PERSONAJES

Phoibos/Phoebus ABEL

Edad : Desconocida, existe desde la era mitológica
Altura: superior a 1m75
Peso: Desconocido, 75 kg aprox.
Fecha de nacimiento: Desconocida, existe desde la era mitológica
Grupo sanguíneo: Desconocido
Lugar de nacimiento: Desconocido

Phoebus Abel (太陽神フォェボス・アベル - taiyōshin febosu aberu), se autoproclama dios del Sol, es el enemigo de los saints de la tercera película de Saint Seiya (de hecho es el héroe epónimo de la película) y también hace su aparición en la cuarta película, donde se alia con Lucifer. Se trata de un antiguo dios del Sol, cuyo nombre (bíblico) fue borrado de la historia por su ambición desmedida, es hijo del omnipotente Zeus y hermano mayor de Atenea en la antigua era mitológica. A causa de su ambición desmesurada fue eliminado por Zeus, Apolo y los otros dioses. El poder creciente de Abel durante la era de los mitos asustó a Zeus y a los demás dioses, fue derrotado y desterrado de la historia por los dioses del Olimpo. Con todo, renació como emisario de la ira divina para castigar a la humanidad que nuevamente mancilló la tierra, considera corruptos a los seres humanos por no valorar el mundo que los dioses les han brindado. Se reencarna para encontrarse con su hermana e informarle que matará y exterminará a todos los humanos por desacatar los mandatos divinos.

So no Yabō Wo Osoreta Zeus ya Apollon niyori Rekishi no An ni Hōmurareta. その野望を恐れたゼウスやアポロンにより歴史の闇に葬られた “Y Así fue como Zeus y Apolo lo enterraron por sus ambiciones”. Es lo que dice el maestro de Shiryū cuando dice que tanto Apolo como Zeus habían enterrado a Abel por su Albión. Esto corrobora cualquier teoría de que Abel es Apolo.

Corona no Cloth. コロナのクロス (Korona no Kurosu) “El Cloth de la Corona”. Son los Cloths que confiere Febos Abel a sus Santos. Según explica Atlas su poder es superior a los de bronce, plata u oro.

Deukalion no Kōzui. デウカリオンの洪水 → (デウカリオンのこうずい) (Deukarion no Kōzui) “El Diluvio de Deucalión”. Según relata Phoebus Abel en la película número tres de Saint Seiya, es un diluvio mandado por Zeus para castigar a la humildad corrupta y llena de pecados.

Corona Shinden. コロナ神殿 → (コロナしんでん) “Templo de la Corona”

¿Quién es Abel?
Un debate que desde hace tiempo ha opuesto a los fans de Saint Seiya en la identidad divina de Abel. Los dos supuestos / teorías más comunes son Apolo o Helios. Pero entonces, ¿por qué lleva este dios otro nombre?, además el nombre en cuestión no es de origen griego, sino bíblico (Abel es el segundo hijo de Adán y Eva).

¿Abel es Apolo?
Hipótesis poco creible a la vista de la propia película: Dohko, el viejo maestro de los cinco picos, dice que Abel provocó, en los tiempos mitológicos, la inquietud de Zeus y Apolo, quienes lo expulsaron del curso normal de historia. Se hace difícil imaginar a Apolo castigarse a sí mismo!. Además, en el Capítulo Tenkai-hen Joso (el capítulo celeste), aparece Apolo, lo que confirma que Abel no es Apolo.

¿Abel es Helios?
Entre los griegos, Helios es el dios del Sol, como lo es Abel en Saint Seiya (Apolo es el dios del sol sólo para los romanos, que mezclaron a Apolo y Helios). El problema es que Helios no es hermano de Atenea, es un primo.

