya)

- Kojiro (de Fuuma no Kojiro) 1.982 (=Seiya)

- Shô (de Silent Knight Shô) 1.993 (=Seiya)

- Teppei (de B'tX) 1.994 (=Seiya)

¿A qué se debe el parecido entre los protagonistas de Kurumada?
El parecido de los protagonistas de Masami Kurumada no es casual, ejemplifica el uso que el autor hace del Star System creado por el inmortal genio del manga, Osamu Tezuka.

Masami Kurumada y el Star System de Osamu Tezuka... una explicación gráfica

Kurumada no es el único mangaka que lo hace. Lo han hecho muchos antes que él y durante décadas. De hecho, no es cierto que todos sus protagonistas se parezcan a Seiya, sino que todos se parecen a Ryuuji Takane, el personaje principal de Ring ni Kakero (RnK), su célebre manga en Japón, y su creación favorita. Quizás uno de los pocos protagonistas que no se parece a Ryuuji sea Kojinyama Rei, de Sukeban Arashi, su primer manga, que era una chica, y Zaji, de Raimei no Zaji, que es igual a Aioria. Seiya fue creado por Kurumada casi 10 años después de Ryuuji, y también Kojirou apareció antes que Seiya. Luego, despues de Saint Seiya vendrían Teppei, de B't X, Shou de Silent Knight Shou, Tendou Aoi de Aoi tori no Shinwa y Kenzaki Rindou de RnK2.

La razón del parecido es simple y cualquiera que haya leído manga durante décadas o visto anime se daría cuenta también sin que se le contaran. Todo se debe a una innovación en el género del manga en los años 40 que introdujo el inmortal maestro del manga y padre del anime, el incomparable Osamu Tezuka. Cuando Tezuka debutó como mangaka, aparte de crear la estética y estilo manga/anime, usó en sus manga una técnica narrativa de su propia invenció que llamaba "Star System", y que simplemente consistía en mantener un reparto estable de personajes en sus diferentes obras. Creaba varios personajes específicos para un manga y cuando terminaba esa obra, en la siguiente usaba varios de los que ya usó en su obra anterior, con el mismo nombre y misma personalidad, sólo que en un rol diferente y en ocasiones con personalidad ligeramente diferente y otro nombre, simplemente modificando un poco sus personalidades para ajustarse a las necesidades de la historia, y a veces sin cambios en absoluto. En ocasiones, el universo de una obra o las circunstancias bajo las cuales esta se desarrollaba diferían grandemente de las precedentes, pero el usar un reparto estable de personajes le permitía mayor flexibilidad para elaborar la trama de sus historias, invirtiendo menos tiempo en el diseño de personajes y a su vez lograr que el lector se identificara más con su obra y establecer una relación directa con sus lectores por medio de una identificación inmediata.

Ryuji (Ring Ni Kakero)
Kojiro (Fuma No Kojiro)
Jingi (Otoko Zaka)
 
Seiya (Saint Seiya)
Sho (Silent Knight Sho)
 
 
 
Teppei (B't X)
Tenma (Next Dimension)

Cualquiera que haya leído los manga de Osamu Tezuka encontrará siempre en ellos a Shunsuke Ban, uno de sus personajes más conocidos. Shunsuke aparece en Tetsuwan Atom (Astroboy), en Jungle Taitei (Kimba), en Metrópolis, en Nextworld y prácticamente en todos sus mangas. A veces, el universo de una obra o las circunstancias bajo las cuales esta se desarrollaba diferían grandemente, pero al usar un reparto estable de personajes le permitía mayor flexibilidad en la trama de sus historias, invertir menos tiempo en el diseño de personajes y a su vez lograr que el lector se identificara más con su obra y establecer una relación directa con sus lectores por medio de una identificación inmediata.

La influencia de Osamu Tezuka en el género fue tan grande como lo fue la de Walt Disney en la animación, y esto es notable ya que muchos mangakas posteriores siguieron su ejemplo e implementaron el Star System hasta cierto punto, en aquella época y aun hoy. Ejemplos son los grandes maestros del manga como los legendarios e inmortales Hiroshi Motomiya, Shoutarou Ishinomori, Leiji Matsumoto, Monkey Punch, y otros más actuales como Rumiko Takahashi y las mujeres de CLAMP. El Star System les ayudó a crear sus obras con más fluidez, sin invertir demasiado tiempo en la creación de un nuevo personaje, y a identificarse de inmediato con el lector, además de obtener otros beneficios creativos.

Masami Kurumada entra en la categoría de mangakas que siguieron la huella de Osamu Tezuka y es fácil notarlo en sus obras. Por eso se suscribe también a esta técnica del maestro Tezuka, que ahorra trabajo y ayuda a que los lectores se familiaricen rápidamente con la obra del autor. Kuramada utilizó el "Star System" para mantener un elenco estable de personajes conservando sus rasgos físicos en sus mangas, lo único que cambiaba en estos era la vestimenta y el nombre. Tezuka utilizó este sistema especialmente para personajes secundarios, pero Kurumada lo hizo incluso con los protagonistas de sus obras, Kurumada creó a Ryuuji Takane (1977), y desde entonces la mayoría de sus protagonistas ha tenido un parecido con él. Kojirou de ‘Fuuma no Kojirou’ (1983), Pegasus Seiya de ‘Saint Seiya’ (1986), Aoi Tendou de ‘Aoi Tori no Shinwa’, Shou de ‘Silent Knight Shou’ (1993), Takamiya Teppei de ‘B't X’ (1994), y aun Tenma de ‘Saint Seiya Next Dimension’, que aunque es el mismo Seiya por tema de reencarnaciones, cuenta. Y no sólo con sus protagonistas lo ha hecho, hay varios saints que tienen un igual en otras obras de Kurumada, como Ban, Shun, Aioria, etc. Rhadamanthys por ejemplo es igual a Southern Cross Christ, y así hay muchos ejemplos en sus obras. Todos estos protagonistas de Kurumada tenían un aspecto similar y una personalidad bastante parecida, lo que demuestra que Kurumada se suscribía a las técnicas ideadas por el maestro Tezuka.

