ARTICULOS

SHUN DE ANDRÓMEDA, PERSONAJE “BISHOUEN”
¿el más “débil” y “frágil” de los protagonistas?
Polémica sobre la homosexualidad en Saint Seiya

Fuente : CDZPIC
web brasileña sobre Saint Seiya (que desgraciadamente ya no existe)

Artículo autoría de Mu (Brasil)

...traducido y adaptado al castellano para los fans de habla hispana
por Alejandro (Argentina)

En el anime Shaka de Virgo y Shun de Andrómeda son los personajes más incomprendidos : el primero porque exige un gran conocimiento en materia de budismo, el segundo porque al ser afeminado, pacifista y protegido por una armadura rosa, es considerado en los países occidentales como indigno de representar al género masculino.

Existe una estúpida manía de feminizar a Shun en exceso por culpa del anime.

En el manga de Kurumada Shun no es como muchos fans suponen. Es cierto que es suave y delicado en apariencia, pero no se supone que parezca mujer o tenga comportamientos y maneras femeninos. El anime lo hizo así al adaptar las primeras sagas. No es hasta las sagas de Asgard y Poseidón que abandonan esas raras e innecesarias ideas... hasta los propios responsables del anime deben haber pensado que ni tenía razón de ser. Obvio que lo hicieron por su constelación Andrómeda, pero entonces lo mismo hubieran podido hacer con Virgo Shaka, pero no fue así.

Ambigüedades en las representaciones de género de algunos personajes de la serie

Es cierto que en el manga hay rasgos de feminización de personajes masculinos, pero no de forma tan exagerada como en el anime. Esta tendencia deriva del concepto ideal de la belleza femenina, haciendo andróginos a los hombres, pero Kurumada nunca exageró con esto. Ejemplos serían Aquarius Camus, que tiene ciertos rasgos femeninos en el manga, como labios brillantes y uñas largas, y también Pisces Aphrodite, que es un tanto andrógino en apariencia en el manga pero mucho menos que en el anime, aunque hay que señalar que aun en el anime no exageraron tanto este aspecto del Gold Saint de Pisces como con Shun.

Y entonces, de ahi deriva la cosa medio rara del templo de Libra. Al principio la escena es prácticamente idéntica al manga en el anime, Shun permanece sentado con Hyoga en brazos. Pero en el anime esa escena sentados va más allá, Shun coloca el cuepo de Hyoga en el suelo y se estira encima de él, esa posición desprende tonos shonen-ai que Kurumada nunca usó en su manga.

Podemos entender también porqué se hizo la escena asi en el anime. Saint Seiya dio origen a una la oleada de dojinshi yaoi y shonen-ai a mediados de los ños ochenta, a las mujeres les encanta ese género, especialmente en Japón y, bueno, como Saint Seiya tenía bastantes seguidoras femeninas a pesar de ser un manga shonen, pues obvio que Toei Animation sabía de los gustos de las mujeres y los responsables del anime no lo iban a dejar sin explotar... si Kurumada ya de por sí dibuja hombres atractivos en su manga pues sólo faltaba aplicarle algo más de sazón para las mujeres en Japón, reconociéndose de esta manera la belleza masculina.

Muchos fans occidentales ignoran o no están informados de estos detalles de la cultura japonesa y debido a los estereotipos creen cosas que realmente no son parte del canon de Saint Seiya.

¿Por qué Kurumada creó tantos personajes andrógenos?. Ellos son hombres, pero con rostros de mujeres... Shun, Misty, Afrodita, Sorento, etc ... La primera vez que los vimos nos quedamos sorprendidos. ¿Cuál es esa tendencia?

A primera vista, cuando apareció por primera vez en el anime de Saint Seiya, las curvas de su cuerpo al vestir su primera armadura (rosa) y sus trazos delicados podían hacerlo parecer una mujer; su forma y modo de hablar lo hacen el típico bishounen, “bello muchacho”, el estándar de belleza japonesa, un tipo de personaje de los animes y mangas que suprimen las características masculinas que oprimen a la mujer: músculos u otros trazos físicos viriles como la barba no existen en estos personajes estéticamente perfectos para la concepción japonesa de la belleza, llevando a dudar al televidente acerca de la sexualidad de este personaje, y es que a todos nos sorprendió que los caballeros calificados de "bellos" se parecieran a chicas. Tanto es así que en Francia, durante el primer capítulo en el que Shun aparece durante la celebración del torneo galáctico (combate Seiya vs Geki), el doblaje de su voz fue femenino (!), y otro tanto sucedió con Mu de Aries y Afrodita de Piscis, no obstante ese error se corrigió en los siguientes (aunque Afrodita no se subsanó, siempre tuvo voz de mujer). En Japón, Saga e incluso Shaka, son considerados bishonen, aún teniendo muchas características masculinas.