Entonces, ¿de dónde viene Abel?
Según la película, se dice que Abel es el hermano de Atenea, tan poderoso como su padre, y que fue expulsado del curso normal de la historia por intentar hacerse con el poder en la Tierra. Existe una leyenda cercana a esta historia en la mitología griega: la leyenda del nacimiento de Atenea dice lo siguiente: cuando la diosa Metis (la Prudencia) se encontró encinta de Atenea, Themis (la Justicia) anunció a Zeus que el bebe sería una niña que tendría la sabiduría de su padre (es decir Atenea), pero que después Metis tendría un hijo, quien tendría el poder de su padre y lo derrocaría. Entonces, el hijo que tomaría el lugar de su padre constituiría el curso normal de la mitología: Cronos derroca a Urano, Zeus derroca a Chronos. Pero para detener el curso normal de las cosas, Zeus se tragó a Metis embarazada para que nunca concebiera el hijo tan temido, y Atenea nació más tarde del interior de su cabeza. Abel, expulsado así del curso normal de la historia, podría ser el hijo todopoderoso de Zeus y Metis; expulsado de la historia (es decir, la mitología) no aparezca por tanto en ninguna leyenda.

Más información en el artículo "Abel y Apolo, ¿quién es quién?"

ETIMOLOGÍA DEL NOMBRE :

Abel. アベル (Aberu) “Abel”, aunque el origen del nombre es incierto se cree que es asirio proviniendo de Habal o Habel que significa “Aquel que es hijo”. Este nombre según el idioma puede tener variantes, como por ejemplo, la forma italiana que es Abele. Nombres como Abelardo son variantes del mismo.

Febo o Phoebus es la forma latina del griego Phoibos, «brillante», un apodo usado en la mitología clásica para el dios Apolo. Los poetas clásicos latinos también usaban Febo como un apodo para el dios-sol, de ahí las referencias comunes en la poesía europea posterior a Febo y su carro o a Febo y su carroza como una metáfora para el sol.

TÉCNICAS DE COMBATE :

Abel es un dios que tiene un cosmos poderoso, superior al de un mortal. Con su cosmos puede crear explosiones, ataques de luz para abatir a otros dioses, repeler golpes enemigos, engendrar esferas brillantes y provocar erupciones volcánicas. Es capaz de guiar al espíritu de una divinidad hasta Elysion, resucitar a mortales, leer en el pensamiento. Aparte de esto, según la mitología tiene el control del Sol y es un arquero hábil. Sabe tocar la lira, forjar metales para crear armaduras y tiene poderes de clarividencia.






Abel no utiliza ninguna técnica con nombre invocado (como la mayoría de los dioses en Saint Seiya), sino que combate enviando esferas de energía de tonalidad verde sin nombre, que son capaces de tumbar adversarios vestidos con cloths de oro, o matar a Atenea corta distancia. Cuando las esferas impactan contra su objetivo aumentan de tamaño. Al igual que Poseidón, Abel también puede formar una barrera de energía cósmica verde que envuelve su cuerpo, escudo que bloquea y devuelve los ataques lanzados contra él.











HABILIDADES ESPECIALES :

Agraciado con el don de leer el corazón y la mente de cualquier ser humano, Abel puede adivinar sus intenciones, un poco como un telépata que lee en el espíritu de las personas.

Abel puede causar maremotos, despertar a volcanes dormidos, provocando erupciones volcánicas, y mover placas tectónicas de la tierra, todo con el propósito de destruir a la humanidad.

Al igual que Hades, Abel utiliza su poderoso cosmo para revivir a los muertos, como lo demuestra el hecho que revivió a los Gold Saints muertos en la batalla de las 12 casas del Santuario, reclutándolos a su servicio.

 

Estos aceptan servirlo hasta que mata a Atenea, lo que provoca las rebeliones iniciales de Shura y Camus, y Saga más tarde, mientras que a Deathmask y Aphrodite no les importa.

Se supone que las Cloth de oro [[Gold Cloths]] utilizadas por los Gold Saints resucitados sean copias de las verdaderas Cloths doradas, dada su aparente fragilidad, aunque no haya información oficial que aborde este punto. Deathmask lanza una frase que crea la duda "en la batalla del Santuario la cloth de Cáncer me había dejado, pero a través del poder de Abel este tipo de incidente no volverá a suceder", que puede interpretarse como el hecho de que Abel ha creado una nueva Cloth de oro, o que Abel utilice su autoridad para obligar a la Cloth de oro Cáncer a proteger a Deathmask. No hay ninguna explicación oficial al respecto, pero dado que los Cloths de los Corona Saints fueron abricadas por Abel permite plantearse la duda legítima. Por supuesto, fuera del contexto de la historia, la razón más probable es que los guionistas no se molestaron en ese detalle y mostraron en piezas a las Cloths de oro en pro de la belleza de los combates y hacer sentir al espectador el poder de los Corona Saints.