Más información gráfica al respecto en el artículo "Parecidos razonables"

Kikukawa Jingi de Otoko Zaka, Zaji de Raimei no Zaji y Shishi-za Leo Aioria de Saint Seiya

Otro ejemplo de personajes parecidos. Los tres, protagonistas de sus respectivos mangas. Jingi apareció en ‘Otoko Zaka’, que Kurumada dibujó un año antes de ‘Saint Seiya’, pero fue cancelado. En un momento dado Kurumada tuvo pensado hacer de Aioria el protagonista de Saint Seiya, por ello aparece tan temprano en el manga, en el primer capitulo, volumen 1. Mientras que Zaji apareció en 1993, varios años luego de que Kurumada creara Saint Seiya. Los 3 personajes tienen un físico similar y una personalidad muy parecida, un ejemplo más de la reutilización de concepto y diseño por parte de Kurumada en sus mangas.

Million Volt no Joker de Raimei no Zaji y Hakuchou-Seiza Cygnus Hyouga, de Saint Seiya

Otro personaje reutilizado. Hyouga fue creado por Kurumada varios años antes que Joker. El parecido se nota más cuando Hyouga no usa el mask de su Cloth. Este es uno de los ejemplos del Star System en que un personaje es reutilizado en su diseño, pero su personalidad y rol original es modificado para ajustarse a las necesidades de la nueva trama. Mientras que Hyouga es noble, emocional y heroico, Joker es maléfico, ya que es un asesino y no tiene rastros de nobleza en él. Físico igual, personalidad y rol distintos.

Jindai Naoto, de Otoko Zaka, Shun y Andrómeda Negro de Saint Seiya.

Naoto es muy similar físicamente a Shun y sobretodo a su doble negro, pero su personalidad es diferente, ya que no es tan bondadoso como Shun, y es impulsivo y no le molesta combatir. Shun es todo lo contrario como ya sabemos. Kurumada reutilizó el diseño físico de Shun otra vez en Aoi tori no Shinwa y su personalidad también. Debido a su expresión, Naoto recuerda mucho al Black Saint de Andrómeda, que variaba ligeramente en el diseño de su cabello.

Azusa Ranmaru, de Otoko Zaka y Ryuu-SeiZa Dragon Shiryuu de Saint Seiya.

En este caso, Kurumada usó el mismo aspecto físico pero utilizando personalidades distintas. En Otoko Zaka, existen dos Ranmaru, uno es más impulsivo y agresivo, y el otro tiene una personalidad muy similar a la de Shiryuu. Se puede decir que el Ranmaru agresivo combina las características de fortaleza física y agresividad de Shiryuu. Dos personajes iguales físicamente pero que cumplen roles distintos en la trama, y Shiryuu comparte el mismo aspecto físico con una personalidad similar a uno de los personajes de Otoko Zaka.

Katori Ishimatsu de Ring ni Kakero 1, IkkakuJyuu-Seiza Unicorn Jabu de Saint Seiya

El parecido es más notable cuando Jabu no usa el mask de su Cloth. Pero aparte de la cicatriz de Katori, ambos personajes son muy similares físicamente, y en personalidad son bastante iguales también, solo que Katori es algo torpe, a diferencia de Jabu. Ambos son muy leales, valientes y bastante impulsivos. Aunque su rol en las historias es algo diferente: Katori es el mejor amigo del protagonista Ryuuji en RnK1, y Jabu es el rival del protagonista Seiya en Saint Seiya. Un ejemplo de modificación del rol de un personaje en obras distintas del mismo autor.

Southern Cross Christ y TenMouSei Wyvern Rhadamanthys, de Saint Seiya.

Similar al caso de Lyra Orphée y Lyra Orpheus. Christ y Rhadamanthys son un ejemplo de reutilización de concepto y diseño por parte de Kurumada. Para la primera película de Saint Seiya, Kurumada diseñó a los Ghost Saints y los incluyó en la cronología oficial de su manga, son de los pocos personajes de las películas que son canónicos. Christ y Rhadamanthys muestran el mismo diseño físicamente, y conceptualmente son parecidos también: ambos antagonistas, ambos muertos revividos, ambos guerreros muy poderosos de personalidad agresiva y maléfica. Aun cuando Kurumada diseñó a Christ alrededor de 4 años antes que Rhadamanthys, eso no fue impedimento para que el reutilizara su diseño para la película y lo incorporara en su manga en el Hades Hen.

Napoleon Baroa de Ring ni Kakero 1, Uo-za Pisces Aphrodite de Saint Seiya

Estos personajes son muy parecidos conceptualmente y en diseño- Ambos fueron diseñados por Kurumada utilizando los típicos cánones de belleza andróginos, el ideal de la cultura japonesa, tan comunes en manga y anime. Ambos personajes son narcisistas y amantes de la belleza. Y a pesar de su aspecto delicado, ambos eran temibles guerreros. Aun el motivo de las rosas es compartido por ambos. Su aspecto físico es prácticamente el mismo. Solo con el detalle que aun cuando ambos eran rubios en el manga, en el anime el cabello de Aphrodite fue modificado a celeste para generar un mejor contraste y balance de color por el dorado de su Gold Cloth. El de Napoleon quedo sin cambios. La personalidad de ambos era prácticamente la misma.

Killer Bee no Reika, de Raimei no Zaji, Kido Saori de Saint Seiya.

Kurumada reutiliza en este caso el diseño que creo para la pequeña Saori Kido, en Raimei no Zaji, casi 10 años después de haberlo usado en Saint Seiya. El físico es el mismo, pero la personalidad varia, ya que Reika es una adolescente depresiva y con tendencias suicidas. Además su rol es diferente al de Saori: Reika es una antagonista, pues es una asesina. Muy similares en apariencia pero nada más.