Vamos a analizar ahora las representaciones de género de tres personajes de la teleserie clásica: Afrodita de Piscis, Misty de Lagarto y Shun de Andrómeda. La obra televisiva invita a una reflexión acerca de los rasgos comúnmente asociados a los géneros en función de las características ambiguas de estos tres personajes, cuyos cuerpos y personalidades se deslizan entre lo que se convenga considerar como características femeninas y masculinas. La investigación toma como referencia teórica autores de Estudios Culturales y de Estudios de género, con el objetivo de analizar los personajes a partir de dos categorías: su caracterización visual y física del cuerpo, y los rasgos de su personalidad. El anime sugiere un tipo de masculinidad en que, para vencer, es necesario más que la osadía y la fuerza física, una compleja red subjetiva de valores que incluye incluso cualidades consideradas femeninas.

Shun de Andrómeda es un héroe pacífico, de facciones feminizadas y voz delicada; además de Afrodita de Piscis y Misty de Lagarto, quienes, a pesar de tener papeles secundarios en la trama, también son personajes que contribuyen a la investigación, debido a sus características físicas y psicológicas dudosas.

Afrodita: un maravilloso guerrero
El personaje de Afrodita de Piscis es un héroe que en su propio nombre ya se enfrenta a la lectura convencional de la representación del masculino. En la mitología griega, la diosa Afrodita simboliza el amor, la belleza corporal y el sexo. La analogía nos instiga a pensar sobre el significado de este subtexto, ya que en Saint Seiya el personaje es un hombre.

En la serie, Afrodita tiene aproximadamente 22 años, nacionalidad sueca, más de un metro y ochenta de altura, cabellos largos azules, cuerpo atlético y facciones que en determinados marcos resaltan la delicadeza en sus rasgos. En una primera mirada, Afrodita es un personaje enigmático y que fácilmente puede ser blanco de rotulaciones superficiales, que prioricen el entendimiento de que hay una actuación fija de papeles masculinos y femeninos.

Su caracterización corporal está compuesta por la armadura de oro de la constelación zodiacal de Piscis, y el diseño de su vestimenta remite a la imagen de escamas. Sus técnicas de combate son el lanzamiento de cuatro tipos de rosas mágicas: Rosa diabólica real - rosas rojas que liberan una fragancia letal; Rosa Sangrienta - rosas blancas que perforan el corazón del adversario y aspiran su sangre; Rosa Piraña - rosas negras que tienen el poder de devorar y desintegrar al adversario, y Rosa daga – rosas azules que se asemejan a cuchillos y pueden ser lanzadas para clavarse sobre el cuerpo de la víctima.

A partir de sus golpes, se puede observar que Afrodita es un personaje seductor y violento, con rasgos de una personalidad fuerte, pero oscilante. En el episodio 68 de la teleserie, Seiya y Shun llegan a la Casa de Piscis para enfrentar a Afrodita, que les bloquea el paso para defender al falso Pontífice del Santuario. En la escena de su primera aparición, Afrodita es descrito de la siguiente manera:

Pontífice (Saga): “El caballero de oro que defiende la última de las doce casas, la casa de Piscis, es el caballero más hermoso de los 88. Es un guerrero de mucho brillo y mucho orgullo entre el cielo y la tierra... cualquiera lo subestimaría debido a su belleza, pero al contrario, él es el caballero más temible”.

Hay un conjunto de códigos que componen la escena: la rosa, las pestañas y la boca con los labios acentuados (con la sugerencia de que hay un maquillaje, un lápiz labial rosado); el movimiento de los cabellos; las flores como fondo del escenario y los planos que favorecen la sensualidad en el personaje. Cada elemento lleva consigo un significado: la rosa es un aspecto que, en la serie, está directamente relacionado con rasgos de la personalidad de Afrodita (belleza y temeridad - después de todo, las rosas son sus armas). La flor posee pétalos delicados y espinas en su tallo, que simbolizan una dualidad, así como el personaje, que presenta una imagen delicada y sensual, pero que por detrás tiene una personalidad fría y violenta.

Tras una primera mirada, el público podrá interpretar a Afrodita como un personaje que confronta el modelo tradicional de masculinidad, por tener facciones femeninas y no manifestar una sexualidad definida. Es importante resaltar, sin embargo, que la teleserie clásica no informa explícitamente de la sexualidad y la orientación sexual de los personajes.

Misty de Lagarto: un ángel de la muerte
Misty de Lagarto es un personaje con una breve aparición en la teleserie clásica. Sin embargo, protagoniza una de las escenas más polémicas del anime. En la narrativa, el personaje tiene aproximadamente 16 años, nacionalidad francesa, un metro y ochenta de altura, cabellos rubios largos, ojos azules y un cuerpo delgado con silueta marcada. Su armadura de plata tiene puntas que recuerdan las escamas de un lagarto y piedras preciosas en la tiara y en el cinturón. Misty usa, por debajo de la armadura, una ropa rosa, y por encima una capa con un lado externo rosa y el interno rojo.