Saga de Géminis
Shura de Capricornio
Camus de Acuario
Aphrodite de Piscis
Deathmask de Cáncer

Abel toca admirablemente la mandolina.

PERFIL PSICOLÓGICO :

Abel es un Dios que aparece en el film 3 de animación de Saint Seiya, es presentado como hijo del dios más poderoso, y hermano de Atenea, es el dios del sol olvidado, pudiendo ser asimilado a Apolo (aunque no lo sea), posee inmensos poderes (entre los cuales resucitar a los muertos) y dispone de tres guardianes, los Corona Saints, guerreros temibles que le son devotos en cuerpo y alma, también revive a los Gold Saints caídos en la batalla del Santuario para que estos le sirvan. Abel tiene por ambición destruir el planeta tierra, y desea que Atenea permanezca a su lado. Abel es un dios singular que contrasta fuertemente con los otros dioses de Saint Seiya. No es un dios nacido de la destrucción, hay un matiz de verdad en sus palabras. Además, sus sentimientos hacia su hermana no son falsos (la última imagen de la película es especialmente emotiva).

Seguramente, tiempo atrás, cuando su hermana Atenea, diosa de la justicia, formó su guardia personal con un ejército de poderosos guerreros letales, los Caballeros del Zodiaco, Abel decidió imitarla y a su vez nombró tres guerreros para que pudieran luchar por él. Podemos suponer que inspirado por Atenea, Abel decidió forjar armaduras personales para cada uno de ellos, utilizando las constelaciones de Carina, Lynx y Coma Berenice. En la creación de estas corazas Abel utilizó sus poderes divinos, haciéndolas muy resistentes. Abel no se vio involucrado en las guerras santas entre Atenea y otras deidades, como Ares, dios de la Guerra, Poseidón, dios de los mares, y Hades, dios del inframundo. Asimismo, en ese período, Abel construyó su templo en una zona oculta y inaccesible de Grecia, la Colina de la Dignidad. Las acciones de los humanos, hicieron que Abel perdiera progresivamente el interés por los mortales, prefiriendo dedicarse a las artes. Su poder siguió creciendo sostenidamente, hasta poder rivalizar con el de Zeus, Apolo decidió conquistar la Tierra e instalar su reino. Asustado por su fuerza, Zeus se une a Odín, el dios del Norte, y derrota a su hijo, encarcelándolo en un sueño milenario.

Varios siglos más tarde, los dioses olímpicos, enfurecidos por los enfrentamientos de Atenea, reencarnada en la Tierra en el cuerpo de la joven Saori, que había salido victoriosa al defender a los hombres contra Poseidón, Abel fue despertado de su sueño y se le dio la misión de exterminar a la humanidad. Por esta encomienda, el Dios elige utilizar un cuerpo humano en lugar de su cuerpo mitológico y encarna en un joven. Al reencarnar se reducen algunos de sus poderes, y su voluntad, por lo que es vagamente más pasivo que como fue realmente.

Abel se presenta repentinamente anunciando que ha sido enviado por los dioses a aplicar el castigo divino ya que la humanidad ha sido corrompida y no aprecia lo que los dioses generosamente le han regalado. Muy seguro de si mismo y de su poder. Es muy refinado y aprecia particularmente las artes y la belleza, no le agrada el combate y la destrucción, pero si tiene necesidad es capaz de desarrollar un cosmos terrorífico. Es igualmente muy altivo y no se toma la molestia de hablar con seres que considera inferiores fuera de sus propios servidores. Desprecia a la humanidad que ha venido a purificar pues la considera decadente y a sus ojos ensucia literalmente a la tierra.

Convocó a tres Corona Saints, Carina Atlas, Lynx Jao y Coma Berenice. Reforzando el grupo tras resucitar a cinco gold saints poderosos de Atenea que murieron en una reciente batalla: Géminis, Cáncer, Capricornio, Acuario y Piscis. Creando para ellos cinco réplicas idénticas de sus armaduras de oro, ganándose a continuación su confianza al afirmar que su intención es salvar a Atenea de la destrucción de la humanidad.