Piotr de Sinigrado y Kido Mitsumasa, ambos de Saint Seiya.

Dos personajes con físico similar, rol similar en una misma obra. Mitsumada y Piotr ejercen un rol paternal y también de liderazgo. De personalidad no se puede hablar mucho ya que Kurumada no ahondó en ninguno de los dos, pero parece que Kurumada recurre a este diseño suyo cuando necesita un personaje que proyecte características de liderazgo, sabiduría y figura paternal, ya que el lo ha utilizado en otros manga suyos también, no sólo en Saint Seiya.

Con estos ejemplos queda bastante reflejado el uso que Kurumada hacía de estas técnicas en sus obras, donde también es posible notar la enorme influencia que Tezuka ejerció en mangaka del pasado y en contemporáneos también.

Igualmente, Kurumada se unió a otros famosos mangakas que tienen como costumbre aparecer de vez en cuando en sus propios mangas, o en las adaptaciones de estos a anime, como hizo el inmortal Osamu Tezuka, o el conocido Yoshihiro Togashi, el genial Akira Toriyama y la reguliche Hiromu Arakawa.

Kurumada apareció en el episodio 1 de la adaptación a anime de su manga Ring ni Kakero 1. En su ropa se leen los kanji Shinwakai, como referencia a su manga Jitsuroku! Shinwakai. El mismo le dio la voz a su versión animada, como se puede leer en los créditos de ese episodio y, como siempre, mencionó alguna frase concerniente al verdadero valor masculino. Luego de regañar a unos chicos en el anime, su rostro cambió a una apariencia más bishounen.

Como dato interesante para todos los admiradores de la obra de Kurumada, en el mercado japonés está a la venta el libro "Burning Blood - Masami Kurumada 23th Anniversary Illustrated Collection" que muestra la trayectoria ilustrada de los 23 años de trabajo de este mangaka.

Aqui tenéis varios links de interés sobre Kurumada en Internet:

KURUMADA SPIRITS, 30th Aniversario de Masami Kurumada
IN NOMINE LUTHER
BURNING BLOOD (web italiana)

Aunque ha cultivado diversos géneros, Kurumada se ha confirmado como uno de los más populares autores de manga de género fantástico, siguiendo la estela liderada por Gô Nagai (el creador de Mazinger Z y sus secuelas Great Mazinger y Ufo Robot Grendizer, que se erigió en el máximo especialista en robots de Japón), Kurumada supo explotar hábilmente el subgénero de “los equipos de guerreros con armadura” con un estilo clásico pero eficaz. Involucra variadas personalidades y características especiales a sus personajes, sus historias incluyen referencias a diferentes culturas, leyendas y mitologías. Sus críticos alegan su falta de originalidad y repetición continua de situaciones en casi todas sus obras, sobretodo en Saint Seiya.

A continuación tenéis un exhaustivo repaso a sus obras y carrera profesional, ya que posee una larga lista de trabajos en lo que respecta al manga:

- MANGAS (obras en cómic) de Masami Kurumada : recopilatorio y análisis completo de los trabajos manga de Kurumada (desde 1.974).

Trabajos realizados:

- Otoko raku (1974): fue la primera historia creada por él. Consta de 3 volúmenes.
- Sukeban Arashi (1974-75) Consta de 2 volúmenes
- Mikero Rock (1975)
- Ring ni kakero (1977-83): El primer éxito de Kurumada en Japón, fue publicado por Shonen Jump. Consta de 25 volúmenes o 15 Wideban.
- Mabudashi Jingi (1979)
- Shiboori Taishoo (1979)
- Jitsuroku! Shinwakai (1979-81)
- Saigo no Jitsuroku! Shinwakai I - II - III (1979-1980-1983)
- Fuma no Kojiro (1982-83): publicado por Shonen Jump, recopilada en 10 volúmenes y 6 Wideban.
- Raimei no zaji (1983-1988): publicado por Shonen Jump. Consta solo de un único volumen.
- Otoko zaka (1984-1985): manga poco exitoso y publicado en tres volúmenes, fue cancelado.
- Saint Seiya (Los Caballeros del Zodíaco) (1986-91): La obra más exitosa de Masami Kurumada en todo el mundo. Consta de 28 volúmenes.
- Shimamura san Chi no Kodomotachi (1989-92): En "Los niños del Sr. Shimamura" Kurumada parodia a sus series Fuma no Kojiro, Ring ni Kakero y Aoi Tori no Shinwa, renombrándolas como Saint da Seiya, Fuma no Sekojiro, Ring ni manero y Aoi Tori no Kanwa
- Aoi tori no Shinwa: ~BLUE MYTH~ (1992)
- Silent Knight Sho (1993, cancelado)
- Kyofu Taiken (1993)
- Akane iro no kaze (1995): esta historia fue publicada por Super Jump, que es una revista dirigida a personas más adultas que el Shonen Jump.
- B't X (1994-00): la primera historia futurista de Masami, todavía se está transmitiendo en algunos lugares de Japón.
- Shin Samurái Showdown (1995): esta historia es una adaptación al manga del videojuego popular.
- Evil Crusher Maya (1996)
- Ring ni kakero 2 (2000-09): Continuación de Ring ni Kakero, publicada en la revista Super Jump, consta de 26 volúmenes.
- Saint Seiya Next Dimension: Meiou Shinwa: protosecuela de Saint Seiya. Publicada actualmente en la revista Shonen Champion. Relata la guerra santa contra Hades hace 243 años, así como el destino de Seiya y Atenea tras la batalla contra Hades.

Trabajos supervisados por el autor

Fuma no Kojiro: Yagyu Ansatsu Sho (2003) encargado a Yuri Satoshi
Saint Seiya Episodio G (2002), encargado a Megumu Okada
Saint Seiya: The Lost Canvas - Hades Mythology (2006), encargado a Shiori Teshirogi
Saint Seiya Gigantomachia, encargado a Tatsuya Hamasaki.

