ESCENARIOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

08.- Cuarta Prisión (dai yon purizon),
el río (o estanque, laguna, pantano oscuro) Styx.
El río (o estanque, laguna, pantano oscuro) Estix o Estigia.
Los pecadores de cólera se ahogan unos a otros en la charca

En “La Cuarta Prisión”, Daiyon Prison. 第四プリズン - (だいよん) (Daiyon Purizun) se castigan a los que sufrieron ira y desolación. En este prisión se encuentra el “Pantano de la Oscuridad” 暗黒の沼 - (あんこくのぬま) (Ankoku no Numa) ciénaga negra, pantano tenebroso o mar oscuro.

El nombre de este lago de la oscuridad, teóricamente Estigia o Estix, no es precisado por Kurumada, ahí es donde los insatisfechos y coléricos, culpables de infelicidad e ira, los descontentos y los poseídos por la rabia intentan ahogarse unos a otros, todos se hunden juntos.

En “La Divina Comedia” de Dante el escenario es más amplio, en la segunda parte de este círculo de los infiernos hay edificios en llamas, a los que llegan Dante y Virgilo, del otro lado del Estigia. Ya que en realidad antes de llegar al infierno siguiente (las tumbas profanadas), Dante y Virgilo pasan por las defensas de una ciudad en llamas: Dité o Dis, guardado por una muchedumbre de demonios.

Las murallas de la Ciudad de Dite, presentes en la obra de Dante inmediatamente después de la laguna Estigia, separan los castigos a los pecadores menores que se dejaron ir por sus instintos de los castigos para los peores pecadores que fueron malos a conciencia, no fueron incluidas por Kurumada en su Meikai.

Dante y Virgilo se encuentran bloqueados en las puertas de Dité, Virgilio intenta llegar a un acuerdo con los demonios pero finalmente los demonios se niegan a abrir la puerta. Una torre con dos lámparas sobresale por el río. En este lugar se encuentran las tres Furias (o Erinias), las cuales aparecen en la cumbre de una torre encendida y enarbolan por cabellos serpientes. La primera Megere, la segunda, Alecto, la tercera Tisiphon, llaman a Medusa las más joven de las hijas de Gorgona para para oponerse mejor a la presencia de Virgilio. Dante y Virgilio penetrarán en la ciudadela cuando un mensajero del cielo hará huir a las furias cruzando el Estigio a pie seco.

En la mitología griega, las tres furias eran criaturas de las primeras edades nacidas de la sangre de Urano. Divinidades vengativas que castigaban implacablemente los crímenes, en particular, los perpetrados dentro de un mismo parentesco. Eran tan temibles que, por temor a pronunciar su nombre, se les llamaba para aliviarlas las Eumenidas (las Benévolas); Permanecían en los infiernos y eran, según Heraclito, "Ministros de Justicia" perseguidores de los malévolos y los criminales para buscar venganza. [Pequeña observación: Lástima que no fueran explotadas en el paso de esta prisión por Kurumada, había sido simpático por ejemplo añadir uno o 2 espectros femeninos en relación con ellas].

En la obra de Dante Alighieri (infiernos, Canto VIII) esta 4ª prisión se corresponde con el 5to círculo de los infiernos que condena a los coléricos. Su suerte es ahogarse en las aguas turbias y cenagosas del río Estix y morderse ferozmente, pero en la versión de Kurumada es un gran pantano. Entre los muertos que Dante coloca en este lugar sufriendo un suplicio, está Filoppo Argenti, enemigo personal de Dante, que parece ser lo abofeteó en público. En la obra de Dante el barquero de la laguna Estigia se llama también Phlégias.

“Muchos se consideran grandes reyes allá arriba, y serán aquí como cerdos en la mugre, dejando en sí mismos un desprecio horrible.”

(Prisión 4, volumen 25 del manga) Este lugar es custodiado por el Specter Phlégyas (o Phrégias) de Lycaon, que al igual que Caronte hace también el oficio de pasador o barquero. Dispone de una balsa muy rudimentaria, hecha de troncos de madera unidos por una cuerda, con la que recorre una especie de estanque, marea o charca de agua fangosa, pegajosa, fría y oscura situada en el interior de un gran valle sombrío, cubierto por montañas oscuras, que se corresponde a otro de los ríos del Hades en la mitología griega, el Estigia o Estix (Styx en inglés).

 

Cuando los Saints aparecen, Phlégyas ataca y derrota a Shiryu y Hyoga, pero Kanon, que presencia el combate previo, mata de un solo golpe al espectro y toma su barca llevando consigo a los dos Bronze Saints inconscientes.

En el mapa del Meikai, hay una aparente referencia a “La Divina Comedia” en los nombres de los ríos (Acheron, Estix etc.), pues Kurumada se basó en la descripción de los Infiernos del poeta italiano Dante, pero en la mitología griega es un poco diferente, ya que la laguna Estigia es el río que se cruza para llegar al inframundo.

Contrariamente al río Acheron, según explica Phlégyas, la travesía es gratuita, una vez que el pasador de fronteras los haya matado, obviamente. El nombre de este guardián se inspira en el pasador del mismo lugar en el Infierno de Dante, pero, a diferencia del Specter Charon de Aqueronte, Phlégyas no es colocado bajo el signo del Estix, sino de Lycaon, un perro salvaje africano, animal canino muy conocido y parecido al lobo.

En la mitología griega, Licaón (en griego, Λυκάων) era el rey de Arcadia, era un rey culto y religioso, muy querido por su pueblo, al que ayudó a abandonar la vida salvaje que habían llevado hasta entonces. Fundó la ciudad de Licosura, una de las más antiguas de Grecia, y en ella erigió un altar a Zeus. Pero su apasionada religiosidad le llevó a realizar sacrificios humanos, lo que degeneró su posterior metamorfosis.

Habiéndose enterado de tal aberración, Zeus se hizo pasar por un peregrino y se hospedó en el palacio de Licaón. Esté se preparó para matar al peregrino, pero, alertado por algunas señales divinas, quiso asegurarse antes de que no era un dios, como afirmaban los temerosos súbditos. Para ello hizo cocinar la carne de una de sus víctimas o de un esclavo (el propio hijo del rey, Nyctimos, de acuerdo con algunas versiones), y se lo sirvió a Zeus. Éste quedó horrorizado, montó en cólera y transformó a Licaón y todos sus hijos en lobos, e incendió después el palacio que había sido testigo de tanta crueldad. Por supuesto, este mito es el origen del término "licántropo".