Su poder incluye la capacidad de crear una barrera de aire que pueda defenderlo de sus adversarios, manteniéndolos lejos de él. Tiene rasgos de personalidad vanidosa y maníaca: se preocupa excesivamente por la preservación de su cuerpo, volviéndose temperamental cuando se siente sucio. En el episodio 23, después de luchar contra Seiya, Misty se baña en el océano, enojado con una mancha de sangre de Seiya que alcanzó su cuerpo. Él dice, en la escena:

Misty: “Maldición, esta sangre... Estoy inmundo, me voy a lavar en el océano. Cuando mi cuerpo está sucio mi alma también lo está.”

Uno de los códigos que se evidencian en la escena es el color rosa, tanto en su piel como en detalles de su ropa. Este elemento notable de la caracterización del personaje es un dato extremadamente codificado en la cultura occidental: desde nuestro nacimiento, somos inducidos a la noción de que el rosa representa el sexo biológico femenino, así como el azul el masculino. La mirada y los labios del personaje también destacan, así como en el personaje de Afrodita. Sin embargo, sus expresiones son diferentes: Misty es un personaje vanidoso, obsesionado por su propia imagen, egocéntrico y narcisista. Su mirada es para él. Hay un discurso del personaje que refuerza la idea presentada:

Misty: “Mi dios todopoderoso, qué hermoso y fuerte que soy, más que cualquier otra cosa en la Tierra... la luna, las estrellas, el sol brillante son insignificantes ante mí. Nada es más bello que yo...”

En la escena, Misty se queda desnudo y su región genital aparece indefinida / oscurecida / difuminada en la imagen, entre sombras y reflejos que revelan su cuerpo de forma poética, sutil y no explícita. La imagen es bastante erotizada, sensual, sin embargo sus genitales nunca se muestran, aunque esté desnudo, sugiriendo una tensión. El movimiento de su mano al alisarse el pelo, la silueta acentuada, el destaque de la musculatura de su busto, la pose de su cuerpo y la propia luz del sol que ayuda a encubrir su sexo son códigos que favorecen una interpretación ambigua de la escena. La percepción de la imagen nos proporciona códigos que definen al personaje como una cosa u otra, masculino o femenino, hay signos tanto de uno como de otro.

Shun, el sacrificio personificado
En la narrativa, Shun de Andrômeda es un niño de 13 años, nacionalidad japonesa, un metro y sesenta y cinco de altura, cabellos largos verdes, ojos castaños y cuerpo esbelto. En un momento inicial de la narración vemos a Shun pasando por una prueba de resistencia / supervivencia, permaneciendo encadenado bajo el agua y aguantando la respiración hasta el final, para ser digno de recibir la armadura de Andrómeda. Las armaduras tienen origen mitológico, y la de Shun se refiere al mito de la princesa Andrómeda, que se sacrificó para calmar la furia del Dios Poseidón. En la trama, Shun es un guerrero que lleva un emblema: seguir el destino de su constelación, que es sacrificarse por el bien de los demás.

La princesa Andrómeda, que representa la constelación de la armadura de bronce del personaje, es una referencia mitológica. En la adaptación, su imagen favoreció el color rosa en su caracterización y cuerpo. El tono rosa claro, delicado, se relaciona con la idea de cualidades como la sensibilidad y la pasividad, que pueden ser deducidas a través de la versión del mito que se presenta en la teleserie: la princesa acepta con abnegación el legado de tener que sacrificarse por la paz en su reino. Del mismo modo, Shun está destinado al mismo legado que la princesa. Su lado emocional sobresale en relación a su lado racional: el personaje se expone varias veces a la muerte, por creer que hay bondad en su enemigo, prefiriendo morir a herirlo.

Shun envuelve al espectador con su personalidad, en muchos momentos antagónica a la de los demás caballeros. Como su armadura homenajea a la princesa Andrómeda, la caracterización de Shun se da por medio de una armadura rosada, con una coraza pectoral con forma de senos femeninos. Sus facciones son dudosas, y en muchos episodios son confundidas con las de una mujer. En el episodio 15, Ikki, el hermano de Shun, ve un espejismo y ve en su amiga Esmeralda, la imagen de su hermano menor:

Como se puede observar, hay una intención clara del autor en señalar una ambigüedad en el personaje, al sugerir que lo que diferencia a los personajes de Shun y Esmeralda es el color del cabello, especialmente cuando Ikki utiliza la expresión "excepto". Es posible subentender que hay más identificaciones entre Shun y Esmeralda que diferenciaciones, aunque tengan sexos biológicos y géneros diferentes.