Términos kurumadianos

Kurumada-ochi : Es un término japonés que viene de Kurumada y del verbo "ochiru" = caer, como expresión de los foros japoneses para designar a las caídas estilo Kurumada, puesto que sus personajes tienen tendencia a caer de cabeza siempre, da igual como salgan por los aires. Es algo muy común en los manga de Kurumada, no sólo en Saint Seiya, sus personajes siempre caen de cabeza. Aun en el anime de Saint Seiya esto fue reproducido fielmente.

Kurumada-futtobi : Es la denominación de la proyección de los personajes de Kurumada por los aires (por encima de aquel que los golpea), algo también muy frecuente en sus obras.

Estos términos de fans para denominar algo común en las obras de un autor son habituales, como el factor Togashi, por Yoshihiro Togashi, el autor de Yuu Yuu Hakusho, en los primeros arcos argumentales de su manga, su protagonista Yuusuke se salvaba de todo por pura suerte, derrotaba a sus enemigos sólo por pura suerte o algún evento fortuito. Hay otros, como el factor Tezuka, en referencia a Osamu Tezuka, en alusión a lo trágico que suele ser el origen de sus protagonistas, y el fuerte elemento humano en sus mangas, y así hay varios más. Aun en obras no japonesas se oyen términos similares como para Star Wars, Transformers, etc.

Comentarios de Kurumada en sus 28 mangas de Saint Seiya

Aquí tenéis un recapitulativo de las palabras de Masami Kurumada que podemos encontrar al principio de cada volumen del manga de Saint Seiya, este apartado se ha realizado con la intención de poder conocer un poco más al autor de Saint Seiya, podrán leer los comentarios realizados por Kurumada en cada uno de los 28 tomos que componen el manga pudiendo descubrir sus sueños y paranoias.

Tomo 1

Ha pasado poco más de un año y medio desde que mi anterior obra “Otokozaka” (La Cuesta del Hombre) fuera tristemente suspendida, por lo que me produce una sensación volver a publicar un tomo después de tanto tiempo.

En esta nueva obra, “Saint Seiya” he querido buscar una historia que pudiera legar a algo grande, contrariamente a mi anterior trabajo. Al parecer, lo e conseguido, puesto que a partir de octubre (del año 1986) se adaptara a animación para televisión. No se cuanto durara el éxito, pero creo que ésta es una buena ocasí n para celebrar que un “Kurumada-Manga” alcanza el éxito después de bastante tiempo.

Publicado originalmente entre los números 1 y 2 (conjunto) y 10 del año 1986 en la revista semanal “Shônen Jump”.

Tomo 2

El ave Fénix es un ser mitológico que posee el don de la vida eterna. Es capaz de resucitar de entre sus cenizas sin un solo rasguño, por más que el fuego lo haya consumido completamente.

El mundo del manga también está que arde... Hay mangakas que desaparecen en un desaparecen en un abrir y cerrar de ojos, pasto de esas imaginarias llamas.

Por eso espero que un servidor también resurja de sus cenizas, como el ave Fénix.

Publicado originalmente entre los números 11 y 19 del año 1986 en la revista semanal “Shônen Jump”.

Tomo 3 – El cosmos

¿Has sentido alguna vez tu cosmos?

Todo el mundo posee un cosmos, es decir un conjunto de “potencialidades”. Las personas que poseen una gran potencialidad pueden llegar a protagonizar fabulosas proezas que llegaran a oídos del mundo entero, mientras que las personas con poca potencialidad seguramente consumirán su existencia con mas pena que gloria.

Los grandes acontecimientos de la historia han estado protagonizados por individuos que poseían una potencialidad fuera de lo común, individuos cuyo cosmos era, sin lugar a dudas, excepcionalmente ardiente.

¡Haz que el cosmos que yace en tu interior arda también con la misma pasí n!

Al final de volumen:

------------

CLASIFICACIÓN DE LAS 10 ARMADURAS EN FUNCIÓN DE SU POPULARIDAD

Resultados:

N°1 : Caballero del Dragón (2396 votos)
N°2 : Caballero del Cisne (1897 votos)
N°3 : Caballero del Andrómeda (1760 votos)
N°4 : Caballero del Fénix (1619 votos)
N°5 : Caballero del Pegaso (1548 votos)

Comentario descontento de Seiya : « ¿Soy yo el héroe? »

La elección de los lectores es incontestable! es el Caballero del Dragón el número 1!

Tabla de las especificidades de las armaduras:

Orden
Armadura
Ofensiva y Movilidad
Protección y Resistencia
Forma y Estética
n°1
Dragón
8
10
9
n°2
Cisne
10
8
9
n°3
Andrómeda
7
9
10
n°4
Fénix
10
9
10
n°5
Pegaso
10
7
8
n°6
Unicornio
9
6
7
n°7
Lobo
5
5
6
n°8 Hidra
6
4
7
n°9
Oso
7
5
4
n°10
León Menor
5
5
4

* Este concurso fue lanzado por el "Shonen Jump Weekly" n°22 en 1987. Los resultados fueron publicados en el n°28.

Tomo 4 – Escribir letras de canciones

Desde que Saint Seiya dio el salto a la animación, cada ves hago más hago mas trabajos que no están directamente relacionados con el manga.

Me pidieron que escribiera letras para las canciones del tercer LP de la serie, y fue un gran error tomarme el encargo a la ligera...

El resultado fueron unas letras poco “digeribles” , por mas que lo intenté una y otras ves Y es que yo no tengo alma de poeta.

Esta experiencia me ha demostrado lo difícil que es componer poemas que alaben al amor. Por lo visto, no soy otro Heinrich Haine, no sirvo para rapsoda...

