SIDESTORIES

Ikki & Shun

Nebula Chain, Bond of Brothers
[星雲鎖 兄弟の絆: Seiun Kusari Kyoudai no Kizuna: Star Cloud Chain Bonds of Brothers]

SIDE STORY 1
Escrito por Takau Oyama. Ilustraciones de Nobuyoshi Sasakado.

Titulos de los capítulos (que son de hecho extractos del texto) :

Título principal :
Nebula Chain : los lazos de la fraternidad - (Historia Lateral I)

Título 1 :
Hermano, peces rojos ! (peces medaka, para ser precisos)
Shun, no me gustan los grupos.

Título 2 :
Hermano, gansos salvajes de camino hacia el sur !
Shun, no me gustan los grupos.

Título 3 :
Hermano, vamos a la sauna !
Shun, no me gusta ahogarme.
(ahogar se pronuncia como formar equipo en japonés)

Publicado en el Jump Gold Selection 1 o Anime Special 1

CRÉDITOS A ...
TAIZEN (Brasil)
Sidestory "Ikki e Shun"
Traducción de Michael Serra y A
llan Montenegro (Brasil)

... texto traducido del portugués al español por Alejandro (Argentina)

Introducción

“Aunque puedan haber pensado que Ikki había muerto luchando contra Docrates, él era a fin de cuentas, un ave inmortal”. Secretamente, Ikki visita a su hermano Shun, y lo invita a reunirse con él frente a la lápida de su fallecida madre, pero, cuando Shun regresa a la mansión Kido, una sombra siniestra merodea tras él".

“Lazos” desconocidos - que unen fatalmente a hermanos y hermanas - de Shun y Ikki, por Takau Oyama, guionista del anime Saint Seiya.

 

- // Página 1 // -

La campana de la capilla del orfanato Hijos de las Estrellas sonó suavemente. Esta campana suena regularmente al mediodía y a las seis de la tarde, Seiya la llamaba “la campana de la esperanza”. A Seiya le gustaba su sonido, porque aliviaba los corazones heridos de los niños que habían perdido a sus padres.

No se sabe cuántas veces escuchó ese sonido desde aquel día, cerca de de cumplir los seis años, en que fue separado de su hermana Seika por Mitsumasa Kido, el dueño de la Fundación Graad. Desde entonces, siempre estuvo de pie sin saber el porque.

- “Me pareció haber oído llegar a mi hermana. Debe ser el sonido de esa campana, esto y el orfanato afectan a mi mente”.

Un día de esos, mientras Seiya murmuraba, tuvo recuerdos de su infancia, de su hermana Seika, y de sus enseñanzas:

- “Seiya, antes de venir al orfanato, cerca de la casa donde vivíamos con Papa y mama, había una iglesia, cuando oías el sonido de esa campana gritabas 'talan, talan' mientras dabas de vueltas, preguntando si podrías ir a oír la campana allá arriba y tocarla”.

- “Pfu... Hmm”.

Seiya había olvidado desde hace mucho tiempo los rostros de sus difuntos padres pero, incluso ahora, recordaba esas palabras de Seika, de la cual no sabe su paradero.

- “Seiya, Seiya”. Seiya volvió a sí mismo después de oír la voz de Makoto.

Como la lucha ante el Santuario, controlado por el asesino del antiguo Maestro, había terminado, Seiya se tomó un tiempo para descansar un poco y visitar el Orfanato Hijos de las Estrellas, de pie delante de la puerta principal, miraba distraídamente la campana de la capilla en lo alto del edificio, y recordaba una conversación con su hermana.

- “Ah... ¿Makoto?”. - Estaba frente a uno de los chicos más alegres e inquietos del Orfanato. Makoto, muy sonriente, venía con Akira y Tatsuya.

- “Te te hemos estado llamando varias veces y no respondes, hermanito 'oni-chan'. ¿Estabas otra vez pensando en Miho, eh? Como siempre...”

- “Más o menos”.

- “Hacen una pareja perfecta”. - Akira y Tatsuya entraron en la broma de Makoto diciendo “¡Sí, sí, son novios!” e intentando imitar a los adultos.

- “Lo dije sin pensarlo, no digas payasadas. Toma esto”. - Y le da a Makoto un coscorrón.