Aunque la serie narre historias de lucha, la emotividad de los personajes es enfatizada, sugiriendo que la victoria de un Saint es siempre obtenida a partir de una síntesis entre sufrimiento, fuerza, técnica e inteligencia, y caracterizada por elementos que combinan facciones delicadas y expresivas con armaduras de representaciones mitológicas que priorizan elementos femeninos, incluyendo el color rosa.

Las características ambiguas de los personajes en lo que se refiere a la caracterización visual y corporal se convirtieron en polémicas entre el público del anime. El producto parece funcionar, en cierto modo, como una herramienta que denuncia el declive de las viejas ideologías culturales de género y el carácter inestable del concepto de identidad, confirmando que el sujeto está compuesto por varias identidades, contradictorias, inestables y en permanente transformación.

La obra también permite percibir al género como una construcción cultural, producto de un cuerpo anatómico en el que se inscriben significados culturales y, por lo tanto, susceptible de sufrir constantemente la influencia de representaciones contemporáneas. La identidad y el género son productos de la inconstancia y, aunque cargadas de referencias históricas y culturales, se adaptan continuamente al medio.

Conclusiones
Podríamos considerar a Saint Seiya como una obra / producto de la cultura masiva que se diferencia en el modo como concibe algunos personajes. Por un lado, presenta en una narrativa de aventuras dirigida al público joven masculino, popularizada en los años 1990, algunos héroes construidos con cualidades asociadas al elemento femenino, que priorizan la sensibilidad y la delicadeza en lugar de la fuerza. Por otro lado, presenta personajes con características de personalidad asociadas al elemento masculino (violencia, crueldad, fuerza física), pero con rasgos físicos feminizados.

Al asignar diferentes nacionalidades a los personajes (los tres analizados son de Suecia, Japón y Francia) y situar la acción en varios países, con referencia nítida a Grecia, la cuna de la civilización, Saint Seiya nos invita a pensar en esas diferentes conformaciones de género e identidad no como un fenómeno exclusivamente oriental u occidental, sino universal, presentándonos otros cuerpos, distintos de las formaciones discursivas convencionales, e instigando el cuestionamiento sobre otros temas afines, como la androginia y la bisexualidad.

El anime sugiere un tipo de masculinidad en que, para vencer, es necesario, más que osadía y fuerza física, una compleja red subjetiva de valores que incluyan la fragilidad y, de cierto modo, la pasividad, el diálogo y el equilibrio emocional, expresados especialmente en el personaje de Shun. Tales valores sugieren el modelo de un hombre con cualidades más asociadas al elemento femenino, que priorizan la afectividad, la solidaridad y la transformación de la agresividad en proactividad. En tiempos de radicales transformaciones de las viejas identidades, que por tanto tiempo estabilizaron el mundo social, ganan espacio la apertura, la diversidad y el reconocimiento de las diferencias como producción cultural, apuntando a la ausencia de unificación del sujeto moderno.

En los CDZ está claro que se intenta que esos personajes sean vistos como atractivos. En el torneo Galaxian Wars las chicas se vuelven locas por Shun ... esto puede parecer extraño, al menos en Occidente ... después de todo esto va en contra de la atracción natural del sexo opuesto. Shun no tiene los atributos de la belleza masculina ... Además, la belleza masculina es un concepto vago, ya que los hombres no son apreciados o reconocidos por la belleza (con estas consideraciones no queremos devaluar a los personajes andróginos...).

El fenómeno de los "chicos bellos" o "top-models" viene motivado por las diferencias culturales existentes entre las concepciones occidental y oriental de la belleza. Efectivamente, en occidente, un chico de buen ver tiene que ser un mínimo viril, evitando parecerse a una mujer (y a la inversa, claro está). En Japón la belleza es ante todo una noción femenina. Un hombre será siempre menos bello que una mujer. Por consiguiente, cuantos más rasgos femeninos tenga un hombre más argumentos tendrá para ser considerado bello.

Partiendo de ese principio comprendemos mejor porqué ciertos personajes con rasgos suaves sean confundidos con mujeres (Misty, Mu, Shun, Aphrodite ...) y porqué aquellos caballeros designados como los más bellos de su casta se parezcan a mujeres, a veces incluyendo hasta maquillaje, sin por ello ser tasados de homosexuales (hasta la fecha no hay prueba que indique que existan caballeros con esta tendencia sexual) de ahí que los diseñadores busquen darles a los personajes un aspecto andrógeno irresistible, con rostros ultra-femeninos, afin de lograr una belleza más allá de la belleza.

Lo realmente curioso es que a pesar de las diferencias notables entre nuestra cultura y la concepción oriental, un gran número de fans (siendo una mayoría evidente las mujeres) fue seducido por ese aspecto "feminizado" de ciertos personajes, sorprendente ¿no? ...

Shun también es un personaje muy subestimado por su apariencia; algunos fans lo juzgan como el más “débil” de los protagonistas por ciertas actitudes y modo de luchar, sin detenerse a un análisis más pausado acerca de su personalidad y su poder.