En realidad, Abel realmente sentía gran afecto por su hermana y así, guiado por su cosmos, la encontró mientras ella estaba en su residencia de verano y se acercó con sus corona saints y gold saints. Aunque muchos siglos habían transcurrido, los dos se reconocen inmediatamente y Atenea estaba muy feliz de ver de nuevo a su hermano. Durante un breve lapso de tiempo, ambos pudieron estar juntos y jugar como hermano y hermana, hasta que Abel tuvo que informar a Atenea de las razones por las que fue devuelto a la Tierra. La diosa se quedó aterrorizada por la revelación, y se dio cuenta que Abel tenía una habilidad para leer su mente. Antes de poder discutir, fueron interrumpidos por la llegada de Seiya, Shiryu, Hyoga y Shun, que inmediatamente se alarmaron al ver al Dios recien llegado y su séquito. Tras una breve escaramuza entre Seiya y Atlas, comandante de los corona saints, Atenea defendió a su hermano y ordenó a Seiya que se detuviera, alegando que tenía la intención de irse con Abel. Seiya, poco convencido, siguió avanzando, pero Abel decidió tener piedad de él y ordenó a Atlas que le perdonara la vida. Abel y Atenea partieron a Grecia, a su Templo en la Colina de la Dignidad, y al mismo tiempo, comenzó a difundir su cosmos para destruir la Tierra.

Abel estaba feliz de tener con él a su querida hermana y los dos pasaron un tiempo juntos. Sin embargo, Atenea reveló que fingió estar de su parte y trató de golpearlo para evitar la destrucción de la humanidad. Usando su cosmos divino, Abel se las arregla para frustrar el ataque y hacer que ella deponga las armas, pero cuando Atenea se negó a moverse de su lado, se vio obligado a matarla con un poderoso golpe en el abdomen. Tener que hacer daño a su hermana aflige profundamente a Abel, atormentado, decidió salvar al menos su alma divina. Tras besar su rostro, Abel utilizó su cosmos para guiar el espíritu de su hermana al inframundo y hasta Elysion, donde podría seguir viviendo en paz. Sin embargo, esto habría requerido mucho tiempo, y por eso el Dios pasó horas junto a ella, continuando también utilizando una parte de su cosmos para la destrucción del mundo. Con la esperanza de tener éxito en la preservación del cuerpo de su hermana, Abel permitió que uno de sus caballeros, Hyoga, con poderes glaciales, llegara a su templo, y le pidió que construyera un ataúd de hielo para el cuerpo de Atenea, de modo pudiera permanecer intacta para siempre. Hyoga rechazó su pedido y Abel dejó que luchara contra Berenice, volviendo a su templo.


Unas horas más tarde, cuando la noche caía y Atenea se acercaba a la entrada del inframundo para alcanzar Elysion, Abel se preparó para destruir la Tierra. Entretanto, los caballeros de la diosa habían llegado a las puertas de su templo y se enfrentaban a Atlas, el último corona saint con vida. Al percibir su cosmos, Abel le prestó poca atención a la batalla, hasta que una luz dorada inundó su templo. Seiya, Shiryu y Hyoga habían vestido tres armaduras de oro, las más poderosas, y Atlas fue derrotado. Molesto, pero no preocupado, Abel atacó a sus enemigos, y rápidamente puso fuera de combate a Shiryu y Hyoga, y luego Seiya. Claramente más fuerte que los saints, Abel se limitó a utilizar su cosmos para devolver los golpes de Seiya contra él. Seiya tuvo sin embargo la fuerza para quemar su cosmos al máximo y, respladado por las energías de sus amigos, se las arregló para alcanzar al espíritu de Atenea y traerlo de nuevo a la Tierra.