- “Uau. Miho, que bueno que vino Seiya. Él no aparecía hace bastante tiempo”.
Makoto no podía contener su felicidad y recorre el jardín corriendo, hacía mucho tiempo que no estaba tan alegre, no podía contener tanta alegría. Seiya sonrie ligeramente mientras ve irse a Makoto y los otros dos, durante el tiempo que pasaba con Makoto olvida por completo que es un Caballero -Seiya de Pegaso- ahora era simplemente "el hermanito "oni-chan" Seiya.

En aquel momento, Shun y su hermano Ikki estaban en una colina elevada observando el mar. Era un cementerio, un lugar sagrado donde los muertos duermen profundamente envueltos en una gama de sentimientos y recuerdos. El corazón de Shun estaba inusualmente alborotado de alegria, pues su hermano Ikki, que en el pasado había reaparecido como su enemigo e incluso había levantando su puño contra él, había vuelto a la vida tal y como su constelación protectora, Fénix, y ahora estaba de pie a su lado como un valioso aliado. Ambos contemplaban la lápida de su querida madre, y esto era como un sueño para Shun.

- // Página 2 // -

- “Antes de que mi hermano fuera enviado en mi lugar a la Isla de la Reina Muerte y yo a la Isla de Andrómeda, nunca había tenido algo cómo esto”. - La mente de Shun se sumergió en cálidos recuerdos cuando, de repente, una lágrima brotó de sus ojos y rodó por su mejilla. Ikki lo percibió.

- “No llores Shun, si lloramos por el amor de nuestra madre, ella no podrá descansar en paz”. - Shun volvió rápidamente en sí.

- “No, no es por eso, sino porque estoy feliz por estar contigo en este momento, a tu lado, hermano... y de ahora en delante, estaremos juntos por un largo tiempo, ¿no?”.

- “Shun, [recuerda Ikki] un día levanté mi puño en tu contra”.

- “Hermano”.

Ikki, con una expresión apática, dejó el tema de lado.

- “Shun, tu no recuerdas el rostro de mamá, ¿verdad?”

- “Asi es” [no lo recuerdo].

- “Es lógico, mamá murió hace mucho tiempo, cuando tú apenas eras un bebé”.

- “Tu si la recuerdas, ¿no hermano?”

- “....”

- “¿Como era ella?”.

- “Era parecida a ti”.

- "a mi...? hermano, ella no se parece a mi, yo me parezco a ella, no?"

- "ffuu, eso entonces"

- Inusualmente, una ancha sonrisa se dibujo en el rostro de Ikki.

- “Hermano, perdóname por haber dejado que fueras en mi lugar a la Isla de la Reina Muerte”.

- “Eso es algo que ya pasó”.

- “Pero por mi culpa...”.

- “Ciertamente, esa isla era un infierno. Allí, una persona débil se transformaría fácilmente en un cadáver... Pero nosotros, cada uno de nosotros, nos convertimos en Caballeros, sufriendo torturas, soportando todo a costa de nuestra sangre y llevando en la espalda el peso de nuestro destino... por unos largos seis años”.

- “...”.

Los ojos de Ikki alcanzaban a lo lejos mientras parecía alcanzar lo más íntimo de sus memorias. - “Si Esmeralda no hubiese estado a mi lado, posiblemente yo no hubiera podido volver a poner un pie en Japón nuevamente...”.

- “Esmeralda...”.

- “Ahh, era la hija de mi maestro”.

- “...”.

- “En esa isla infernal, donde el corazón de su pueblo tanto como la tierra y sus alrededores eran corroídos por la erosión, ella era para mí como un ángel que los dioses enviaron del cielo. Sí, un ángel, una chica tan dulce que no era posible creer que era la hija de mi maestro, al punto de envolverme completamente. Si no fuera por su reconfortante sonrisa, seguro que yo ahora no estaría aquí contigo”. - El rostro de Esmeralda se dibuja en la mente de Ikki.

- “¡Además de eso, ella se parecía mucho a ti!”.

- “¿Parecida a mi?”

- “Exceptuando el hecho de que ella era mujer y su color de cabello era diferente, en todo lo demás , sí, era totalmente idéntica”.

- “¿Pero como es posible?...”.