· ¿De donde proviene el nombre de Shun?

Existe un mito japonés que explica que "Había una vez un rey que tenía dos esposas. Su primera esposa dió a luz mil hijos que decidieron todos volverse monjes y seguir las leyes de Buda. Su segunda esposa tuvo sólo dos hijos. El más joven se llamaba Non-o y ayudó a sus hermanos en su ascetismo. El mayor, Kongorikishi, tenía una personalidad mucho más agresiva, representa la energía ardiente, cerrando los dientes y levantando su puño en acción. ÉL juró proteger a Buda y sus adoradores luchando contra el mal y la ignorancia. Kongorikishi fue el primero de los reyes divinos llamados Nioh (significa Reyes Benévolos) o Kongo. El segundo se llamaba Shukongoshin que representa la fuerza latenta (escondida), con la boca cerrada y esperando con sus brazos retrasados, pero bajados. Dentro de las tradiciones generalmente pacifistas del Budismo las historias de los Guardianes Nioh como Kongoriskishi justificaran el uso de la fuerza física para proteger los valores y creencias contra el mal".

Ikki representaria al hermano mayor (Kongorikishi), mucho más agresivo. Shun podría ser una abreviación de Shukongoshin, que representaría el hermano menor, pacífico que no osa luchar. ¿Como entra el nombre de SHun en esta historia?... Shun en japonés significa centella, efeméride, algo latente. O sea, potencia escondidad... Obviamente la fonética y pronunciación de este nombre "Shun" puede ser un juego de palabras, ¿quien sabe?.

· ¿Qué tiene que ver Shun con su constelación protectora?

Andrómeda era una de las más bellas de su época, su madre Casiopea sugirió que aun más que las nereidas, hijas de Poseidón. Esa ofensa a su reputación hizo que se quejaran a su padre, el dios de los mares envió un monstruo para devastar el reino de Cefeo. Los oráculos le dijeron que para salvarlo debía sacrificar a su hija a ese enorme monstruo marino. Andrómeda fue amarrada a una roca de la costa, esperando que el monstruo viniera a devorarla. Apareció el héroe Perseo montado en el caballo Pegaso, acababa de matar a Medusa y traía su cabeza para Atenea. Se ofreció para salvar a la princesa. Usando la cabeza de Medusa transformó al monstruo en pieda y liberó a Andrómeda.

Shun es a veces muy parecido a la princesa Andrómeda, se ofrece para salvar a sus amigos. Pero además de la influencia mitológica existe la influencia astronómica. La constelación de Andrómeda es una de las mayores existentes, posee el número más grande de estrellas, emite un calor muy intenso, casi infinito, que puede ser asociado a ss ataques Cadena Nebular y Tempestad Nebular, cuya longitud y velocidad pueden ser aumentadas de forma indefinida

En España, una asociación moralista consiguió prohibir que se exhibiera el anime de Saint Seiya en el país. Uno de los motivos: la supuesta homosexualidad de personajes como Shun, Afrodita y Misty, además de la violencia del dibujo. Sólo podemos lamentar que la homosexualidad continúe siendo vista de una manera tan mezquina y pre conceptuada, persistiendo la visión anti-científica de que se trate de una enfermedad. Ese prejuicio no es tan enraizado en la sociedad japonesa, pero es extremadamente fuerte en la sociedad judaico-cristiana (y aún muchos ateos y agnósticos, por más que lo nieguen, conservan mucho del lado negativo de esa moralidad, inconscientemente, tanto que muchas de las investigaciones y explicaciones sobre las causas de la homosexualidad son fraudes en los campos científicos y morales; se trata de un prejuicio disfrazado en ciencia). Ese prejuicio Judaico-cristiano fue inexistente en la antigüedad de Roma o Grecia, solo surgió con la penetración de la cultura judaica y del cristianismo en Europa.

Los fundamentalistas alegan que la homosexualidad es una abominación de acuerdo con uno de los libros de la Biblia, el Levítico (18:22), y no podría ser perdonada bajo ninguna circunstancia. El problema es que muchos se encariñan con la determinada regla por puro oportunismo; siguiendo el Levítico al pie de la letra no podríamos, por ejemplo: afeitarnos la barba; plantar dos vegetales en el mismo campo; y los discapacitados no podrían participar de rituales religiosos. Lo que los fundamentalistas no entienden es que muchas de esas reglas tuvieron una finalidad histórica, fueron válidas en un determinado periodo (de hecho, comer carne de cerdo produce efectos colaterales en el desierto; decir que el cerdo es un animal impuro es una manera fácil de convencer a la población), pero no son atemporales (al contrario de lo que dice Jesús acerca de amar al prójimo, ese sí debería ser cultivado y la mayoría no lo hace, en Saint Seiya hay fuertes ejemplos de amor al prójimo con los tantos sacrificios que los protagonistas hacen unos por los otros, y eso es poco observado por los moralistas, que sólo se preocupan por cosas irrelevantes).