Aturdido, Abel preguntó a su hermana que era lo que la empujaba a seguir luchando por los hombres, y no quedó satisfecho cuando la diosa le dijo que amaba a la humanidad y estaba preparada para hacer todo por defenderla. Su disputa fue interrumpida por Seiya, otra vez de pie y armado con la flecha de Sagitario. Al ver la determinación y valor en los los ojos de su oponente, Abel vaciló, y por primera vez en siglos tuvo miedo. Limitado al estar en un cuerpo humano, Abel no pudo encontrar la solución para responder con eficacia y fue golpeado por la flecha de Sagitario, que se plantó en su corazón. El dolor despertó plenamente en ese momento su esencia divina, pero ya era demasiado tarde y el dios cayó al suelo, terminando enterrado entre los escombros de su templo, que se derrumbó por completo. Con la desaparición de su cuerpo humano, los efectos de su cosmos cesaron en el mundo y la destrucción se detuvo también.

Incapaz de volver a su cuerpo divino, Abel descendió a los infiernos, dónde estaban los espíritus de Poseidón y Eris, derrotados también en el pasado por Atenea y sus caballeros. Los tres notaron pronto la presencia de Lucifer, antigua y poderoso ángel caído, y con la esperanza de salir de allí formaron una alianza con él, pues su cosmos les permitiría volver a la vida. El ángel quería vengarse de Atenea. Y Abel, que había perdido su afecto por su hermana, no se oponía a sus planes. Usando su cosmos, Abel permite que Lucifer causés erupciones volcánicas y explosiones, pero sus planes de conquista se vieron abruptamente interrumpidos por Atenea y sus caballeros, que lograron derrotar y matar a Lucifer. Tras la muerte del ángel caído, Abel debió haber vuelto al infierno, pero su divino cosmos debió salvarse y volver al Olimpo, donde el Dios tomarí posesión de su cuerpo mitológico. Privado ahora de las debilidades y los sentimientos humanos.

Abel es un Dios algo diferente del estándar saintseiyesco teniendo en cuenta la tendencia que tiene a sentirse abrumado por emociones tristes, ahí donde otros dioses (excepto Atenea) parecen no tener otras sentimientos que la ira o la cólera. Él parece tener un verdadero afecto por su hermana Atenea, y por momentos parece que ese sentimiento de Abel tiende hacia el amor. En consecuencia, Abel no puede concebir que la diosa escoja a los humanos en vez de a él, que, no obstante, es de la misma raza que ella. Esta contradicción acaba destruyendo su mente, y vemos que empieza a hacer comentarios o reflexiones confusas ante Seiya, como, por ejemplo, al decir que está protegido por los dioses (aunque él sea uno) antes de cambiar su mente diciendo que él es un dios, luego, de la misma manera, su ira hacia Seiya desaparece de repente, como si fuera natural que el Saint lo mate.

Ama particularmente a su hermana Atenea, amor al límite de lo incestuoso. Se muestra muy decepcionado cuando se da cuenta que ella busca detener sus proyectos, la expedita a otro mundo, donde se dirige lentamente hacia la muerte. Una vez sus guerreros eliminados, sera él mismo vencido por Seiya que, vestido con la armadura de oro de Sagitario, le atravesará el corazón con una flecha.

En la cuarta película, su comportamiento puede parecer incompatible con la tercera película, pues se lo muestra sonriendo, como un dios que siente un placer sádico por herir a los seres humanos, lejos del Abel calmado y meláncolico que fue retratado en la película anterior.

PARTICULARIDADES DE LA ARMADURA :

Abel no lleva propiamente una armadura, apenas una pieza metálica que le protege el cuello y los hombros que parece más ornamental que otra cosa.

ACCESORIOS :

Abel usa una lira o mandolina que toca majestuosamente.

AURA :

El aura de Abel es de color verde, pero no aparece ningún elemento, criatura o símbolo tras él.

CONSTELACIÓN :

HERENCIA MITOLÓGICA :

Phoebus, del griego Phoebus (Φοῖβος) Febo significa "el brillante", es un alias asignado por los poetas latinos clásicos a Apolo (entonces conocido como Phoebus Apolo) o a la personificación del Sol. En los textos relacionados con la mitología, sin embargo, como la Metamorfosis de Ovidio, Apolo y Febo son entidades separadas y Phaeton es el hijo del dios solar Phoebus y no el hijo de Apolo. En Saint Seiya el nombre ha sido retomado por Phoebus Abel quien, si tenemos en cuenta el emblema del sol en su cinturón y al nombre de sus servidores los Corona Saints, era un antiguo dios del sol, vuya existencia fue borrada de la historia según Dohko.