- “La casa en donde viví en la Isla de la Reina Muerte era un cuarto subterráneo, húmedo, fétido y sobre rocas duras. En un cuarto así, donde me parecía ver esqueletos y calaveras por doquier, al dormirme parecía morir todos los días, pero Esmeralda... ella me animaba, me despertaba, recordándome que tenía que continuar luchando, conquistar la Armadura del Fénix y volver a Japón”. - Ikki había terminado de hablar. Shun escuchó la profunda respiración de Ikki.

- “Hermano, ¿y que paso con Esmeralda?". - La expresión de Ikki cambió completamente, como si rechazara continuar con la conversación. Shun pareció entender y permaneció en silencio. En aquel momento un rayo brilló en el cielo y un trueno rugió levemente a lo lejos.

- “Hermano”.

- “Hum, parece que va a llover... Madre, estamos preparados para renunciar a nuestras vidas por Atenea en cualquier momento. Así es que, quizás no podamos volver a verte de nuevo”.

- “Pero hermano, de ser asi, entonces podremos ir a donde esta mama y volver a estar juntos nuevamente”.

- “Pff... Shun, por eso no descuides tu vida”.

- “Ya lo sé hermano, ya no soy aquel llorón, ahora soy el Caballero de Andrómeda”.

- “Lucharé hasta el fin, como un hombre”.

- “Te lo prometo enfrente de nuestra madre, hermano”.

- “Muy bien”. - Ikki asintió con la cabeza.

- “Hermano, mira, hay cisnes volando hacia el sur”.

- “Shun, a mi no me gustan los grupos”.

En ese momento, resonó un trueno a lo lejos otra vez. Detrás de aquel relámpago sintieron un extraño cosmo agresivo. Entonces descendieron de la colina y cuando los dos hermanos estaban atravesando el río, Shun había notado algunas cosas sobre su superficie. - “Hermano, son carpas”. - De hecho, en el río en el cual Shun señalaba con su dedo, habían carpas que nadaban tranquilamente. Ikki le dio la razón a Shun y prosiguió:

- “Shun, ya no quiero estar en grupo”.

- “Ehh...”. - Cuando Shun volteó hacia atrás, Ikki ya había desaparecido. - “Hermano... ¡Hermano!”. - La voz de Shun que clamaba por su hermano fue interrumpida abruptamente por un rayo y el sonido de las gotas de lluvia que comenzaban a caer con fuerza, perforando la superficie del río como una ametralladora. El banco de carpas desaparecio rapidamente, tal como lo hizo Ikki. El único que estaba allí era Shun, en medio de la lluvia, con su corazón congelado y su camisa empapada.

Cuando Shun volvió completamente empapado a la Mansión Kido, por infortunio Tatsumi estaba junto con Saori y unos visitantes en el vestíbulo de la entrada. En una oscura esquina escondida, retumbó la áspera voz de Tatsumi reprochándolo.

- “Shun, ¿que te pasa para llegar así, enfrente de nuestros invitados? ¡Por la puerta del fondo, bastaba dar la vuelta y entrar por el fondo!”. - Shun, que inmediatamente se hizo una reverencia a los huéspedes, cuando ya se dirigía a la puerta de servicio, fue llamado amablemente por Saori.

- “No importa Shun, sube y ponte cómodo, ¿sí?".

- “Señorita Saori”.

- “Señorita Saori, no debe hacer eso, si siempre es tan complaciente con estos muchachos, ellos se van acostumbrar, es un pésimo hábito".

Saori, como siempre, ignoró a Tatsumi.

- // Página 3 // -

Saori solamente quería que Shun se cuidara.

- “Claro que un Caballero no se resfriaría tan fácilmente, pero es bueno cuidarse”.

- “Gracias, señorita Saori”.

- “Tatsumi, yo acompaño a nuestros invitados a la salida y usted lleve a Shun al baño, ¿sí?”.

- “¿Cómo? ¿yo?".

- “Sí, usted. ¿o es que no piensas obedecer mis órdenes?”.

- “No, claro. Shun, ven aquí”.

- “Tatsumi, Shun está empapado hasta la punta de los pies, asi es dificil subir por si mismo... cárguelo usted mismo hasta allá arriba”.

- “¿Heein? ¿Cargarlo?”

- “Eso mismo ”.

- Tatsumi intenta esconder su ira, hasta parece salir humo de su cabeza, la cual había bajado dócilmente en señal de obediencia.

- “Tatsumi...”.

Era insoportable para él ser reprendido por Saori.