En Oriente la actitud ha sido tradicionalmente diferente. El estudioso budista Ikeda dijo en una conferencia acerca del tema, en París: “El Budismo no considera a la homosexualidad ni como un mal ni como un bien. Como todos saben, el Budismo es la filosofía de la vida y, más precisamente, la filosofía de la vida humana. En cuanto a la homosexualidad, esta es una cuestión que debe ser colocada en otra categoría. Consecuentemente, el budismo no la considera como un disturbio o vicio. Como todos los seres humanos son considerados iguales, cualquiera que sea su condición de vida, todos presentan la naturaleza del Buda y pueden evidenciarla a través de la recitación del Nam-myoho-rengue-kyo. Por eso, es de suprema importancia tomar cuidado para no considerar a la homosexualidad como un desequilibrio y no pensar en absoluto que sea una señal de una práctica incorrecta o débil”.

Según el budismo, si el individuo se siente satisfecho con su opción sexual, no existen motivos para que modifique su comportamiento. Lo importante sería alcanzar la iluminación, la sexualidad solo sería más una característica cármica como la heterosexualidad, el tipo de carácter, de personalidad y así en delante.

La homosexualidad en Japón no es encarada ni como una “nueva moda” ni como una práctica anti-natural, solamente es vista como una inclinación diferente, algo que muchos no entienden, pero que no altera el respeto o aún la veneración por determinada personalidad o personaje. Películas como Tabú (que aborda relaciones homosexuales en la famosa tropa Shinsengumi sin que se pierda el respeto para con ninguno de aquellos héroes nacionales), los animes y mangas shounen-ai o shoujo-ai (que abordan relaciones homosexuales respectivamente entre hombres y entre mujeres, generalmente idealizados, pues en la cultura japonesa, las relaciones heterosexuales tienen una gran dificultad de expresar sentimientos y eso es proyectado de manera inversa en las parejas homos) y en personajes homosexuales o cuya orientación homosexual es sugerida indirectamente en animes y mangas considerados “normales” como Yu Yu Hakusho (las actitudes de Yomi en relación a Kurama son bastante sospechas)...

En Saint Seiya no hay nada que indique o que sugiera la homosexualidad de Shun, Misty o Afrodita. Trazos “femeninos” pueden ser encontrados en diversos caballeros, no sólo en estos tres: en el anime algunos de esos trazos fueron eliminados, pero en el manga hay claros ejemplos en las uñas de Camus y en los labios de Shaka. Eso es sólo una manera de embellecer al personaje desde el punto de vista de la estética japonesa (malinterpretada, especialmente por los pueblos latinos), de ninguna manera sugiere homosexualidad, por lo menos no del punto de vista nipón.

Afrodita es definido como el caballero más bello, sólo eso, y sus uñas y labios embellecidos también son usados por caballeros como Camus y Shaka. Su filosofía es la del más fuerte, no la del más presumido, y él no tiene la culpa de ser “el más bello”.

Misty es narcisista, pero no eso no indica que sea homosexual. Shun es un chico sensible y delicado, que se sacrifica por los amigos (lo que es apenas considerado, de ahí las interpretaciones desviadas en la escena en que calienta a Hyoga, principalmente en los países latinos), e inclusive tiene un sugerido romance entre él y su compañera de entrenamiento, June.

Además, ¿quien dijo que por ser homosexual se tenga que ser cobarde, pasivo o lento para actuar?. Ese es otro ejemplo de pobreza de raciocinio.

Ahora que Saint Seiya es un anime para todas las edades, no sólo para adultos, por eso es que la sexualidad (sea homo o hetero) queda muy contenida y es un tema poco relevante para la saga. Es patético quedarse discutiendo si un determinado personaje es o no es homosexual, y eso que la serie no se centra en relaciones amorosas (los únicos casos relevantes para la trama son los de Seiya/Saori y Ikki/Esmeralda) y sí en relaciones de amistad.

• ¿Shun es tan débil y frágil como parece?

En cuanto al tan discutido poder de Shun: para empezar, un caballero que destruye una armadura de plata (como hizo Shun con su maestro, Daidaros en el manga) sin un ataque y sin saber lo que es el séptimo sentido, inmediatamente después de conseguir su armadura, ¿puede ser considerado débil?.

Shun apenas usa su verdadero poder a causa de su voluntad de no querer herir a nadie, sentimiento que hace que sufra lesiones en muchas luchas, pero su poder es gigante, casi iguala a Ikki, la lástima es que Shun no utilice su verdadera fuerza, él tiene más poder del que se imagina.