Publicado originalmente entre los números 29 y 37 del año 1986 en la revista semanal “Shônen Jump”.

Tomo 5 – Grabación de canciones

Ayer asistí a la grabación del tercer LP de Saint Seiya, En esta ocasión estaba realmente ansioso por escuchar el resultado de la combinación de las letras que yo mismo había compuesto con su música correspondiente.

Cuando por fin escuché al cantante, todo un profesional, me llevé la mayor alegría de mi vida. Esto de la música empieza a gustarme. Quién sabe, a lo mejor sí que me he convertido en el Henrich Haine de Japón y debería abandonar el mundo del cómic para convertirme en letrista. Por lo menos eso es lo que creo hoy.

Publicado originalmente entre los números 38 y 45 de 1986 y en el 13 de 1987 en la revista semanal “Shônen Jump”.

Tomo 6 – Presentación del primer film de Saint Seiya

A principios de Julio asistí a una proyección previa de la película de Saint Seiya.

A pesar de la inoportuna lluvia, el cine estaba a rebosar de lectores de la revista Jump que habían recibido su invitación.

Como podéis imaginar, la emoción fue mayúscula al ver por primera vez a Seiya y a sus compañeros en la gran pantalla; pero lo que me llenó de satisfacción fue, sin duda, observar el entusiasmo y el regocijo de los fans de la serie que llenaban la sala.

Publicado originalmente entre los números 46 1986 y 4 de 1987 en la revista semanal “Shônen Jump”.

Tomo 7 – Retraso en la aparición

Existen toda clase de dibujantes, desde los que respetan intachablemente las fechas de entrega hasta los que se encuentran en la cuerda floja hasta llegar a ese momento tan comprometido. La diferencia de unas pocas horas basta para que, en el semanario donde se publica la obra, salga un cartelito diciendo que esa semana no habrá entrega de la misma debido a una “enfermedad” del autor.

No es por jactarme de ello, pero creo que debo de ser uno de los autores más canallas de todo el mundillo. Y es que cuando una semana tras otra se me echa el tiempo encima, comienzo a lamentarme y a suplicar que el reloj se detenga...

Publicado originalmente entre los números 5 y 13 del año 1987 en la revista semanal “Shônen Jump”.

Tomo 8 – El videojuego de Saint Seiya

Como hace un tiempo había llegado a pasar más de 24 horas seguidas enganchado a las maquinitas de juegos, tomé la decisión de no meterme en el mundo de las consolas. Sin embargo, el otro día la gente de Bandai me pasó el primer juego de Saint Seiya para NES y eso a sido fatal. Los pulgares se me han inflamado de tanto darle al mando, y no creo que termine con las nalgas en mejor estado después de pasarme tanto rato sentado ante la pantalla. Pero es seguro que todo mi cosmos arde en deseos de destruir al Sumo Sacerdote... ¿¡Qué le voy a hacer...!?

Publicado originalmente entre los números 14 y 22 del año 1987 en la revista semanal “Shônen Jump”.

Tomo 9 – El nombre “Seiya”

La mayoría de los fans que han seguido mi carrera desde el principio ya se han hecho lo suficientemente mayores para casarse y tener hijos; y quizás ése sea el motivo por el que cada vez recibo más cartas de lectores que afirman haberle puesto el nombre de “Seiya” a sus retoños.

A mí me parece que es una buena elección, y por eso procuraré que Seiya se comporte siempre como un héroe; de este modo, los niños que se llama como él se sentirán orgulloso de llevar su nombre.

Publicado originalmente entre los números 32 y 40 del año 1987 en la revista semanal “Shônen Jump”.

Tomo 10 – Combate contrarreloj

A menudo, la elaboración de un manga viene a ser algo así como una lucha personal en la que uno combate consigo mismo. Por eso me veo abocado a una lucha a muerte, mucho peor de lo que cualquiera pudiera imaginar, cuando se acerca el día de la entrega semanal. Siento como si se abrieran en mi cerebro un sinfín de grietas mientras me lo estrujo para sacar ideas...

De vez en cuando llega la noticia de suicidio de un autor, y entonces supongo que deberá tratarse de un guerrero que no ha soportado la presión de esa lucha personal. Ah, me pregunto hasta cuándo durará mi tormento...

Publicado originalmente entre los números 32 y 40 del año 1987 en la revista semanal “Shônen Jump”.

Tomo 11 – Nuestros sueños de niño

Con el paso de los años se han terminado convirtiendo en realidad muchas de mis ambiciones adolescentes. Me he hinchado a comer katsudon (plato consistente en una base de arroz blanco con trozos de carne de cerdo rebozado y una salsa que lo acompaña). También poseo una espléndida residencia, me he comprado un coche de importación y he visitado exóticos países habitados por rubias bellezas. Con este ímpetu podría haber llegado hasta el polo sur (aunque no es que me apetezca precisamente visitarlo) y, sin embargo, me siento incapaz de recordar cuáles fueron mis verdaderos sueños de juventud... Tal vez de han esfumado de mi mente como si se tratasen de espejismos, si bien tengo claro que ya no me apetece más katsudon.

Publicado originalmente entre los números 41 y 49 del año 1987 en la revista semanal “Shônen Jump”.

Tomo 12 – El tiempo pasa deprisa

Tras el paso de una primavera inusitadamente atareada, llegó un verano radiante que ya ha tocado a su fin. Parece como si el tiempo se hubiera puesto de acuerdo con Seiya y los demás Caballeros para ajustar el ritmo de su discurrir a velocidades supersónicas, incluso próximas ya a la luz...

Tampoco es que la juventud “se me haya ido como el rayo” , pero es posible que cuando me dé cuanta me haya echo mayor en un abrir y cerrar de ojos...

Publicado originalmente entre los números 50 de 1987 y 8 del año 1988 en la revista semanal “Shônen Jump”.

Tomo 13 – Deber continuar, pase lo que pase !