Aún amargado, pidió disculpas.

- “Rápido Shun, sube”.

- “¿Está bien así?”

Shun había subido en la espalda de Tatsumi sin pudor y sin mostrar sentimiento alguno de agradecimiento. Tatsumi entonces le dirige confidencialmente unas palabras.

- “Shun, ¿te olvidaste que el ser humano posee un don dado por dios, un don llamado recato? Pues entonces, es bueno pensar bien en esto”.

Mientras “Tatsu” iba hablando, debatiendo con Shun, se adentraron en un pasillo. Y como Saori estaba ausente, no se había dado cuenta de la desaparición de Ikki.

- “Ahh y ... que... ¿que estará haciendo Ikki?”. Allá fuera, de repente, una preocupación invadió el corazón de Saori.

Shun también, y nuevamente, pensaba sobre el paradero de Ikki mientras se calentaba bajo la ducha.

- “Hermano, como he podido dejar que una lluvia separe nuestro destino, un mismo pulso de vida... No importa cuantas veces nos golpeen y las dificultados que pasemos, nuestros lazos son como una fuerte “corriente nebulosa”, hermano”.

Aunque Shun sea muy parecido a una mujer, diferente al Caballero de Bronce Seiya, cuyo cuerpo bruto y descuidado fue esculpido por los entrenamientos en Grecia, el hecho de que su rostro fuera idéntico al de su madre explicaría la suavidad de su piel, acariciada por el agua caliente de la ducha.

- “Mi hermano siempre creyó en esto”.

Un relámpago relució por el baño al caer la noche y revelando el cuerpo liso y sin máculas de Shun.

Mientras se calentaba con el agua que caía de la ducha por su cuerpo, gradualmente crecía en él una sensación de “ardiente frío”.

- “Hermano, tu que tuviste que soportar el dolor, volviste a vivir y aún fuiste capaz de quitar de tu memoria todo lo que pasaste”.

Al oír a Saori llamándolo desde afuera, Shun no pudo esperar y terminó con su baño vistiéndose rápidamente.

- “¿Ikki andaba contigo, o no Shun?”.

Súbitamente Shun corrió a la puerta, y fríamente comenzó a explicar lo que había pasado.

- “Mi hermano aún parece estar mal por haber luchado contra nosotros. Siempre parece ser frío con nosotros, se resiste a luchar a nuestro lado, ayudándonos uno al otro...”.

- “Él es así de niño, de hecho siempre fue así. Es un muchacho al que no le gusta ser ayudado”.

Tatsumi apareció murmurando que lo odiaba.

- “¡Tatsumi!”. - Saori lo reprendió.

- “Sí, ma... pero señorita”.

- “Ikki es un amigo de confianza. El Caballero del Fénix nos ayudó en la eliminación del mal que dominaba al Santuario”. - Diciendo esto, distinguida y enfáticamente, Saori demostró toda su confianza en Ikki. Y una bella sonrisa volvió al rostro de Shun.

- “Saori, ¿Hyoga y Shiryu ya dejaron la mansión?”.

- “Sí, Shiryu partió a los Cinco Picos Antiguos y Hyoga volvió a Siberia”.

- “... ¿Y Seiya fue para el Orfanato Hijos de las Estrellas?”

- "Esperamos que él venga esta noche”.

La expresión de Shun cambió.

- “Todos poseen una casa a donde ir... y yo los envidio por eso”.

- “Shun, hay un lugar adonde tu puedes ir...”.

- “¿Ehh?”.

- “Esta casa también es tuya. Esta es la casa en donde todos nacimos, pero de todos modos, la decisión es tuya".

- “Sa... Señorita Saori”.

- // Página 4 // -

Un brillo retomó nuevamente el rostro de Shun.

- “Tsc. Ahora pareces una persona feliz”. Tatsumi continuaba murmurando. En la noche, Shun se acostó temprano en la cama aunque no consiguió dormir profundamente.

- “En este momento mi hermano puede estar en cualquier lugar. ¿Será que duerme en una cama suave y limpia? Desde que su destino fue intercambiado por el mío, el paradero de mi hermano es constantemente desconocido. Si todo pudiera ser borrado... Hermano, perdóname”.

El rostro de Ikki iba desapareciendo de los recuerdos de su mente. Sin soportarlo más saltó de su cama y abrió una ventana. Una estrella brillaba en el cielo.