Shun es el único caballero de bronce que logra derrotar a un caballero de oro sin ayuda. Aldebarán dejó pasar a Seiya después de una “prueba” (el propio Mu dice que si Tauro hubiera querido la casa podría estar inundada de sangre); Saga no estaba en la casa de Géminis y por eso “jugueteó” con los caballeros de bronce; Shiryu tuvo la ayuda de Atenea y Shunrei contra Death Mask; Aioria habría matado a Seiya sinó fuera por Cassios; Shaka podría haber vuelto de la dimensión paralela sin Ikki; Milo perdonó a Hyoga; Shiryu cometió un acto suicida y sinó fuera por Shura habría muerto; Hyoga sólo venció a Camus después de muchas “clases”; Saga no fue derrotado físicamente por nadie.

Lo que vimos fueron derrotas morales de los caballeros de oro, no derrotas efectivas. A no ser por un caso: Afrodita que sucumbe frente a Shun, que usaba por primera vez su Tormenta Nebular. Se puede considerar a Shun, en aquella etapa de la historia, como el más poderoso de los 5 protagonistas.

La Tormenta Nebular en el manga es una técnica indefendible y de increíble potencia destructiva, tanto que además de matar a Afrodita, consigue quebrar la barrera musical de Sorrento: aún reducida al 1% de su poder, fue suficiente para dejar al General Marino fuera de combate por un tiempo considerable. Las corrientes tampoco son tan frágiles como se piensa: destrozaron la armadura escama marina de Io de Scylla.

El anime es el que provocó la imagen negativa de Shun, haciéndolo más llorón (siempre pidiendo la ayuda de Ikki, como en Asgard y contra el caballero de la Llama) y que su Tormenta Nebular no fuera infalible (Mime y Radamanthys resisten a ella). Ni hablar de las películas, en las que Shun siempre es derrotado y salvado en cada momento por su hermano.

Pero en el manga, Ikki es salvado por Shun en una oportunidad (durante la lucha contra los dioses gemelos Hypnos y Thanatos, Shun impide que Ikki muera al conseguir que su armadura se convierta en una kamui). Un hecho es que la Toei, contrariamente al Manga, destacó más el poder de Seiya y disminuyo el de Shun, mientras que para Kurumada todos los protagonistas poseen un nivel muy semejante y Shun, si siempre luchara en serio, sería tal vez el más poderoso de los cinco (en condiciones normales ese puesto pertenece a Ikki, pero las Alas del Fénix Volador consiguieron una potencia equiparable a la Tormenta Nebular cuando Ikki derrota al juez de Hades, Aiacos de la Garuda).

Cuando nos encariñamos a las apariencias podemos dejar de lado aspectos más sensacionales y relevantes de un personaje o aún de una persona real. Shun nos puede ayudar a reflejar: ¿las apariencias y lo que parece claro y evidente importan tanto?.

 

Comentarios a este Artículo

Oscar Utrilla Rodriguez -

Yo sólo voy a opinar que no deberia haber tal polémica sobre la homosexualidad o no en Saint Seiya, ¿por qué no sobre la heterosexualidad?, creo que el rol sexual que Kurumada le haya querido dar a Shun, por ejemplo, no tendria que tener importancia, asi como en la vida real la sexualidad de cada uno es cosa suya, a nadie le importa, por eso me indigna y me cabrea cuando la gente pone, sobretodo en el caso que nos ocupa, no olvidemos que son dibujos animados, que es ficción, que si Shun es gay, que si Afrodita es gay... ¿es que vivimos en el siglo catorce?, estamos en el siglo veintiuno y no con estas chorradas, porque al fin y al cabo son eso, chorradas, no se deberían plantear ni en la vida real y mucho menos en dibujos que son para entretenernos, por eso veo ridícula y estúpida la polémica, además, no creo que Shun fuera gay, no olvidemos a June, si lo escuchamos en japonés (con los subtítulos en español para los que no sabemos japonés), cuando están en el avión de camino al Santuario y hablan sobre lo ocurrido, como Milo ha destruido la isla de Andrómeda, el mismo Shun dice que reconstruirá la isla en la que vivir junto a June, creo que de ahi se deduce que Shun y June o entre Shun y June puede haber algo, además, ¿por qué no decimos que el mismo Seiya lo es?, cuando reparan las armaduras o están reparando las armaduras después de la batalla de las doce casas, al comentario de Aiolia (en español) cuando dice "es nuestro deber, por nuestra culpa os visteis obligados a combatir salvando la vida de aquella a la que nos correspondia proteger, es un precio muy leve a causa de la falta cometida y estoy muy orgulloso de pagarlo" (o algo asi), Seiya dice su nombre (Aiolia) de una manera y le brillan los ojos de tal forma que cualquiera diria que lo siguiente es abrazarle y pegarse un buen morreo, vamos, da la impresión que Seiya está enamorado de Aioria, pero como he dicho, estas chorradas carecen de importancia, la sexualidad de cada uno es cosa suya, a nadie debe importarle, los que buscan la polémica en estos casos, en mi opinión, son gente intolerante y sin ánimo de ofender a nadie, facha, repito, perdón si ofendo a alguien, pero me parece que a estas alturas de siglo y avanzados como se supone que estamos, los debates sobre si alguien es homosexual o no, es una estupidez, eso en la serie, no quita para que Shun sea como mucho, si se lo propusiera el más poderoso de los de bronce, no olvidemos que cuando se despidió de Albiore en la isla de Andrómeda, con un solo golpe destruyó el brazo de la armadura de Plata de Cefeo y Afrodita antes de morir le dice que es tan poderoso como los caballeros de oro, quizás más incluso, su séptimo sentido está muy desarrollado, por eso digo que estos debates sobre la homosexualidad o no, creo que carecen de importancia en el siglo en el que estamos.