La larga batalla de los Doce Templos llega a su fin en este volumen. Tras consumir la energía de sus ardientes cosmos, los Caballeros de Bronce han caído exhaustos a consecuencia del esfuerzo y las heridas.

Sin embargo, la batalla del dibujante es siempre inacabable, aunque su mano derecha se encuentre destrozada tras años de incansable esfuerzo. Su obligación es la de seguir surcando sin tregua la llanura desierta de papel blanco.

Y quien me proporciona las fuerzas para reanudar la marcha y ponerme de nuevo manos a la obra no es otro que tú, amigo lector, que sostiene este libro entre tus manos...

Publicado originalmente entre los números 9 y 14 del año 1988 en la revista semanal “Shônen Jump”.

Volumen 14 – Habría querido ser marinero

Niño, el deseo de convertirse en marinero a menudo me ha atravesado el espíritu. Me veía cabalgando los siete mares con ese orgulloso paso que tienen los hombres del mar. Con todo, se sabe que antes, cuando un barco hundía, su capitán permanecía sobre el puente hasta el último momento y seguía su buque en los abismos. Por lo tanto, preferí renunciar a esta idea: beber la taza en un remolino de agua y morir finalmente, eso me parecía muy doloroso. En vez de eso, vivo gracias a vuestros atroces sufrimientos, inclinado sobre mi pequeña oficina...

Volumen 15 – Observar el mar...

Cuando no estoy muy en forma o que estoy enervado, voy a ver el mar. Observar el mar con sus olas y su espuma blanca, curiosamente, me calma. ¿Cuántas veces desde la creación del mundo, se produce este movimiento de vaivén?. Ante este movimiento casi perpetuo y ante la inmensidad del océano, me doy cuenta hasta qué punto soy poco cosa...

Volumen 16 – Un pequeño nada para recuperar fuerzas.

Con el período "Poseidón", la tensión decayó un poco para nuestros héroes. Cuando pensaban "yo no puedo ya, abandono", cuando comenzaban a perder la esperanza, ellos oían una voz... un canto. ¿Pero se puede realmente recuperar las fuerzas gracias a una pequeña canción?. A esta cuestión, yo, Masami Kurumada que dibuja todas las noches hasta horas imposibles las aventuras de Seiya, respondo: "sí, el hombre se hace con pequeños nadas, se dan grandes esperanzas". ¿Perdón? Quieren saber el nombre de esta joven mujer... ¿? Aquí, estoy bloqueado, no me atrevo a decirlo...

Volumen 17 – El nido de pájaros.

En las aperturas de ventilación del edificio en el que trabajo, un pájaro había hecho su nido. Estos últimos días, los huevos han debido romperse. Cuando veo a los padres pájaros aportarles la comida a sus crías, y eso aunque llueva o que sople el viento, eso me quema el corazón. Llegará un día en que estos pequeños volarán en el cielo... ¡De hecho, me gustaría que el que hace caca sobre mi coche pare!.

Volumen 18 – Con respecto a estos pequeños textos...

En la elaboración de estos volúmenes conectados entre sí, aquel material que me da cada vez más reflexión, es ese pequeño texto que debe realizarse para la portada interior. Vacilo mucho antes de escribirlo y es siempre aquello que hago al final. Y más cuando me pongo a pensar en que ya escribí algunos antes. Si me pongo a releerlos, recuerdo a través ellos mis inicios cuando yo me moría de hambre. ¿En este momento, en que no logro escribir, mi apetito y mi sed han desaparecido? ¡No, porque de hecho, permanecemos siempre "hambrientos" por alguna cosa en el universo de los mangas!

Volumen 19 – El capítulo Hades

Cuando las fuerzas del mal reaparecen sobre la Tierra, aquellos que llamamos "los Caballeros de la esperanza " aparecen... Las fuerzas del mal terminan por mostrar su rostro. Usando la oscuridad y el terror para llegar a dominar el mundo, el emperador de las tinieblas Hades y sus 108 estrellas maléficas vuelven a la superficie. Es para hacer frente a esta terrible amenaza que Atenea, así como sus fieles caballeros, ha tomado vida en esta época. En verdad, la batalla que deben afrontar todos los caballeros sagrados no hace más que empezar...

Volumen 20 – El éxito en Francia

Parece que Saint Seiya tiene también un éxito loco en Francia y, el otro día, un periodista francés vino a entrevistarme. Era un joven de ojos azules. Volvió al día siguiente a Francia y, 5 días después, debía ir a hacer su servicio militar. Tenía la obligación de cambiar su pluma por una pistola. Entonces pensé que tenía realmente la suerte de poder guardar siempre mi pluma y de no tener que llevar nunca armas capaces de matar un hombre.

Volumen 21 – Las maldiciones

Se dice que los que cuentan historias que tratan del más allá o de fantasmas, a menudo son afectados por una maldición. Para luchar contra eso, existen los exorcistas. La parte de los Caballeros del Zodíaco que se desarrolla en el mundo de los muertos está ya avanzada, pero como no creo en Dios, ni en ninguna religión de hecho, no hice ninguna ceremonia de protección contra los malos espíritus. Quizá esté protegido por un ángel guardián muy potente, a menos que ese "otro mundo" me no quiera simplemente. No... reflexionando bien... los plazos de entrega de mis trabajos... cada semana, eso vuelve de nuevo... la maldición!!

Volumen 22 – ¿Un error de impresión?

"Hay un error de impresión en este manga." Entonces cámbienmelo!! " se trata aquí del volumen 21 de Saint Seiya que implica en efecto una página en blanco." Desgraciadamente (?), la página 125 no es un error. No es tampoco una flema. En efecto, quería utilizar un medio bastante atrevido, que solamente el manga autoriza, para expresar la desaparición de Shaka que, después de haber recibido la "Athéna Exclamation", desaparecía en el blanco. Entonces incluso buscando en todas las librerías de Japón, sólo encontrarán una única página en blanco... ¡Esto es en Saint Seiya 21!.