- “Ahh... ¿Una estrella tan brillante en Tokio?. Seguramente mi hermano también puede ver esa estrella... Algún día estaremos juntos, observando esta Estrella de Andrómeda subiendo por el cielo, lentamente, espero ansiosamente ese momento”.

Su expresión había cambiado drásticamente. – “Este cosmo ofensivo que siento...”.

Bajo la luz de las estrellas, saltó por la ventana, deprisa, manteniendo los ojos en el amplio horizonte. Todos sus músculos estaban en tensión.

- “Como Seiya no está aquí, debo defender a la joven Saori.”

Había reconocido el bello planetario de Mitsumasa, subiéndose sobre su cúpula. Veloz, el cuerpo de Shun corría sobre el Planetario, una ventana estaba cerca. Entonces, cortando la respiración, confirmó sus sospechas. Sobre el Planetario había avistado una imagen, y entonces la reconoció. Una gota de sudor se escurrió por su rostro.

- “¿Qué? como... ¡la Armadura de Fénix! Pero no... no es posible”.

- Esa figura emanaba un cosmo contaminado de maldad....

Shun no creía que pudiera ser posible. De todos modos, en pos de la protección de su diosa, arriesgaría su vida en cualquier momento. Y esta era la hora. El propio Ikki había dicho tales palabras, y entonces su cosmo se expandió rápidamente.

- “Por favor, detente hermano”.

Nada. La figura en el tejado estaba completamente callada.

- “Si no vas a decir nada, ¿que quieres que haga?”.

- “...”.

El cosmo del oponente lo obliga a desafiarlo. Gradualmente la respiración de Shun se alteraba, sin que se diera cuenta de ello. El Fénix del tejado extendió su mano derecha. Y abruptamente, venidos de la nada, cuatro sombras aparecieron a su alrededor, en auxilio del Fénix.

- “Idiota... No te asustes, esta no es tu Armadura de Andrómeda. Ni las Armaduras de Pegaso, Dragón y Cisne... ¡Nosotros somos los Caballeros Negros!”.

Por último, el Fénix Negro se pronunció:

- “Ahahahaha... Shun, finalmente pareces haberte dado cuenta. No soy tu hermano, Ikki de Fénix, que anteriormente había comandado a los Caballeros Negros”.

- “Fénix Negro...”.

Shun limpió con la mano el sudor que se escurría por su rostro.

- “Ikki, aquel que sobrevivió en la Isla de la Reina Muerte. Que en aquel entonces intentó conquistar el mundo. Ese Ikki ahora mismo puede estar en cualquier lugar”.

- “Sin embargo, lamentablemente mi hermano no esta aquí...”.

- “¿Como?”.

- “Nos separamos hoy durante la lluvia”.

- “Uhum. Él es una buena persona, yo lo sé. Solamente fue víctima por dar su sangre en tu lugar”.

El Fénix Negro nuevamente hizo una señal, elevando su mano derecha.

Las cuatro figuras saltaron al cielo, acercándose peligrosamente a Shun.

- “...”.

Shun no está protegido por la Armadura de Andrómeda, ni la tenía a su alcance.

Aunque las famosas cadenas de Andrómeda puedan formar una defensa inquebrantable, tan fuerte que ni una hormiga podría atravesarla, sin su vestimenta completa Shun estaba en una posición crítica.

La cadena negra del Andrómeda oscuro voló hacia Shun.

Shun saltó alto, escapando del ataque.

Entonces, Andrómeda Negro con una sonrisa en su rostro dijo:

- “Te tendrás que enfrentar al Dragón Negro, Cisne Negro, Pegaso Negro, y claro, a mí, el Andrómeda Negro”.

Dragón Negro gesticuló rebajando la cabeza. Así, el Andrómeda Negro se dirige hacia Shun, manteniendo cautelosa distancia, parloteando y gritando con natural arrogancia:

- “Trae tu Armadura Shun, y comprobemos cual es la mejor de las cadenas”.

- “Yo te espero”.

Shun había aceptado la oferta, pudiendo vestir su cuerpo con la Armadura de Andrómeda.

Luego de vestir su Armadura, se pone en posición de defensa.

Ambos elevan su cosmos, Andrómeda Negro comienza su combate contra Shun de Andrómeda.