Saint Of Athena

La estética bishounen se apega a los cánones de la belleza ideal en la cultura japonesa, es decir, la andrógina. O sea, es algo puramente cultural. Por ejemplo, si a ti te dijeran, diseña un personaje masculino, pero hazlo lo más guapo que puedas, en extremo, seguro lo dibujarias similar a los cánones de belleza masculina occidentales, y lo más seguro es que terminaría siendo un personaje parecido a Brad Pitt o George Clooney, por decir alguien. Si a un japonés le pides lo mismo, lo terminará haciendo como un bishounen estilo Shun, Misty o Aphrodite. Por eso mismo, por las ideas culturales, unos patrones que se aprenden desde pequeño. Claro que no siempre los bishounen son tan afeminados, hay algunos como Aioria, Milo o Deathmask, que son bishounen, pero son masculinos. Los bishounen que son como Misty o Aphrodite es porque se supone que son aun más hermosos, y por eso se usa el androginismo, porque para los japoneses eso es el ideal en belleza fisica al menos. Y eso viene desde epocas remotas en la cultura japonesa, Minamoto Yoshitsune, un personaje de la historia japonesa que murió en 1189, es siempre ilustrado como un hombre hermosísimo, de apariencia andrógina. Él existió y se supone que era así de hermoso, tanto que a veces creían que era mujer. Y esa belleza andrógina era la ideal, tanto para hombres como mujeres, y eso se ha mantenido hasta ahora. Es un factor cultural.

En el caso de los luchadores de Sumo japoneses, es un caso curioso que sean idolatrados, porque en Japón ellos son el ideal masculino, poderoso, disciplinado e inteligente. En su caso el ideal es más bien sobre las cualidades personales que fisicas, ahora, si un hombre reúne eso, más belleza androgina, tendría en Japón mujeres acosándolo hasta debajo de su cama. No es que las mujeres sean más bellas en Japón que los hombres, se trata de un factor cultural. Yo pienso que la belleza existe en ambos sexos, lo que pasa es que unas sociedades aprecían más una que otra. En Grecia por el contrario el ideal de belleza era el masculino, mientras que el femenino era muy despreciado. Hay sociedades africanas donde aun el ideal es el masculino, y en la sociedad occidental de hoy, podemos decir que ambos son el ideal, porque ya no es raro que a un hombre se le mire como un adorno y nada más. La polémica sobre la homosexualidad de los personajes bishounen es sólo mal entendida. Mucha gente occidental que no sabe de manga y anime, o de Japón, automáticamente juzga a esos personajes como homosexuales, y es por pura ignorancia, aunque si hay un factor de homosexualidad en el sentido de que los bishounen reciben influencia de un ideal cultural japonés : “el amor entre hombres”, que procede de la época de los samurai. En Japón la sexualidad no se limita a hetero u homo, allá no importa si eres homosexual, heterosexual o bisexual, las tres tendencias están socialmente bien vistas, aun cuando la más aceptada es la heterosexual.

El amor entre hombres procede de la época de los samurais, por entonces no iba en detrimento de su masculinidad, al contrario, era la máxima expresion de amor por un amigo, por un compañero de armas. Y de ahi que se haga alusión muchas veces en los mangas, como mediante el género shounen-ai o el género yaoi, que es tan popular entre las mujeres en Japón, porque les permite soñar con su pareja ideal. En parte también es una respuesta a personajes de mangas demasiado masculinos, lo cual en Japon puede ser raro si es excesivo. Por ejemplo, personajes como Zangief, de Street Fighter, en Japón son objeto de burla y se les tacha de gays, porque un hombre de excesiva musculatura como él es juzgado como homosexual, mientras que en occidente sucede lo contrario, es puro factor cultural.

¿Quieres añadir alguna cosa al artículo?, escribe un e-mail al webmaster... todas aquellas opiniones, información complementaria, críticas constructivas, rectificaciones etc... que nos enviéis y consideremos pertinentes o de interés serán añadidos al final del texto, para que todos los visitantes puedan leerlas, dando todo el crédito a su autor.

Tauro Aldebarán (España)