Volumen 23 – Historias de fantasmas

En realidad, eso va a asombrarles (?), pero me gustan las historias de fantasmas, de espíritus, las historias que dan miedo. Cuando oigo a alguien hablar de sus experiencias con los espíritus o de cosas que le sucedieron realmente, experimento una viva excitación. Con todo, en el mismo concepto que la religión, no creo en los espíritus y en las cosas de ese tipo. Y ello, por ninguna razón particular. Veo más una novela que otra cosa. Es divertido. Eso es todo.

Volumen 24 – El bronceado (!)

Me gusta cuando la piel es dorada por el sol. Tiene un aire más sano y más viril que una piel blanquecina. Por ello, en cuanto la ocasión se presenta, intento broncearme un poco, pero... escuché decir que si nos exponemos demasiado a menudo al sol, podemos coger un cáncer de la piel. ¡Será cierto?!

Volumen 25 – Dolor de muelas

¡Entramos en la última parte de "Saint Seiya - los Caballeros del Zodíaco", y resulta que debí hacerme arrancar una muela del juicio! ¡La operación duró dos horas! La anestesia no hizo ningún efecto y me hizo un daño terrible. Al respecto, recuerdo que al final de “Ring ni Kakeru” tuve dolor de muelas y tuvieron que sacarme una muela del juicio. ¿Por qué hace falta que mis muelas del juicio me hagan sufrir cada vez que llego al final de una de mis obras exitosas?.

Al final de volumen:

CLASIFICACIÓN DE LOS ATAQUES POR PREFERENCIA

Resultados:

N°1 : El Meteoro de Pegaso [pegasus ryuseiken], 2632 votos
N°2 : Explosión Galáctica [galaxian explosion], 1504 votos
N°3 : El Cometa de Pegaso [pegasus suiseiken], 940 votos
N°4 : El Torbellino de Pegaso [pegasus rolling clash], 846 votos
N°5 : Polvo de Diamantes [diamond dust], 752 votos
N°6 : La Ejecución de la Aurora [aurora execution], 714 votos
N°7 : La Cólera del Dragón [rozan shoryuha], 564 votos
N°8 : Plasma Relámpago [lightning plasma], 376 votos
N°9 : Las Alas del Fénix [hoyokutensho], 235 votos
N°10 : El Círculo de Defensa [circle defense], 188 votos

Kurumada: “Hemos hecho varios concursos de popularidad de personajes, pero es la primera vez que hacemos uno de ataques. Contrariamente a mis previsiones, Seiya es incontestablemente el mejor, hecho que prueba una vez más su carisma de héroe.”

*Encuesta aparecida en el Weekly Shonen Jump n°16 de 1990.

Volumen 26 – Primera experiencia en Estudio

Con ocasión de la salida del CD audio de "Hades", hice por primera vez en mi vida una grabación en estudio. Pero sólo soy un amateur. Cuanto más me aplico en leer mi texto más suena mal. Es monocorde, no sólo mi voz desafina, sino que es horrible, detesto mi voz.

Volumen 27 – Régimen

El demonio del régimen. Es un título glorioso. Un día del mes de diciembre, tras entregar los dibujos, fui por primera vez a hacerme un check-up completo y... cual fue mi sorpresa viendo los resultados, la tasa de grasa de mi cuerpo sobrepasaba la norma de 128%. El choc fue tan grande que desde ese día mantengo un difícil combate para limitarme a la comida vegetariana. Por consiguiente, será con un cuerpo delgado con el que escribiré mi próxima historia. En fin, espero...

Volumen 28 – El Final

Varios meses han pasado tras el término de la publicación periódica. Poco tiempo antes de la salida del último volumen, cuando efectuaba rectificaciones en ciertas partes o incluso añadidos y ajustes, una masa de cosas me han venido a la memoria... en mi vida de manga-ka, "Seiya" ha sido verdaderamente una obra de éxito que nunca podré olvidar. Muchas gracias a todos aquellos que han tomado parte en esta aventura.

UNA VEZ MÁS, UN SUEÑO SE TRANSFORMA EN RECUERDO

DURANTE CINCO AÑOS, HEMOS TENIDO MARAVILLOSOS SUEÑOS, GRACIAS

ADIOS, SEIYA ...

Al final de volumen:

Hasta nunca en el cielo azul de mi corazón.

M. Masami Kurumada.

Es durante una fría mañana de invierno que termina la publicación semanal. dio un paseo por el parque, al levantar los ojos al cielo, vi que un avión había dejado un largo rastro blanco. El avión no estaba allí pero las formas geométricas subsistían distantemente.

Tras cinco años consagrados a dibujar « Saint Seiya », podía admirar un cielo azul, con el corazón ligero como no había estado desde hacia mucho tiempo.

El lápiz que utilicé con amor para dibujar el último rostro de Saint Seiya está ahora muy cansado y reposa en mi despacho. A fuerza de utilizarlo acarnizadamente, está completamente gastado y se ha hecho inutilizable.

Pero las formas geométricas, Saint Seiya, que ha dibujado durante todos estos años nunca se borraran. Aunque algún día se vuelvan menos precisas en la memoria de la gente... hasta su muerte, ellas nunca abandonarán el cielo azul de mi corazón. Así como las marcas dejadas por aquel avión ese día.

"¿Nunca has sentido la cosmoenergía que está en ti?. En cada uno de nosotros duerme una cosmoenergía y cada uno nosotros desarrolla sus propias "aptitudes". Estas aptitudes condicionan el "aura"; cuanto mayor es este aura, más los actos que lograremos serán nobles. Pero cuanto más débil sea esta, más nuestra vida tomará la ruta de la mediocridad. Todas las grandes figuras de la historia tenían probablemente aptitudes superiores a la media y su cosmoenergía era ciertamente de una brasa incandescente. Entonces, tú también, haz estallar el cosmos en ti!!"