Saltando muy alto, bajo el brillo de la luna creciente, se escondió y lanzó por debajo una fuerte ráfaga de viento negra.

Como haciéndose más fuerte bajo la luz de la luna, por entre las nubes dos cadenas descargaron un "kira-kira" y un brillo. Las cadenas de Shun también adoptaron la forma de la Nebulosa de Andrómeda.

- “¿Sólo eso?”.

Una cadena del Andrómeda Negro se dirige a su oponente. Shun responde de igual manera. Las dos cadenas chocan y se enrollan como dos hoces.

- “Pff... Este brillo es el de la verdadera cadena de Andrómeda. Vamos a ver”.

Inmediatamente.

- “¡Corriente Nebulosa Negra!”.

- “Uwaaah”.

Un brillo tomó a la Nebulosa de Andrómeda. Miles de serpientes chocan contra la defensa de Shun, atravesándola y realizando con éxito la maniobra.

- “Arghh”.

De este modo, sin medios para atacar, el noble rostro de Shun se revela con fuertes dolores.

- “Uuuurgh”.

No pudiendo mover un pie, ni una mano, las serpientes se aferran fuertemente al cuerpo de Shun.

- “Uuuurgh”.

- “Pfuuu... Que absurdo, ¿este es el hermano de Ikki?”.

- // Página 5 // -

- “¿Que?”

- “Eres es un cobarde, hermano de otro cobarde, a fin de cuentas todos son unos cobardes”.

- “Ur...gh. No, de ninguna manera voy a dejar que difames a mi hermano”.

Shun se enfurece y eleva el fuego de su cosmo.

- “Uu...gh. Mi hermano... ¡es un orgullo para mí!”.

El cosmo de Shun se eleva completamente.

- “¿Pero como?”.

Al ver que el cosmo de Shun se expandía por todo su cuerpo, el Andrómeda Negro tira sus extensas cadenas-serpientes para volverlas hacia el.

Sin embargo, las serpientes dejaron el cuerpo cuando irrumpió, en el momento exacto, su corriente defensiva.

- “¡Miserable!”.

El Andrómeda Negro ahora quería vengarse por eso.

- “Yo soy el Andrómeda Negro y te mostraré el verdadero poder de mis Cadenas Negras, esta será tu derrota. No debiste haber provocado mi ira”.

- “No le tengo miedo a tus Cadenas Negras".

Y entonces ataca con sus Cadenas Negras, ataque seguido inmediatamente por Shun.

- “Corriente Nebulosa”. - Y la Corriente Nebulosa de Shun es descargada. Esta se apodera del Andrómeda Negro, su vida ahora estaba presa en las cadenas de Shun.

- “Urghhh”. Andrómeda Negro es derrotado y lanzado por la Corriente Nebulosa, mientras su cosmo desaparece dejando solamente el rastro de su grito.

Tras haber vencido al primero, Shun no tiene tiempo para descansar. Inmediatamente, Pegaso Negro, Dragón Negro y Cisne Negro, intentan intimidar a Shun aproximándose al combate.

- “Hermano, lucharé como un hombre, hasta el fin”.

Entonces Pegaso Negro lo ataca con sus Meteoros Negros, seguido de la Tempestad Negra del Cisne Negro, y por último el ataque Supremo Dragón Negro del Dragón Negro. En desventaja numérica, la Corriente Nebulosa volaba vertical y horizontalmente para evitar que Shun fuese atacado sin protección alguna, desesperado pues estaba en peligro.

El Fénix Negro ya se declara triunfante.

- “Shun, has sido derrotado. Sin embargo, yo seré quien te mande al infierno”.

- “¿Ah... fuiste capaz de soportar todos los ataques?. Después de todo, eres el único hermano de Ikki de Fénix".

Inmediatamente, Shun es golpeado en su malherido cuerpo. Ahora él no es rival para sus enemigos.

- “Ugh...Arghh...Gurrrh”.

El Pegaso Negro golpeaba tan pesadamente que parecía golpear un saco de arena. Las manos de Shun estaban libres. Una intentaba agarrar a su oponente mientras que la otra alcanzaba el aire.

- “Pegaso Negro, vamos, ataca con tus Meteoros Negros, es una orden del Fénix Negro”.

En aquel momento algo semejante a una hoja alada había cortado el aire, las manos, ropas y la mejilla del Pegaso Negro.

- “¿Quién fue?”.