Autonombrado el Dios del Sol (por despecho hacia Apolo, primer dios hijo varón de Zeus), hijo de Zeus y Metis, fue tragado por Zeus antes de nacer junto a su madre, ya que el oráculo predijo que si naciera un hijo varón con Metis, este destronaría a Zeus con un poder inimaginable. Por ello la diosa Metis, diosa de la sabiduría, se dejó tragar por Zeus y preservar el orden cósmico que Zeus pudo lograr tras siglos de Caos. Tiempo después nació de la cabeza de Zeus, la diosa Atenea ya adulta y armada, por ello era hermano de Atenea al que nunca conoció y quedando en el olvido de la historia de los mitos.

Fanart de Iro Sakamihara

Existe un mito muy recordado que se trata del hermano de Athena. Athena estaba en el vientre de su madre Metis. Según un oráculo el nacimiento del vientre de Metis dará a luz dos hijos: Athena y otro hijo quien derrocará a su padre ya que será más fuerte incluso que él mismo. El padre de Athena de este hijo era Zeus. Por lo tanto, Zeus para prevenir dicho hecho, trasformó a Metis en una mosca y la devoró. Pero de todas formas, una hija pudo nacer llamada Athena. Quizás Febos Abel sea la idea rebelada de dios que nunca pudo nacer debido a este mito. Este sería el hermano de Athena de forma directa. Tal vez hizo una mezcla de nociones. Se sabe a priori que el dios Febos se identifica a Apolo y además es el que toca música con la lira y es el dios del sol. (Son demasiadas coincidencias). Por lo tanto se podría decir que Febos Abel es simplemente una mezcla del Dios que no nació de Metis y el dios del sol Apolo.

En cuanto al nombre Abel quizas venga del libro del Génesis del Antiguo Testamento, segundo hijo de Adán y Eva, y hermano de Caín. Abel era pastor y su hermano mayor, Caín, cultivaba la tierra. Ambos hicieron una ofrenda a Dios: Abel ofreció al primogénito de su rebaño y Caín los primeros frutos de su cosecha. Al ser rechazada la ofrenda de Caín, éste se puso celoso y mató a su hermano Abel (Gén. 4, 2-16). Según muchos teólogos, esta famosa historia de fratricidio serviría para ilustrar las primitivas creencias de las tribus nómadas que se filtraron con el tiempo en el pensamiento religioso, según las cuales el pastoreo, principal ocupación de muchos de ellos, complacía más a los dioses que la agricultura; de ahí que el sacrificio de Abel fuera aceptado, pero no el de Caín (Heb. 11,4; 12,24).

COSPLAY :

El término Cosplay (kosupure en japonés, etimológicamente del inglés costume play, "juego de disfraces") consiste en disfrazarse de algún personaje (real, inspirado o de ficción) ya sea de cómic, manga, anime, película, libro, videojuego o incluso cantantes y grupos musicales e intentar interpretar la personalidad de dicho personaje en la medida de lo posible de la manera más real. Aquellos que siguen esta práctica son conocidos como cosplayers, siendo para ellos una de sus principales aficiones, el término es muy popular en la cultura nipona. Muchos países fascinados por esa tradición optaran por imitarla en muchos eventos de animes o en las fiestas de Carnaval

Cosplay. Acrónimo de Cos(tume)play. Viene del inglés Costume Play. Se traduce como “La Representación del Disfraz”. Play (trabaja como sustantivo y quiere decir representación, interpretación, comedia u obra) y Costume (trabaja como adjetivo es decir: del disfraz o del traje). Algunos pueden traducirlo como “Obra teatral Satírica de los Disfraces”. Se denomina así a la práctica de algunos fanáticos japoneses en donde se frabrican sus propios difraces imitando a los personajes que les gustan. Además es un pasatiempo muy difundido en todo el mundo.

Más información en la sección Cosmoplay

 

CURIOSIDADES :

Abel es un dios desconocido en la mitología griega, es presentado como hijo de Zeus, dios entre los más poderosos, con el título del dios del Sol, igualando así a Zeus, Poseidón y Hades. Los dioses, temiendo su poder, lo desterraron y lo envían a la Tierra en nuestra época para purificar el mundo de los seres humanos que lo ensucian.