Extraído de los tomos editados por Glénat España, S.L y puestos a la venta en el año 2002. Traducciones realizadas por Marc Bernabé y Verónica Calafell.

Comentarios de Kurumada en su mangas precuela Saint Seiya – Next Dimension

Aquí tenéis un recapitulativo de las palabras de Masami Kurumada que podemos encontrar al principio de cada volumen del manga precuela Saint Seiya – Next Dimension.

Next Dimension volumen 1

Durante mi niñez tanto las películas como la televisión eran en blanco y negro casi en su mayoría. Ahora estamos en el siglo 21... Y como es natural, es la era del color para todos y todo. Pero incluso con eso, me preguntaba ¿por qué es que sólo los mangas siguen siendo en blanco y negro, y hasta cuándo será así?. Ciertamente las portadas y una que otra página son de las pocas a color desde hace mucho tiempo. También me preguntaba por qué yo no podía hacerlo con el resto de las páginas, pero publicar día tras día algo como eso requiere de mucho trabajo y para muchos es imposible. Ahí es donde entra la gente de CG para hacerlo posible... ¡A todo color! ¡Disfruten lo nuevo de Saint Seiya en este nuevo siglo!

Next Dimension volumen 2

En la primavera del año pasado me enfermé y por alguna razón no me sentó bien durante un largo tiempo. Pero en uno de esos días levanté la vista al cielo y ahí estaba. ¡El Phoenix! ¡Ooh, me quedé sorprendido por aquella revelación! ¡Vuelve a la vida! !Enciéndete salud! Sin pensarlo tomé una foto con mi celular, jeje.
¡En fin, después de un tempo vuelvo a arder con el tomo 2! ¡¡Disfruten de su lectura!!

Next Dimension volumen 3

Cuando era estudiante tenía un trabajo a medio tiempo en una centro comercial en Giza, el cual me mantenía muy ocupado porque era la época de navidad. Realmente era cansador. Yo rotaba en las vacantes que quedaban en las tiendas de
juguetes, particularmente. Recibía los pedidos de los clientes, colocaba la mercancía en una caja, la envolvía y la entregaba con una moño. Esto lo hacía rápidamente cientos de veces por día. Pero a pesar de ser un trabajo duro, los regalos que envolvía hacían feliz a mucha gente. Es muy lindo haber tenido toda esas felices experiencias. No soy cristiano pero, ¡feliz navidad!

Next Dimension volumen 4

Todos los años, durante esta misma época, se habla de lo que uno ha vivido durante el año. Si lo piensas, un año tal vez no sea tan largo como se dice. Si piensas que es largo, en algún momento te darás cuenta de que te quedan muchas cosas por hacer. ¿Será que deberíamos considerar que un año es corto y que deberíamos esforzarnos con todas nuestras fuerzas desde el nuevo año venidero? No... Lo más seguro es que nada cambie y entonces el próximo año, durante esta misma época, nos preguntemos sobre lo que uno ha vivido durante el año una vez más. (Suspiro de preocupación.)

Next Dimension volumen 5

Día tras día, y hasta el día de hoy, sigo pensando que "me gustaría ser una persona tolerante"... Un hombre que no se ofende con situaciones triviales y que ríe como lo haría un hombre generoso... Sin embargo, a menudo me vuelvo irritable. (Risas.) Por lo que veo en la televisión, por lo que escucho en las noticias, por lo que aparece en la web e incluso por las cosas ordinarias... Además, uno mismo se da cuenta de que cae en la irritabilidad inconscientemente. (Risas.)

Miyazawa Kenji escribió en uno de sus poemas: "nunca me enojaré, siempre reiré calmadamente", "así es como me gustaría ser". ¿Será que es algo imposible para mí? (Suspiro de preocupación.)

Next Dimension volumen 6

Ha pasado bastante desde que los trabajos de Kurumada han pasado a estar en varios medios y a tener derivados, sin embargo a veces escucho opiniones como "estamos acostumbrados a la obra original". En efecto, puede haber cambiado el contenido de forma significativa debido al sentimiento que le impone cada persona a cargo de la producción y el dibujo de cada obra. Sin embargo, ellos son más que nada una generación de niños que creció disfrutando los trabajos de Kurumada. Estoy orgulloso más que nadie de su pasión por el trabajo. Así que con tranquilidad, como si fuesen mis hijos, puedo confiarles el trabajo. Además, si las producciones de Kurumada fuesen una franquicia, las obras serian como marcas separadas, así que es inevitable que se alejen rápidamente de la mano del autor original. Simplemente, es bueno que disfruten las producciones de Kurumada que apuntan a los diversos gustos de cada fan.

Next Dimension volumen 7

Desinteresado por la modas, como siempre. No me interesan para nada ni Line, ni Twitter, ni Facebook, ni Nantoka. Los amigos se hacen en persona, sin la mediación de una simple red. Es necesario decirlo. Sin embargo, ¿cómo puedo decir semejante cosa en el mundo digital de hoy día? Supongo que soy una persona antigua. (Sonrisa amarga.)

Next Dimension volumen 8

40 años ya han pasado desde mi debut. "Yo no fui hecho para ser mangaka", he pensado durante todo este tiempo. Yo no encajo en esto, pero hasta ahora fui capaz de lograrlo gracias a que pude conocer a muchas personas. A esas personas, y sobre todo a los lectores que me han apoyado durante estos 40 años, ¡gracias!

¿Quieres añadir o corregir algún dato del análisis de la biografía u obras de Kurumada? , escribe un e-mail al webmaster... todas aquellas opiniones, información complementaria, críticas constructivas, rectificaciones etc... que nos enviéis y consideremos pertinentes o de interés serán añadidos al final del texto, para que todos los visitantes puedan leerlas, dando todo el crédito a su autor.

Tauro Aldebarán (España)