Pegaso Negro había gritado. El cielo estaba cubierto por una nube negra y la voz de Ikki de Fénix resonó dentro de aquella oscuridad, que la había dejado solamente con un paso.

- “Después de vengarme de lo que le hicieron a mi hermano, me reiré de sus Armaduras Negras”.

Ikki, usando su Armadura del Fénix, surge rasgando la oscuridad.

- “Hermano, estas aquí”.

- “¿Shun, estas bien?”.

Entonces Fénix Negro gritó encima del tejado.

- // Página 6 // -

“Vean, si no es nada más y nada menos que el traidor, Ikki, ¿sabías que estaba esperando a que aparecieras?. Vengo en nombre del Maestro Arles. Actuamos silenciosamente bajo sus órdenes en varios puntos del mundo.

Ikki observó bien al Fénix Negro.

- “Yo te conozco bien, ¿tu no eres Ritahoa?”.

En un santiamén la fisonomía del Fénix Negro había cambiado. Mientras averiguaba el rostro del sorprendido Pegaso Negro, Ikki avanzó y dijo:

- “¿Y tu no eres Kenuma? ¿Y Jid? ¿Y tu, Shinadekuro?”

Pegaso Negro, que fue reconocido por su nombre parecía avergonzado y escondió su rostro.

- “Pff... Cuando yo había comandado a los Caballeros Negros, tu Ritahoa, no eras más que un fracasado de la Isla de la Reina Muerte. Entonces eres el Fénix Negro... Esto es muy cómico. Yo tenía una lamentable vida antes de partir”.

Pero tampoco sería derrotado por el Fénix Negro.

- “Ikki, si piensas que somos los mismos de antes estas equivocado. Tu te convertiste en Caballero de Bronce por recibir entrenamientos especiales bajo la tutela del Santuario de Grecia, pero aun así traicionaste a aquel que te había reconocido como Caballero, el Maestro Arles”.

- “¿Entonces es eso lo que quieres?”.

Si yo te derroto, habiendo entrenado en la Isla de la Reina Muerte, podré convertirme en Caballero. Esta es la primera y última oportunidad que tengo en mi vida y no voy a desaprovecharla.

Entonces ordenó al Pegaso Negro. Pero en el mundo no hay persona que consiga vencer a un Caballero que ya haya visto su punto débil. Y tanto el Pegaso Negro que se llamaba Kenuma, como el Cisne Negro llamado Jid, y el Dragón Negro Shinadekuro, Ikki los conocía muy bien.

“¡Alas del Fénix!”. ("ho yoku tensho")

Con su poderosa técnica Ikki los atacó sin piedad y los lanzó lejos a los tres, matándolos en el acto. Solamente quedaba una persona, el Fénix Negro, Ritahoa.

Ahora eran dos Fénix en combate.

- “Ritahoa, tu existencia y la de tu Armadura Negra son mi imagen opuesta. Como el Sol y la sombra. Eres como una sombra frente al Sol. Pero lamentablemente, una sombra varía de acuerdo con el cambio del Sol, al contrario del Cielo y la Tierra, siempre impasibles”.

- “Si cualquier cosa que saliera de tu boca fuera algo bueno, no habría esperado tanto tiempo para este encuentro. Vamos Ikki. Deja eso del Sol y las sombras para otro momento.” 'Kieei'.

El Fénix Negro ataca a Ikki con sus puños [Kouken]. La velocidad de sus puñetazos no eran nada inferior a los Meteoros del Pegaso Negro. Ikki, entusiasmado con esto, los evitaba.

- En cualquier momento podía ser alcanzado por un golpe si él mejoraba su técnica. Seguramente saldría herido si lo menospreciaba.

- “¡Tommaaaa, Ikki!”.

Fénix Negro descarga una ráfaga de puñetazos.

- “Uaaah”.

Sin resistir al golpe Ikki es lanzado por el ataque, chocando violentamente contra un viejo árbol.

Algo se había caído de su cuello, pero Ikki no se había dado cuenta de esto.

Al haber sido herido, Ikki se levantaba. Como era de esperar, el Fénix Negro se adjudicaba la victoria.

- “Ikki, de cualquier manera este no es el mismo Ritahoa de antes. Ahora el Maestro [Arles] tendrá que admitirme”.