No queda claro si se trata del dios Abel (que no existe en la mitología) o bien es la reencarnación humana del dios romano Febos o Febo que en la griega equivale al dios Apolo. De hecho, son muy similares salvo en el color del cabello. Los fans siempre se han preguntado por qué la producción no lo llamó Apolo. Tal vez para no afectar a Kurumada en el manga de Saint Seiya, por si Apolo fuera a aparecer algun día ...

Hay una teoría que convierte al Abel de la película en el hermano de Atenea que nunca nació en los mitos. Según la mitología, Zeus se enteró por una predicción del oráculo que si daba a luz un hijo varón con la diosa Metis, este lo destronaría y reinaría sobre el universo, ya que seria más fuerte incluso que él mismo. Metis estaba embarazada, por lo que para salvarse y prevenir dicho hecho, Zeus trasformó a Metis en una mosca y la devoró. Pero de todas formas, más tarde Zeus dio "nacimiento" de su cabeza a la criatura que tuvo con Metis, y esta fue una hija : Atenea. Por lo que, según algunas teorías, Abel sería el hermano de Atenea que nunca nació en los mitos.

Quizás Febos Abel sea la idea rebelada de dios que nunca pudo nacer debido a este mito. Este sería el hermano de Athena de forma directa. Tal vez hizo una mezcla de nociones. Se sabe a priori que el dios Febos se identifica a Apolo y además es el que toca música con la lira y es el dios del sol (Son demasiadas coincidencias). Por lo tanto se podría decir que Febos Abel es simplemente una mezcla del Dios que no nació de Metis y el dios del sol Apolo.

Más información en el artículo "Abel y Apolo, ¿quién es quién?"

Nota: en la versión italiana de la película y la Overture al Cielo se considera a Apolo al dios que reencarnó a Abel y a Abel al humano en cual el dios Apolo reencarnó. Pero esto es sólo en la versión italiana.

En cuanto al nombre Abel quizás venga del libro del Génesis del Antiguo Testamento, segundo hijo de Adán y Eva, y hermano de Caín. Abel era pastor y su hermano mayor, Caín, cultivaba la tierra. Ambos hicieron una ofrenda a Dios: Abel ofreció al primogénito de su rebaño y Caín los primeros frutos de su cosecha. Al ser rechazada la ofrenda de Caín, éste se puso celoso y mató a su hermano Abel (Gén. 4, 2-16). Según muchos teólogos, esta famosa historia de fratricidio serviría para ilustrar las primitivas creencias de las tribus nómadas que se filtraron con el tiempo en el pensamiento religioso, según las cuales el pastoreo, principal ocupación de muchos de ellos, complacía más a los dioses que la agricultura; de ahí que el sacrificio de Abel fuera aceptado, pero no el de Caín (Heb. 11,4; 12,24).

Kurumada diseñó a Abel y, al igual que en otras películas, también participó con muchas ideas y character designs. Según los diseños originales de Kurumada, Shingo Araki, el character designer, completa el diseño de Abel, el legendario dios Sol, hermano mayor de Atenea.

La historia de Abel y Apolo son totalmente diferentes.

Abel fue creado sólo para el anime, Abel era un dios tan poderoso que obtuvo el título de Dios del Sol, y trata de controlar la Tierra, pero Zeus, Apolo y otros dioses (como Poseidón y Hermes) lo derrotan y borran la existencia de Abel de todo mito, desde entonces nadie habló de Abel. Pero, ahora, los dioses del Olimpo le otorgan una nueva vida para destruir a la humanidad corrupta (pero da la impresión que han planeado matar a Abel de nuevo después de que complete la misión).

Tras ver la película después de haber leído la saga de Hades en manga, la idea de Abel de enviar a Atenea a Elysion, para que allí conozca el descanso eterno, parece muy arriesgada. Uno puede imaginar que Hades no le dará la bienvenida que Abel supone. El hecho que Abel, al igual que Hades pueda resucitar a los muertos, también es polémico. Por supuesto, los guionistas no podían adivinarlo cuando realizaron la película.