- “Es cierto que conseguiste herir mi brazo. Pero aún estas a cien años de alcanzar mi poder”.

Entonces Fénix Negro avanzó y ejecuto nuevamente su técnica.

- “Vamos a ver si mi golpe funciona por segunda vez”.

Hábilmente Ikki esquivó el golpe y contraatacó.

- “Uwaaah”.

Su ataque lanzó al Fénix Negro contra el árbol en donde Ikki había topado instantes antes. Pero rápidamente su oponente se puso de pie.

En aquel momento Ikki observó un objeto brillante debajo de los pies del Fénix Negro.

- “¿Ahh?”.

Cuando el Fénix Negro dio unos pasos, “gatsuh”, un sonido se oyó y de nuevo un brillo centelleó en aquel objeto. El rostro de Ikki cambió abruptamente.

- “No toques eso con tus pies inmundos... Pero observa, observa muy bien mi ilusión demoníaca”.

- “¡Ilusión Diabólica del Fénix!”. ("hô-ô genmaken")

La ilusión demoníaca alcanzó al Fénix Negro clavándose como un tornillo a la altura de sus cejas.

- “Uwaaah”.

Fénix Negro cayó en la ilusión. Por su permanencia en la Isla de la Reina Muerte, él entrenaba para derrotar a Ikki, había cometido un gran número de asesinatos. Y así fue como él mismo devastó su espíritu, peleando en una mente libre - que ahora ni podía ser considerada así.

Ikki había extendido su brazo para coger aquel objeto caído.

- “Hermano”.

Shun corrió unos diez pasos hasta Ikki, que le enseñó aquel objeto. Era una pequeña cruz.

- “En la intención de partir y dejarte casi me olvido de esto”.

- “Eso es...”

- “Sólo un recuerdo de nuestra madre”.

- “De... de mamá”.

- "Nuestra madre usaba esto hasta el momento de su muerte. Antes de dejarnos, en su último suspiro, ella me pidió que nos ayudáramos los unos a los otros, para que nos mantuvieramos vivos, siempre juntos."

Shun recibió la cruz de su querida madre, que no había conocido. Entonces una lágrima cayó de su rostro sobre la cruz.

- “Hermano, vamos a permanecer juntos de ahora en adelante”.

- “Shun, la cruz de mamá es nuestra. Yo siempre estaré junto a ti. Nosotros siempre lucharemos juntos”.

- “Pero...”.

- “Nos veremos siempre que sea necesario”.

- “Hermano, pero...”.

- “Shun, ¿te gustaría hacerme repetir aquello nuevamente?”.

- “Eh...”

- “No me gusta andar en grupo”.

Ikki solamente dijo esto y lo dejó, desapareciendo con la oscuridad nocturna.

FIN

Notas curiosas Por Vincent sans pseudo (Francia)

Los Títulos de los capítulos (que son de hecho extractos del texto), peces, ocas y la sauna, son sobretodo una metáfora del grupo en el que Ikki no encuentra su sitio.

Título 1 :
Hermano, peces rojos ! (peces medaka, para ser precisos)
Shun, no me gustan los grupos.

Título 2 :
Hermano, gansos salvajes de camino hacia el sur !
Shun, no me gustan los grupos.

Título 3 :
Hermano, vamos a la sauna !
Shun, no me gusta ahogarme.
(ahogar se pronuncia como formar equipo en japonés)

Los nombres de los cinco nuevos caballeros negros (los "Death Queen Tô no Ochikobore" = los "recalados de la Isla de la Reina de la Muerte"), aparecidos en el Sidestory 1, “Ikki y Shun” corresponden a insultos cuyas sílabas han sido volteadas ... (!menuda referencia!, y pensar que Kurumada se rompió la cabeza para buscar nombres adecuados en libros de mitología).

son :
- Andrómeda Negro : no se le atribuye ningún nombre.
- Shinadekuro de Dragón Negro. => "rokudenashi" : que no vale nada
- Zido de Cisne Negro. "jido" => "doji" : cretino
- Kenuma de Pegaso Negro. => "manuke" : cretino (otra vez)
- Ritahoa de Fénix Negro. => "ahotari", quizás "ahotare" : gran cretino

Precisiones :
- Dragón Negro posee una nueva técnica : el "ankoku shôryûha".
- Hay una incoherencia pues las armaduras de Shun y Ikki aparecen en versión 2